¿Por qué tienes dolor en la fosa ilíaca izquierda?

Muchas afecciones pueden causar dolor en la fosa ilíaca (parte inferior) izquierda del abdomen. Según los expertos, el lado o cuadrante inferior izquierdo del abdomen es un lugar común que sufre dolor.

La fosa ilíaca izquierda es una sección del abdomen. Si miramos nuestro abdomen y dividimos mentalmente el área desde la parte inferior de las costillas hasta el vello púbico en cuatro cuartos; el cuarto en el lado izquierdo debajo del ombligo es la fosa ilíaca izquierda.

En esta zona del cuerpo está el intestino delgado (íleon), partes del intestino grueso (colon): colon transverso, colon descendente y colon sigmoide, el recto, el uréter izquierdo y el ovario izquierdo y trompa de Falopio. Además, también hay piel y los nervios de esa zona.

Causas

La molestia en esta zona puede ser leve, moderada o severa, según la causa del dolor y los órganos o tejidos afectados. Analizamos sus diferentes orígenes, ya que pueden verse afectados de órganos de la pelvis y el abdomen o de tejidos dentro de la pared abdominal.

Infección de vejiga

Una infección de la vejiga, también conocida como cistitis, puede causar dolor en la parte inferior izquierda del abdomen. La cistitis es una inflamación de la vejiga causada por una infección bacteriana. Las infecciones de la vejiga pueden ser dolorosas y molestas, y pueden provocar graves complicaciones de salud si la infección migra por el tracto urinario hasta los riñones.
Otras posibles causas de cistitis incluyen reacciones a ciertos medicamentos; radioterapia; o irritantes como espermicidas, aerosoles de higiene femenina o uso prolongado de catéteres. Los signos y síntomas comunes asociados con las infecciones de la vejiga incluyen dolor o presión en la parte inferior del abdomen, una necesidad incesante de orinar, una sensación de ardor al orinar, sangre en la orina, orina con olor fuerte y malestar en el área pélvica.

Enfermedad inflamatoria intestinal

Esta es una causa común de dolor en la fosa ilíaca izquierda del abdomen. Los dos tipos más comunes de enfermedad inflamatoria intestinal son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa, aunque cualquier afección que provoque la inflamación de los intestinos se considera una enfermedad inflamatoria intestinal. Los posibles signos y síntomas asociados con la enfermedad inflamatoria intestinal incluyen dolor abdominal bajo, diarrea, deshidratación, latidos cardíacos rápidos, presión arterial reducida, fiebre, fatiga, pérdida de peso, desnutrición y sangre en las heces.

Aunque se desconoce la causa exacta de la enfermedad inflamatoria intestinal, varios factores, como la dieta, la genética y el medio ambiente, pueden influir.

Hematoma de la pared abdominal

Un hematoma de la pared abdominal, una bolsa de sangre que se forma dentro de la pared abdominal, puede causar dolor abdominal en el lado inferior izquierdo. Un hematoma de la pared abdominal es una fuente de dolor abdominal que a menudo se pasa por alto, incluido el de la fosa ilíaca izquierda. Los hematomas pueden desarrollarse en la pared abdominal o en la vaina del recto, la vaina de tejido conectivo que rodea el músculo recto del abdomen, uno de los principales músculos abdominales, de forma espontánea o después de un traumatismo o un embarazo.

Los hematomas de la pared abdominal también pueden deberse a complicaciones asociadas con los procedimientos laparoscópicos. La laparoscopia describe una operación abdominal o pélvica que involucra pequeñas incisiones y la ayuda de una cámara.

persona con dolor en la fosa iliaca izquierda

Puntadas laterales

Los puntos de sutura laterales, también conocidos como calambres, flato o dolores de costado, son un dolor común para quienes hacen ejercicio por primera vez. A pesar de ser dolorosos, las punzadas laterales no son motivo de preocupación y desaparecerán cuando pares de hacer ejercicio. Para evitar las puntadas laterales, no bebas demasiada agua ni comas alimentos que produzcan gases antes de hacer ejercicio. Este es un problema común para quienes recién empiezan un programa de ejercicios. A medida que estés en mejor forma, las puntadas laterales deberían desaparecer. Cuando empieces a sentir un calambre, respira larga y lentamente como si estuvieras respirando con una pajita y luego exhala con fuerza.

