¿Cómo saber si tengo cálculos biliares?

¿Cómo saber si tengo cálculos biliares?

Carol Álvarez

Los cálculos biliares son piezas similares a las piedras que se desarrollan en la vesícula biliar o en los conductos biliares. Esta afección la padecen miles de personas a lo largo del año.

La vesícula biliar es un órgano pequeño debajo del hígado que se encuentra en la parte superior derecha del abdomen. Es una bolsa que almacena bilis, un líquido amarillo verdoso que ayuda con la digestión. La mayoría de los cálculos biliares se forman cuando hay demasiado colesterol en la bilis, aunque también puede tener otros orígenes. La bilis también transporta desechos como el colesterol y la bilirrubina, que el cuerpo produce cuando descompone los glóbulos rojos. Estas cosas pueden formar cálculos biliares.

Los cálculos biliares pueden variar desde el tamaño de un grano de arena hasta el de una pelota de golf. Es posible que no sepas que los tienes hasta que bloqueen un conducto biliar y provoquen un dolor que requiera tratamiento de inmediato.

¿Cuáles son las causas de su aparición?

Según la ciencia, el 80 por ciento de los cálculos biliares están hechos de colesterol. El otro 20 por ciento de los cálculos biliares están hechos de sales de calcio y bilirrubina. No se sabe exactamente cuál es la causa de la formación de cálculos biliares, aunque existen algunas teorías que contamos a continuación:

  • Demasiado colesterol en la bilis. Tener demasiado colesterol en la bilis puede provocar cálculos amarillos de colesterol. Estos cálculos duros pueden desarrollarse si el hígado produce más colesterol del que la bilis puede disolver.
  • Demasiada bilirrubina en la bilis. La bilirrubina es una sustancia química que se produce cuando el hígado destruye los glóbulos rojos viejos. Algunas afecciones, como el daño hepático y ciertos trastornos sanguíneos, hacen que tu hígado produzca más bilirrubina de la que debería. Los cálculos biliares pigmentados se forman cuando la vesícula biliar no puede descomponer el exceso de bilirrubina. Estas piedras duras suelen ser de color marrón oscuro o negras.
  • Bilis concentrada por una vesícula biliar llena. La vesícula biliar necesita vaciar la bilis para estar sana y funcionar correctamente. Si no logra vaciar el contenido de bilis, la bilis se concentra demasiado, lo que hace que se formen cálculos.

mujer con cálculos biliares

Síntomas de tener cálculos biliares

Estos objetos pueden provocar dolor en la parte superior derecha del abdomen. También es posible que se empiece a tener dolor de vesícula biliar de vez en cuando si se ingiere alimentos con alto contenido de grasa, como los alimentos fritos. Aunque el dolor no suele durar más de unas pocas horas. También se pueden experimentar otros síntomas conocidos como cólico biliar:

  • Náusea
  • Vomitando
  • Orina oscura
  • Heces de color arcilla
  • Dolor de estómago
  • Eructar
  • Diarrea
  • Indigestión

No obstante, los cálculos biliares en sí mismos no causan dolor. Más bien, el dolor ocurre cuando los cálculos biliares bloquean el movimiento de la bilis desde la vesícula biliar. Así que se podría decir que son asintomáticos. Los expertos aseguran que el 80 por ciento de las personas tienen «cálculos biliares silenciosos». Esto significa que no experimentan dolor ni presentan síntomas.

¿Cómo se diagnostican?

Para saber si esta afección es la que estás sufriendo, es necesario acudir a un especialista para que realice un examen físico que incluya revisar tus ojos y piel para detectar cambios visibles de color. Un color amarillento puede ser un signo de ictericia, el resultado de demasiada bilirrubina en el cuerpo. El examen puede implicar el uso de pruebas de diagnóstico que ayuden al médico a ver el interior del cuerpo. Estas pruebas incluyen:

  • Ultrasonido: un ultrasonido produce imágenes del abdomen. Es el método de imágenes más común para confirmar que tienes una enfermedad de cálculos biliares. También puede mostrar anomalías asociadas con la colecistitis aguda.
  • Tomografía computarizada abdominal: esta prueba por imágenes hace imágenes del hígado y región abdominal.
  • Exploración con radionúclidos de la vesícula biliar: esta exploración tarda aproximadamente una hora en completarse. Un especialista inyecta una sustancia radiactiva en lass venas. La sustancia viaja a través de la sangre hasta el hígado y la vesícula biliar. En una exploración, puede revelar evidencia que sugiera infección o bloqueo de los conductos biliares por cálculos.
  • Análisis de sangre: un médico puede pedir un análisis de sangre que mida la cantidad de bilirrubina en la sangre. Las pruebas también ayudan a determinar cómo está funcionando el hígado.
  • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica: es un procedimiento que utiliza una cámara y rayos X para observar problemas en los conductos biliares y pancreáticos. El médico podrá buscar cálculos biliares atascados en el conducto biliar.

hombre con dolor por calculos biliares

¿Cómo se tratan los cálculos biliares?

