A algunos intransigentes les gusta alardear de que nunca se saltan un entrenamiento, incluso cuando no se sienten al 100%. Pero no siempre es aconsejable. Aunque hay algunos casos en que hacer ejercicio con un resfriado está bien, lo más probable es que sea mejor descansar un día (o dos).

El ejercicio tiene muchos beneficios para la salud, pero si estás luchando contra una enfermedad, tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse adecuadamente. Y si te esfuerzas demasiado en el gimnasio, incluso puedes prolongar el tiempo que lleva mejorarte de salud. Entonces, ¿deberías aguantar o tirar la toalla? Tendrás que considerar primero tus síntomas.

¿Cómo decidir si debes ir al gimnasio o a la cama?

Tu decisión de hacer ejercicio cuando te sientas mal depende de los síntomas que experimentes y su gravedad. Primero, evalúa cómo te sientes en general. Si sientes que necesitas un día de descanso, ¡tómalo! Al igual que un entrenamiento no te hará que tus abdominales se vuelvan un six pack, omitir una o dos sesiones no te retrasará tanto.

La enfermedad puede provocar fatiga o deshidratación: dos cosas importantes a tener en cuenta al sopesar la decisión de hacer ejercicio, ya que el ejercicio puede empeorar estos síntomas. Aunque la fatiga y la deshidratación pueden no ser graves, pueden ser signos de que debes omitir tu entrenamiento.

Sin embargo, en general, si tus síntomas están «por encima del cuello», como la secreción nasal o el dolor de garganta, puedes hacer ejercicio. Sin embargo, si siente síntomas «debajo del cuello» como congestión en el pecho, tos o malestar estomacal, querrás evitar ir al gimnasio. Otros síntomas como la fiebre o los dolores musculares significan que probablemente debería omitir tu entrenamiento.

¿Aun no estás seguro de si deberías hacer ejercicio o no?

Si tienes un resfriado

En general, es aconsejable no hacer ejercicio con un resfriado, sino que prioriza el descanso para conservar la energía y recuperarse de la manera más rápida y eficiente posible. Sin embargo, generalmente no es peligroso hacer ejercicio con un resfriado si sus síntomas se limitan a los ojos, nariz y garganta. En pocas palabras: escucha a tu cuerpo. Si no te sientes lo suficientemente bien como para hacer ejercicio, no lo hagas.

Si tienes gripe

Por lo general, la gripe se acompaña de fiebre o escalofríos febriles, dolores musculares o corporales y (para algunas personas) malestar digestivo. Aunque la mayoría de las personas se recuperarán en unos pocos días, es importante darle a tu cuerpo mucho descanso, ya que la gripe puede convertirse en otras afecciones, como la neumonía, si persiste.

A una persona con la gripe le resulta difícil caminar al baño, por lo que creo que es muy poco probable que estés considerando en hacer ejercicio.

Si tienes un bichito estomacal

Un bicho estomacal indica que tu sistema digestivo está alterado, lo que significa que probablemente estés perdiendo muchos líquidos. En algunos casos, la gripe estomacal también puede venir con fiebre y dolor muscular.

Teniendo en cuenta el potencial de deshidratación, definitivamente querrás saltarte el entrenamiento si tienes un problema estomacal. Sobre todo si experimentas muchos vómitos o diarrea, debes desconfiar de tus niveles de hidratación y consultar al médico uno o tres días después de la infección (o la aparición de los síntomas).

Si tienes una afección respiratoria

Si se trata de una infección respiratoria en el pecho, es recomendable evitar el ejercicio hasta que la tos y la congestión disminuyan por completo antes de volver al gimnasio. Las infecciones respiratorias pueden dificultar la respiración, lo que puede ser especialmente agotador si planeas aumentar tu ritmo cardíaco con algo de ejercicio.

Ajusta tu entrenamiento en consecuencia

Aunque el descanso debe ser la principal prioridad si no te sientes del todo bien, si aún planeas ir al gimnasio, querrás ajustar tu entrenamiento. Disminuye la intensidad y duración de tu entrenamiento. En lugar de salir a correr, baja el ritmo u opta por caminar. Evita intervalos intensos y mantén un entrenamiento corto.

Además, sé considerado con tus compañeros de gimnasio. Lávate las manos con regularidad, limpia los materiales deportivos que uses  y no te olvides de la botella de agua (en vez de ir a la fuente de agua). Aunque realmente no debes hacer ejercicio si es contagioso (no es justo para todos los demás), incluso estas pequeñas medidas pueden ayudar a prevenir la propagación de gérmenes.