Lesión

El dolor abdominal durante el ejercicio puede ser el resultado de una lesión. Si tiras de un músculo o te esfuerzas demasiado, es posible que te duela el abdomen. Evita esto no presionándote demasiado. Es común sentir dolor al día siguiente de un intenso entrenamiento abdominal, así que trata de tomarte un día libre entre los ejercicios de resistencia que trabajen tu estómago. Si un ejercicio te duele, deja de hacerlo y deja que tu cuerpo se recupere. Puedes probar diferentes ejercicios que no duelen hasta que tu abdomen haya sanado.

Apendicitis

La apendicitis es el resultado de un apéndice inflamado que generalmente se trata extirpando el apéndice. El dolor generalmente comienza en el ombligo y viaja al lado inferior derecho de tu abdomen, pero también puedes experimentar dolor en el lado izquierdo. Este dolor se vuelve más agudo durante varias horas y suele ser acompañado de náuseas, pérdida de apetito, fiebre, estreñimiento, diarrea e hinchazón abdominal. Si crees que sufre de apendicitis, comunícate con tu médico de inmediato, ya que se trata de una emergencia médica.

Endometriosis

La endometriosis es una enfermedad crónica que ocurre cuando el revestimiento del útero de una mujer crece fuera de su útero. Esto provoca dolor pélvico y puede ser grave. El dolor también ocurre con los períodos, las relaciones sexuales, las deposiciones y la micción. Si crees que padeces endometriosis, consulta a tu médico cuanto antes.

Hernia inguinal

Una hernia inguinal o femoral izquierda ocurre cuando un trozo de intestino u otro tejido del interior de la barriga empuja a través de una debilidad en los músculos de la pared de la barriga (abdominal) cerca de la ingle izquierda.

Lo cierto es que puede ocurrir en cualquier lado. Si lo que ha empujado se atasca y no puede volver a deslizarse dentro de la barriga, queda atrapado. Si ocurre en el lado izquierdo, habrá una hinchazón sensible en la ingle izquierda. Provoca dolor en la ingle y en la barriga, generalmente en el lado de la hernia, pero puede causar dolor en toda la barriga. Lo más común es vomitar.

¿Cómo curar?

No hay una respuesta única a esto hasta que sepamos cuál es la causa del dolor. Los tratamientos para algunas de las causas del dolor en la fosa ilíaca izquierda pueden ser:

  • El estreñimiento se puede tratar con medicamentos, pero a menudo se necesitan cambios en la dieta para evitar que vuelva a ocurrir.
  • La gastroenteritis generalmente no necesita ningún tratamiento, aparte de beber mucho líquido para compensar todo lo que se está perdiendo. Ocasionalmente, cuando los gérmenes (bacterias) que pueden tratarse con antibióticos están causando la infección, un antibiótico puede ayudar.
  • Para la culebrilla, el dolor y la erupción desaparecen por sí solos con el tiempo, pero a algunas personas se les puede recomendar que tomen una tableta antiviral para ayudar a acelerar este proceso.
  • Las infecciones renales se tratan con antibióticos. Si nos encontramos muy mal, es posible que necesitemos hospitalización para recibir antibióticos y líquidos a través de un goteo.
  • Los cálculos renales pequeños desaparecen por sí solos con el tiempo, en cuyo caso deberá beber muchos líquidos y tomar analgésicos fuertes. Los cálculos renales más grandes pueden necesitar uno de varios procedimientos para romperlos o eliminarlos por completo.
  • La torsión del testículo (testículo) se cura con una operación (idealmente, esto debe realizarse dentro de las 6-8 horas posteriores al inicio del dolor).
  • El embarazo ectópico generalmente se trata con una operación, pero ahora el tratamiento médico es más común. Esto evita la necesidad de cirugía y significa que es menos probable que la sonda sufra daños permanentes.
¡Sé el primero en comentar!