La mayoría de las veces, no se necesitará tratamiento a no ser que causen dolor. A veces podemos sufrir cálculos biliares sin darnos cuenta. Si tienes dolor, es probable que un médico recomiende realizar una cirugía, ya que en pocas ocasiones de se pueden usar medicamentos. Si tienes un alto riesgo de sufrir complicaciones quirúrgicas, se puede colocar un tubo de drenaje en la vesícula biliar a través de la piel. Más adelante, cuando esté controlada la situación, podría realizarse la operación.

Tratamiento natural y remedios caseros

Si tienes cálculos biliares y no presentas síntomas, puedes hacer ciertos cambios en el estilo de vida. Algunos suplementos nutricionales que puedes tomar son vitamina C, hierro y lecitina. La ciencia asegura que la vitamina C y la lecitina pueden disminuir el riesgo de cálculos biliares. No obstante, es necesario hablar con un médico sobre la dosis adecuada de estos suplementos.

Algunas personas recomiendan un lavado de la vesícula biliar, que implica ayunar y después tomar aceite de oliva y jugo de limón para ayudar a eliminar los cálculos biliares. No hay evidencia de que esto funcione, e incluso puede causar que los cálculos se queden atrapados en el conducto biliar.

Cirugía

Es posible que un médico deba realizar una extracción laparoscópica de la vesícula biliar. Esta es una cirugía común que requiere anestesia general. El cirujano hará 3 o 4 incisiones en su abdomen y luego insertará un dispositivo pequeño e iluminado en una de las incisiones para extraer con cuidado la vesícula biliar. Normalmente se puede regresar a casa el día del procedimiento o al día siguiente si no tienes complicaciones.

Días después puedes experimentar heces blandas o acuosas al extirparse la vesícula biliar. La extracción de una vesícula biliar implica desviar la bilis del hígado al intestino delgado. La bilis ya no pasa por la vesícula biliar y se vuelve menos concentrada. El resultado es un efecto laxante que provoca diarrea.

Tratamientos no quirúrgicos

La medicación ya no se usa tanto como antes porque las técnicas laparoscópicas y robóticas hacen que la cirugía sea mucho menos riesgosa de lo que solía ser. Sin embargo, si no puedes someterte a una operación, puedes tomar fármacos para disolver los cálculos biliares causados ​​por el colesterol. Los medicamentos pueden tardar varios años en eliminar los cálculos biliares, y los cálculos pueden volver a formarse si interrumpe el tratamiento.

La litotricia por ondas de choque es otra opción. El litotriptor es una máquina que genera ondas de choque que atraviesan a una persona. Estas ondas de choque pueden romper los cálculos biliares en pedazos más pequeños.

Consejos de dieta para cálculos biliares

Para ayudar a mejorar la condición y reducir el riesgo de cálculos biliares, prueba estos consejos relacionados con la alimentación y la dieta:

  • Reduce la ingesta de grasas y elige alimentos bajos en grasa siempre que sea posible. Evita los alimentos fritos, grasosos y con alto contenido de grasa.
  • Agrega fibra a tu dieta para que tus deposiciones sean más sólidas. Intenta agregar solo una porción de fibra en cada comida para evitar los gases que pueden ocurrir por comer exceso de fibra.
  • Evita los alimentos y bebidas que se sabe que causan diarrea, incluidas las bebidas con cafeína, los productos lácteos con alto contenido de grasa y los alimentos muy dulces.
  • Consume varias comidas pequeñas al día. Las comidas más pequeñas son más fáciles de digerir para el cuerpo.
  • Bebe una cantidad suficiente de agua, entre 6 y 8 vasos al día.
  • Si quieres perder peso, hazlo lentamente. Trata de perder no más de 1 kilo por semana. La pérdida de peso rápida puede aumentar elriesgo de cálculos biliares y otros problemas de salud.
¡Sé el primero en comentar!