Ha llegado el momento de normalizarlo y hablar del horario de tu caca. ¿Eres de los afortunados que funciona como un reloj? ¿O eres más del tipo que no tiene idea de si hoy serás bendecido con ir al baño? Los gastroenterólogos consideran que la frecuencia normal de las evacuaciones intestinales van desde tres veces a la semana a varias veces al día. Además, tu cuerpo está realmente programado para querer ir por la mañana, y si aprovechas esa oportunidad, puedes entrar en una rutina.

¿Por qué los movimientos intestinales son más frecuentes por la mañana?

Durante el sueño, la motilidad del colon generalmente se detiene. Es una noticia buena, ya que nadie quiere hacer caca por la noche. Pero después de que te despiertes, las cosas comienzan a moverse nuevamente y las ondas estimulantes del colon le dicen a tu cuerpo que es la hora de mover las heces a la parte superior del recto. Es por eso que tu cerebro te dice que es hora de ir al baño.

Hay otros factores que ayudan en esto, incluido el reflejo gastrocólico. Comer envía comida al estómago y, a medida que el estómago se estira, se liberan hormonas que indican al colon que apriete y mueva las cosas.

Como ves, es todo un mérito mantener un horario para los movimientos intestinales. Hacer caca de forma rutinaria abre paso a más alimentos en tu cuerpo y disminuye la hinchazón, el estreñimiento y otros síntomas gastrointestinales que ocurren cuando está reteniendo las heces.

La buena noticia es que si quieres incluir «hacer una evacuación intestinal» en tu lista de tareas pendientes por la mañana, hay formas para llegar hasta allí.

 

¿Cómo conseguir un horario para hacer caca por la mañana?

Descubre qué es lo que funciona

Si no tienes idea de cuándo realmente vas a ir, entonces deberías lleve un diario de reloj en un cuarto de baño. Sí, anota cuándo y qué comes, y cuándo vas a evacuar.

Monitorearte de esta manera durante algunas semanas puede ayudarte a conectar los puntos sobre cómo tu estilo de vida y tus hábitos juegan con la regularidad. También puedes notar que un cambio reciente en la dieta (como la cantidad de frutas o verduras que comes, la fibra agregada o comer solo en ciertos momentos) ha hecho que tus movimientos intestinales se vuelvan locos.

Escucha tu impulso

Cuando tengas la sensación de ir al servicio, no te aguantes las ganas. Puede parecer simple, pero con nuestro estilo de vida ajetreado, es fácil ignorar o retrasar tu viaje al baño. No lo hagas. Escuchar el impulso ayuda a mantener un patrón de evacuación normal.

Reserva un tiempo en la mañana

Esta es una de las mejores cosas que puedes hacer. Porque si sales corriendo por la puerta, entras en el coche o vas a un lugar en el que no te sientes cómodo haciendo caca, es posible que, de hecho, ignores la necesidad de hacerlo.

Reserva unos minutos por la mañana antes de salir.

Inténtalo cada mañana

No desistas porque un día no consigas defecar. Ve al baño y haz caca si puedes. Pero tampoco te sientes ahí durante media hora mientras bicheas el teléfono, eso puede causar esfuerzo y crear problemas.

Si no puedes hacer nada, levántate y haz otra cosa.

 

Desayuna

Puedes saltarte el desayuno porque no tienes hambre por la mañana, estás siguiendo un ayuno intermitente y comes más tarde o porque realmente no le gustan los alimentos en el desayuno. Pero si quieres tener un horario particular por la mañana, comer ayuda porque desencadena ese reflejo gastrocólico.

Lo que comes también importa. Los alimentos con alto contenido de grasas tienden a activar las contracciones del colon más que los alimentos con alto contenido de proteínas y carbohidratos.

Mantén una dieta saludable

Esto significa beber suficientes líquidos y comer suficiente fibra, ya que ambos son componentes de heces saludables.

desayuno para conseguir movimientos intestinales regulares

Consulta a un médico

Llama a tu médico por cualquier presencia de sangre (cada vez, pero especialmente si tienes antecedentes familiares de cáncer de colon) o cambios drásticos en tus evacuaciones intestinales. Por ejemplo, ahora tienes estreñimiento cuando antes eras regular o estás experimentando un ataque de diarrea.

No obstante, sufrir unos pocos días de movimientos intestinales descontrolados pueden deberse a cosas que suceden en tu vida, como estrés, viajes, un cambio en la dieta, falta de sueño o una infección.