¿Cómo saber si tengo bronquitis?

¿Cómo saber si tengo bronquitis?

Carol Álvarez

La bronquitis es la irritación e inflamación de las vías respiratorias que introducen y expulsan aire de los pulmones. Solemos notarlo por la tos persistente y la producción de mocos en el pecho. ¿Es una enfermedad contagiosa?

La bronquitis es una enfermedad de relativamente corta duración que generalmente resulta de una infección viral y no requiere tratamiento con antibióticos. Podemos recuperarnos en un período de días a semanas.

¿Qué es?

Los bronquios transportan aire desde la tráquea a los pulmones. Cuando estos conductos se inflaman, se puede acumular mucosidad. Esta condición se llama bronquitis y causa síntomas que pueden incluir tos, dificultad para respirar y fiebre baja.

La bronquitis puede ser de dos tipos:

  • La aguda suele durar menos de 10 días, pero la tos puede continuar durante varias semanas.
  • La crónica, por otro lado, puede durar varias semanas y generalmente regresa. Esta condición es más común en personas con asma o enfisema.

Causas

Las causas de la bronquitis aguda incluyen infecciones virales y bacterianas, factores ambientales y otras afecciones pulmonares.

  • Infección viral: los virus causan del 85 al 95 por ciento de los casos de bronquitis aguda en adultos. Los mismos virus que causan el resfriado común o la gripe pueden causar la versión aguda.
  • Infección bacteriana: en casos raros, la bronquitis bacteriana puede desarrollarse después de una infección viral de bronquitis. Esto puede resultar de infecciones por bacterias como Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia pneumoniae y Bordetella pertussis (que causa la tos ferina).
  • Irritantes: respirar irritantes como humos, polen o vapores químicos puede causar inflamación en la tráquea y los bronquios. Esto puede conducir a bronquitis aguda.
  • Otras afecciones pulmonares: las personas con la versión crónica o asma a veces desarrollan bronquitis aguda. En estos casos, es poco probable que la aguda sea contagiosa porque no es causada por una infección.

Síntomas

Los primeros síntomas de la bronquitis aguda son similares a los de un resfriado o gripe.

Es decir, las primeras señales suelen ser:

  • Nariz que moquea
  • Dolor de garganta
  • Cansancio
  • Estornudos
  • Sibilancias
  • Sentir frío fácilmente
  • Dolores de espalda y musculares
  • Fiebre de 37.7°C a 38°C

Después de la infección inicial, probablemente se desarrolle tos. Es probable que la tos sea seca al principio y luego se vuelva productiva, lo que significa que producirá mucosidad. Una tos productiva es el síntoma más común de la bronquitis aguda y puede durar de 10 días a tres semanas.

Otro síntoma que puede notar es un cambio de color en la mucosidad, de blanco a verde o amarillo. Esto no significa que la infección sea viral o bacteriana. Simplemente significa que el sistema inmunológico está funcionando para combatirlo.

No obstante, hay algunos síntomas que pueden generar alerta. Debemos estar pendientes si hay una pérdida de peso inexplicable, una tos profunda, dificultad para respirar, dolor de pecho, fiebre de 38°C o más y una tos que dura más de 10 días. En este caso, se recomienda ir de urgencias al médico.

Los niños pueden desarrollar bronquitis aguda con una infección y es raro que un niño desarrolle la crónica. Además de los síntomas habituales de la bronquitis aguda, los niños tienen más probabilidades de vomitar con bronquitis aguda porque pueden tragar esputo. Los vómitos pueden ocurrir de repente y sin previo aviso, junto con una tos con arcadas.

bronquitis aguda o cronica

Tratamiento

A menos que los síntomas sean graves, el médico no puede hacer mucho para tratar la bronquitis aguda. En la mayoría de los casos, el tratamiento se compone en gran medida de atención en casa.

Tratamiento en casa

Estos pasos deberían ayudar a aliviar los síntomas a medida que mejoramos:

  • Tomar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos de venta libre, como ibuprofeno y naproxeno, que pueden aliviar el dolor de garganta.
  • Conseguir un humidificador para crear humedad en el aire. Esto puede ayudar a aflojar la mucosidad en las fosas nasales y el pecho, lo que facilita la respiración.
  • Beber muchos líquidos, como agua o té, para diluir la mucosidad. Esto hace que sea más fácil expulsarlo con la tos o soplarlo por la nariz.
  • Agregar jengibre al té o al agua caliente. El jengibre es un antiinflamatorio natural que puede aliviar los bronquios irritados e inflamados.
  • Consumir miel oscura para calmar la tos. La miel también alivia la garganta y tiene propiedades antivirales y antibacterianas.

Estos consejos pueden ayudar a aliviar la mayoría de los síntomas, pero si tenemos sibilancias o dificultad para respirar, se recomienda hablar con un médico. Es posible que un médico recete medicamentos inhalados para ayudar a abrir las vías respiratorias.

