La vitamina D aporta una amplia gama de funciones y es esencial para muchos aspectos de la salud. Desempeña un papel importante en la salud ósea, la regulación hormonal, la reducción de la inflamación y el mantenimiento del sistema nervioso y muscular. Es posible que nos tenga síntomas iniciales cuando tienes déficit de vitamina D, pero con una falta prolongada, los síntomas de la deficiencia son bastante severos.

Síntomas de falta de Vitamina D

Dolor de huesos o fracturas óseas

Esta vitamina ayuda al cuerpo a absorber el calcio, en todas las edades, por lo que obtener suficiente cantidad junto al calcio para ayudar a prevenir la osteomalacia (huesos blandos) y la osteoporosis (baja densidad mineral ósea) a medida que envejeces.

La debilidad muscular se ha observado en personas con raquitismo y osteomalacia, según una investigación de abril de 2017 publicada en Therapeutica Advanceces in Musculokeletal Disease. Los investigadores también observaron que los bajos niveles de vitamina D se asociaron con una reducción en la masa muscular, lo que podría contribuir a las caídas y fracturas a medida que envejeces.

Esto no significa que suplementarte con vitamina te garantice músculos más fuertes. Según un estudio de revisión de junio de 2018 publicado en Bone Reports, la suplementación en deportistas que tenían deficiencia mostró resultados mixtos. Algunos atletas mostraron un rendimiento mejorado, pero otros no.

Calambres musculares

Tanto si eres deportista como si prefieres la vida sedentaria, notar calambres musculares está ligado a deficiencias en los micronutrientes. Se suele vincular con falta de magnesio o potasio, pero también puede deberse a la deficiencia de Vitamina D. Asegúrate de tomar la correcta dosis diaria para evitar lesiones musculares y facilitar a la recuperación después de entrenar.

fractura de mano por falta de vitamina d

Aumento de la transpiración

El exceso de sudor en la frente puede indicar déficit de vitamina D, aunque en el caso de los adultos también puede ser sudes en exceso sin que haga demasiado calor. También es habitual sentirlo en la cabeza, tanto en bebés como en adultos.

Deformidades de la columna vertebral o postura encorvada

En relación a tener huesos más débiles, la falta de vitamina D también puede influir en la postura encorvada o deformidades en la columna. Tener unas vértebras frágiles puede modificar la postura en la que nuestros huesos se mantienen en su posición adecuada.

Crecimiento deficiente en los niños

Tener una correcta alimentación es fundamental para nutrir a nuestro cuerpo con todos los minerales y vitaminas necesarias para las funciones vitales. En el caso de los niños es especialmente importante para su crecimiento. El déficit de vitaminas puede influir negativamente en su desarrollo.

Debilidad u hormigueo

También puede ocurrir que sientas mayor debilidad y cansancio cuando tienes deficiencia de vitaminas.

Las reservas de vitamina D extremadamente insuficientes pueden provocar complicaciones como raquitismo u otras afecciones médicas graves. Además, puede estar relacionada con enfermedades cardíacas, cáncer, mortalidad infantil, diabetes, trastornos del estado de ánimo y un mayor riesgo de infecciones.

¿Cuáles son las mejores fuentes de Vitamina D?

Las recomendaciones dietéticas de los profesionales son 600 UI de vitamina D al día. La exposición al sol es la mejor fuente de vitamina D. La cantidad de vitamina sintetizada a través de la piel depende en gran medida de la pigmentación de la piel. Si tienes la piel clara, tu cuerpo puede producir de 10.000 a 25.000 UI de vitamina D en tan solo 30 minutos, dependiendo de la hora del día y la ubicación geográfica.

Los alimentos que contienen esta vitamina incluyen hígado de res; pescados grasos, como atún y salmón; queso; yemas de huevo; y alimentos fortificados, como cereales, leche, jugo de naranja y yogur.