Ajoblanco saludable

Ajoblanco saludable

Sofía Pacheco

El ajoblanco es una sopa que se sirve fría y tiene ingredientes sabrosos y naturales, también se le conoce como sopa fría de almendras. Hay diferentes formas de recrear esta receta, aunque nosotros vamos a intentar sacar la versión más saludable posible, dejando la puerta abierta a otras interpretaciones y a cambios en los ingredientes y en la decoración del emplatado.

El ajoblanco es típico de Andalucía, concretamente de las regiones de Cádiz y Málaga, dos grandes tierras llenas de cultura, folclore, historia y muy buena gastronomía. También es muy común que se cocine ajoblanco en zonas de Extremadura, sobre todo en verano, ya que es una sopa muy nutritiva y que se debe servir bien fría.

Este plato debe su tradición a la época romana y tiene parte de gastronomía griega. En las provincias de Cádiz y Málaga son tan famosos los ajoblancos que en la Costa del Sol hay unja fiesta gastronómica llamada Fiesta del Ajoblanco donde cada primer sábado del mes de septiembre se prepara esta sopa y todos los vecinos del pueblo la disfrutan.

En nuestro caso, vamos a realizar una receta, respetando la idea tradicional, pero trayéndola más al fitness y un plato bajo en calorías para que podemos comer esta sopa si estamos en dieta hipocalórica, o simplemente buscamos alimentarnos bien.

Nuestro ajoblanco cumple a la perfección con nuestros pilares fundamentales cuando hacemos recetas, y es que todos los ingredientes son baratos, fáciles de encontrar y 100% naturales. Además, la receta en sí es la mar de sencilla y podremos conseguir un muy buen resultado, aunque no seamos muy buenos en la cocina.

¿Por qué es tan saludable?

Lo primero es porque se trata de una receta con ingredientes 100% naturales y lo segundo es porque es una sopa fría baja en calorías. Cada ración no supera las 250 kilocalorías y tiene unos 17 gramos de hidratos de carbono que pertenecen al aceite de oliva virgen extra y al pan, así que no es una receta apta parta la dieta keto, pero si para otras donde no haya mucho límite con los hidratos.

Cualquier persona puede comer esta sopa de ajoblanco, ya que no tiene ingredientes de origen animal, así que es apta para veganos y vegetarianos, y para los omnívoros, también.

Otro motivo y el principal, por el que consideramos que esta receta es muy nutritiva y saludable, es porque está compuesta por ingredientes muy buenos como es el ajo, las almendras, el aceite de oliva virgen extra, el vinagre, la sal y el pan.

Es muy importante elegir una buena hogaza de pan, ya que eso aportará más nutrientes a la sopa fría. Cuanto peor sea la calidad del pan, peor será el resultado del ajoblanco. Cabe decir que, si no usamos pan, bajamos las calorías de la receta final, pero la sopa quedará demasiado líquida.

Consejos para hacer el mejor ajoblanco

Ajoblanco con pan

Tal y como decíamos en el párrafo anterior, podemos hacer ajoblanco sin pan, pero la receta quedará más líquida de lo normal. Nosotros recomendamos usar un pan de calidad con buena miga como pan de centeno o espelta, por ejemplo, y huir de esos panes blancos de supermercado.

Este plato se puede considerar vegano y vegetariano sin problema, además se puede acompañar de proteína vegana como puede ser una burger de vegetales, dos salchichas, un poco de seitán, etc. Todo eso extra son calorías también extras, así que mucho cuidado.

Otro consejo importante es el tema de agregar los ajos, y es que, como bien sabemos, tienen un sabor muy fuerte, por lo que se recomienda ir agregándolos muy poco a poco durante la elaboración del ajoblanco.

Con respecto a las almendras, lo mejor es que estén crudas y estén peladas. Otro detalle es la batidora, y es que no cualquiera puede batir ese fruto seco, así que antes de liarnos a crear esta receta, habría que ver si nuestra batidora es suficiente o se nos queda corta. Otra opción es dejar las almendras sumergidas en agua durante toda la noche.

En cuanto a la cantidad de agua, nosotros proponemos 1 litro, pero si queremos que quede más líquido, podemos echar más agua, o quitar agua de la receta si queremos que nuestro ajoblanco sea más espeso. La cantidad de aceite también ayuda, cuanto más aceite más cremoso quedará el ajoblanco, eso sí, debe ser aceite suave, o se comerá todo el sabor.

Cómo conservarla en la nevera

Esta receta de ajoblanco, al igual que otras recetas caseras que ofrecemos en neutra web, tienen una caducidad muy temprana. En este caso en concreto, solo durará un máximo de 3 días, es por esto por lo que recomendamos no hacer mucha cantidad si no lo vamos a consumir en 24 o 48 horas.

Nuestra receta de ajoblanco está ideada para 4 raciones normales, si somos solo dos, habría que dividir las cantidades por la mitad. Otra opción es seguir los pasos tal cual y regalarle un tupper con esta sopa a algún familiar o amigo.

Para conservar esta sopa fría en la nevera hay que usar un tupper preferiblemente de cristal. ¿Por qué? Pues porque el cristal no se degrada con el uso ni el paso del tiempo como sí le pasa a los tupper de plástico. Además, la gran mayoría de tupper que tenemos en casa, ya tienen muchísimos usos y no es seguro para nuestra salud, ya que esas partículas de plástico pueden terminar en nuestro organismo.

El tupper debemos ponerlo al fondo de la nevera para que no sufra los cambios de temperatura al abrirse y cerrarse la puerta. Además, el tupper de cristal debe tener tapa con cierre hermético, para evitar que entre oxígeno y permita la proliferación de las bacterias naturales. Además, al estar bien cerrado se evita la contaminación exterior y la comida puede durarnos 3 días máximo en la nevera.

No recomendamos consumir esta sopa fría más allá de las 72 horas, puesto que podríamos sufrir alguna consecuencia negativa como diarreas, vómitos, distención abdominal, dolores, gases, falta de apetito, malestar general, mareos, e incluso fiebre.

Dificultad Facil
PlatoÚnico
Tiempo15 minutos

Ingredientes

  • 200 gramos de almendras crudas y peladas
  • 1 o 2 dientes de ajos
  • 1 litro de agua
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 200 gramos de pan de calidad
  • 30 ml de vinagre (puede ser de manzana)
  • Sal al gusto

Preparación

Batir todo
Echamos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batimos con energía. Cuando todos los ingredientes estén bien integrados paramos.
Enfriar y servir
Dejamos enfriar dentro de la nevera y después servimos. Podemos decorar con pan, con eneldo, almendras laminadas, etc.
¡DEJA TU VALORACIÓN!
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!