Antibióticos para bronquitis

Cuando nos sentimos enfermos, podemos esperar que un médico nos recete medicamentos para que nos sintamos mejor.

Sin embargo, es importante saber que los antibióticos no se recomiendan para personas con bronquitis aguda. La mayoría de los casos de la afección son causados ​​por virus y los antibióticos no funcionan contra los virus, por lo que los medicamentos no lo ayudarían.

No obstante, si tenemos bronquitis aguda y un alto riesgo de neumonía, el médico puede recetarnos antibióticos durante la temporada de resfriados y gripe. Esto se debe a que la bronquitis aguda puede convertirse en neumonía y los antibióticos podrían ayudar a prevenir que esto suceda.

Bronquitis aguda vs neumonía

Tanto la bronquitis como la neumonía son infecciones en los pulmones. Dos de las principales diferencias entre estas condiciones son qué las causa y qué parte de los pulmones afectan.

La bronquitis suele ser causada por virus, pero también puede ser causada por bacterias o irritantes. Sin embargo, la neumonía es causada con mayor frecuencia por bacterias, pero también puede ser causada por virus u otros gérmenes.

Por otra parte, la bronquitis causa inflamación en los bronquios. Estos son tubos conectados a su tráquea que llevan aire a sus pulmones. Se ramifican en tubos más pequeños llamados bronquiolos. En cambio, la neumonía causa inflamación en los alvéolos. Estos son pequeños sacos en los extremos de los bronquiolos.

El tratamiento es diferente para estas dos condiciones, por lo que se recomienda hablar con un médico para hacer el diagnóstico correcto.

¿Cómo prevenir?

La bronquitis aguda es contagiosa. Esto se debe a que es causada por una infección a corto plazo que se puede propagar de persona a persona. La infección puede propagarse a través de las gotitas de moco que se descargan al toser, estornudar o hablar. La bronquitis crónica, por otro lado, no es contagiosa ya que no está causada por una infección. Más bien, es causada por una inflamación a largo plazo, que generalmente es el resultado de irritantes como fumar. Además, la inflamación no se puede contagiar a otra persona.

No hay manera de prevenir por completo la bronquitis aguda porque tiene una variedad de causas. Sin embargo, podemos disminuir el riesgo siguiendo estos consejos:

  • Dormir lo suficiente.
  • Evitar tocarnos la boca, la nariz o los ojos si estamos cerca de personas con bronquitis.
  • Evitar compartir vasos o utensilios.
  • Lavar las manos con regularidad y minuciosamente, especialmente durante la temporada de frío.
  • Dejar de fumar o evitar el humo de otros fumadores.
  • Llevar una dieta balanceada para mantener el cuerpo lo más saludable posible.
  • Vacunarnos contra la gripe, la neumonía y la tos ferina.
  • Limitar la exposición a los irritantes del aire, como el polvo, los vapores químicos y otros contaminantes. Usar una mascarilla, si es necesario.

Complicaciones

Hay varias complicaciones graves de la bronquitis, pero no son comunes. Las complicaciones pueden ocurrir con la bronquitis crónica o aguda, pero es mucho más probable que ocurran como resultado de la bronquitis crónica debido al impacto prolongado de la enfermedad.

  • Infección: podemos volvernos más susceptibles a otra infección del tracto respiratorio si tiene bronquitis. Si contraemos otra infección mientras tenemos bronquitis aguda, podemos retrasar la recuperación. Si desarrollamos una infección respiratoria cuando tenemos bronquitis crónica, esto puede producir un ataque de bronquitis aguda además de la enfermedad crónica. Es probable que un episodio de bronquitis aguda sea más grave y dure más con la bronquitis crónica.
  • Neumonía: si tenemos bronquitis de cualquier tipo, es más probable que los pulmones se infecten y provoquen neumonía . La neumonía es una infección prolongada que lo hace sentir más enfermo que la bronquitis aguda.
  • Neumonía por aspiración: la tos de la bronquitis puede hacer que nos ahoguemos con la comida si tosemos mientras comemos. Esto puede hacer que la comida que ingerimos vaya por el conducto equivocado, a los pulmones, en vez de al estómago. La neumonía por aspiración puede ser una infección persistente que afecta a la salud y lleva meses recuperarse.
  • Enfermedad cardíaca: las dificultades respiratorias a largo plazo de la bronquitis crónica pueden ejercer una presión adicional sobre el corazón, causando enfermedades cardíacas o exacerbando la insuficiencia cardíaca.

La tos por bronquitis puede empeorar por la noche porque las vías respiratorias tienden a ser más sensibles y propensas a la irritación cuando los músculos de las vías respiratorias están relajados. Por la noche (o en cualquier momento que estemos acostados) podemos sentirnos más congestionados porque la mucosidad puede acumularse en el tracto respiratorio superior.

¡Sé el primero en comentar!