En plena pandemia de coronavirus, son muchos los expertos que aseguran que los rayos solares pueden tener cierto poder en la inactivación de los virus. Por suerte, se acercan meses de calor, con una mayor exposición solar en las calles, por lo que podría darse una gran reducción si fuera cierto que la radicación solar tiene este poder. ¿Podría ser este el motivo del bajo número de contagios en zonas de calor?

La radiación UV del sol es el germicida primario del medio ambiente. El objetivo de este estudio fue estimar la inactivación de virus por exposición solar. Los investigadores analizaron los informes publicados sobre la inactivación UV de 254 nm y los compararon con las sensibilidades de una amplia variedad de virus, incluidos aquellos con ADN de doble cadena, ADN de cadena sencilla, ARN de cadena doble o genomas de ARN de cadena sencilla. Además, combinaron las estimaciones de sensibilidad al virus con mediciones solares en diferentes ubicaciones geográficas para predecir la inactivación del virus. Sus predicciones coincidieron con los datos experimentales disponibles, por lo que esta investigación debería ser un paso útil para comprender y predecir la supervivencia de los virus después de su liberación en el medio ambiente.

Solemos asumir que los virus representan una amenaza potencial más baja para su uso en la guerra biológica o el bioterrorismo que las contrapartes bacterianas, porque se espera que persistan durante períodos más cortos cuando se liberan al medio ambiente. Sin embargo, los agentes virales son más resistentes y duran más en el medio ambiente de lo esperado previamente.

La luz solar o, más específicamente, la radiación solar UV actúa como el principal virucida natural en el medio ambiente. La radiación UV mata los virus al modificar químicamente su material genético, ADN y ARN. Se deben considerar dos cuestiones para determinar la inactivación solar de los virus de biotratamiento: estimar la sensibilidad a los rayos UV de los virus para los cuales hay pocos o ningún dato experimental y estimar los rayos UV solares en ubicaciones geográficas específicas.

La abrumadora mayoría de la información publicada sobre la inactivación UV de virus se ha basado en la exposición a la radiación UVC de una lámpara de vapor de mercurio de baja presión (germicida). Sin embargo, este tipo de radiación no se encuentra en la luz solar que llega a la superficie de la tierra. Afortunadamente, los procesos fotoquímicos primarios que dañan el ADN o ARN viral se producen en todas las longitudes de onda UV solares, que varían solo en la eficiencia de las diferentes longitudes de onda.

El número de bases en el ADN o ARN es importante para determinar la sensibilidad a la inactivación de UV, porque cuantas más moléculas diana haya, más probable es que el genoma se dañe en un nivel dado de exposición a los rayos UV. Otra diferencia importante en la sensibilidad entre los tipos de ácido nucleico viral se produce porque los fotoproductos letales más comunes de los rayos UV son los dímeros de pirimidina. Como el ADN contiene timina, los virus que contienen ADN son generalmente más sensibles al daño por UV que los virus que contienen ARN.

El objetivo general de este estudio fue evaluar en qué medida los rayos UV en la luz solar podrían inactivar varios virus en el medio ambiente. Aunque otras variables pueden afectar la supervivencia de los virus en el medio ambiente, la inactivación por la luz solar debería proporcionar una línea de base para predecir el tiempo de recuperación de áreas contaminadas después de un ataque biológico mediado por virus.

¿Cómo podría mejorarse el estado de cuarentena?

Los científicos encontraron que los espectros de acción de la inactivación del virus son similares para todos los virus, independientemente del tipo de genoma. Por lo tanto, un flujo efectivo solar de mediodía podría ser «marginalmente efectivo» para inactivar virus relevantes para la biodefensa. Por ejemplo, una exposición de día completo produciría una disminución en la infectividad para los virus más sensibles a los rayos UV.

Aunque los parámetros informados aquí pueden ser suficientes para estimar la supervivencia viral en muchos escenarios, se requiere investigación experimental dirigida a abordar las diversas brechas de conocimiento. La supervivencia de unos pocos virus seleccionados, o más probablemente de simuladores virales no patógenos adecuados, debe determinarse bajo exposición solar real en lugares y épocas representativas del año.

Al carecer de datos experimentales específicos, los investigadores determinan que el enfoque puede usarse para estimar la supervivencia de una amplia variedad de virus después de su liberación en cualquier lugar y época del año. Estas estimaciones de la supervivencia del virus deberían ser útiles para desarrollar contramedidas más eficientes y desarrollar pautas de cuarentena mejoradas para ciudades y otras áreas contaminadas después de una liberación viral.