Una receta de helado de sandía apto para dieta paleo y vegana

No importa si es primavera, verano, otoño o invierno, un helado casero siempre entra y más si es de sandía. El único inconveniente es que la sandía es una fruta de temporada, concretamente del verano. La sandía es 90% agua y es de las frutas más saludables que podemos consumir, de ahí que la receta que hoy traemos es helado de sandía apta para dieta paleo, vegana y sin azúcar.

En la actualidad hay decenas de dietas que se popularizan, cada una con su razón de ser, sus beneficios y sus críticas, pero es difícil encontrar algo que encaje bien en todas ellas, hasta que llega la receta de helado de sandía que traemos hoy que es apta para quienes siguen una dieta paleo, dieta vegana o vegetariana o una dieta sin azúcar, o que su intención es reducir el consumo de azúcar considerablemente.

Otra dieta muy famosa es la dieta keto, una alimentación que tiene la clara intención de cambiar el ritmo de nuestro organismo y en lugar de permitir que nuestras células cojan la energía de los hidratos de carbono que consumimos, que lo cojan de la grasa almacenada en nuestro cuerpo.

Todas las dietas son útiles si se saben hacer bien, si hay un control médico real, si es una alimentación 100% creada y personalizada para nosotros. Pero siempre decimos lo mismo, no se trata de hacer una dieta, ya que no se pueden extender mucho en el tiempo o el cuerpo se acostumbra y provocan el efecto contrario. Lo que hay que hacer es tener una dieta variada y equilibrada, y ahí entran recetas como este helado de sandía.

¿Por qué la sandía es buena opción?

La sandía es buena opción porque se trata de una fruta muy saludable y con una composición muy ligera. El 90% de una porción de sandía es agua, por lo que nos aporta un extra de hidratación al organismo, y eso es algo que nunca viene mal.

100 gramos de sandía aportan al organismo una cantidad de vitaminas y minerales bastante decente. Por ejemplo, tendremos vitamina C y vitamina A, E y vitamina B9 también conocida como ácido fólico. En cuanto, a los minerales, esta fruta tan característica nos aporta calcio, potasio, hierro, fósforo, sodio, zinc, manganeso, selenio y cobre.

Se aconseja consumir sandía con cierta moderación a quienes padecen de problemas renales, ya que puede provocar un sobre esfuerzo de los riñones. Aquellas personas con baja producción de ácidos gástricos no se les recomienda el consumo de esta fruta, como tampoco a las personas inmunodepresoras, ya que en ambos casos se deben evitar los alimentos crudos.

Se recomienda su consumo para personas mayores o hombres y mujeres con tendencia a la retención de líquidos. Así como a los niños y adolescentes, y también a personas mayores a las que les cuesta masticar.

Dos conos con helado de sandía

¿Qué otros ingredientes podemos añadir a esta receta?

A esta receta no le vamos a agregar azúcar, ni eritritol, pero se le puede agregar azúcar blanco normal o cualquier edulcorante, también un yogur natural o vegetal en lugar de la leche de coco, también podemos agregar queso crema en versión light. No importa lo que se elija, el procedimiento es igual y para todos es necesario 500 gramos de sandía y una batidora o Thermomix o algún tipo de procesador de alimento o triturador.

Lo que sí hay que aclarar es que al final de la mezcla, justo antes de terminar de batir, podemos agregar chips de cacao, frutos secos, trozos de galleta crujiente, etc. Dependiendo del sabor extra que queramos darle al helado de sandía. Otra opción es dejar ese extra para el final, es decir, para el emplatado. Podemos decorar con rodajas de sandía o con otras frutas con las que combine bien a nuestro gusto.

Si seguimos la receta, tendremos un postre perfecto para toda la familia por menos de 70 kilocalorías por ración, sin contar con el extra que le agreguemos que podemos usar hasta onzas de chocolate negro (siempre buscar mínimo 75%), regaliz de sandía, bolita de colores, cereales, etc. Depende de a quién vaya dirigido el helado.

Consejos para que no quede líquido

Si seguimos bien los pasos de esta receta, debería quedarnos un helado de sandía la mar de delicioso, pero en el momento en el que nos pasemos un poco con las cantidades, se nos puede quedar muy aguado. Recordemos que la sandía es casi en su totalidad agua, por eso, recomendamos más usar un yogur muy cremoso, tipo yogur griego, que la leche de coco.

Cuando decimos leche de coco, no nos referimos a la de brik, sino a unas que vienen en lata que son muy pastosas. Si hemos tenido esa lata en el frigorífico, veremos que arriba tenemos la parte pastosa que es el coco triturado y abajo el agua de coco. El agua es lo que más sabor tiene, y si nunca hemos probado esa pasta de coco en lata, recomendamos hacer el helado de sandía con un yogur cremoso que sí sepamos que nos gusta y nos sienta bien.

Podemos probar a dividir la receta y una parte la hacemos con yogur y otra con la pasta de coco de lata. No usemos leche de coco de brik como la que leche de coco de Mercadona, porque no conseguiremos helado nunca, sino un caldo de color rosado, a menos que lo mezclemos bien, y lo llevemos al congelado por más de 4 horas. En lugar de helado cremoso tendremos polos, que es otra opción.

¿Quién puede comer esta receta?

Esta receta la puede comer todo el mundo, desde niños hasta ancianos porque es una receta de helado de sandía sin azúcar, salvo el que ya incorpora la fruta de forma natural o si le echamos eritritol o Stevia, pero son edulcorantes saludables. La leche de coco, o el ingrediente que usemos deberá ser bajo en calorías y sin azúcar de lo contrario, no será una receta saludable.

Si estamos llevando una dieta paleo, esta receta es apta para nosotros, así como si somos vegetarianos y veganos o somos diabéticos. Lo que sí tenemos que tener en cuenta son nuestras alergias alimenticias, ya que la sandía puede provocar algunas contraindicaciones, así como el queso, el yogur o la leche que se use.

Aparte, si tenemos algún tipo de contraindicación con la sandía, tal y como hemos anunciado anteriormente, tampoco podríamos tomar esta receta de helado de sandía saludable. Si estamos libre de todas esas contraindicaciones que provocan los lácteos, la soja, el coco, la sandía, etc. entonces podemos disfrutar al 100% de esta receta de helado con una de las mejores frutas que nos ha dado la naturaleza.

También hay que tener cuidado con los ingredientes extras como pistachos, cacao, otro tipo de frutas, nata, galletas, etc. Si vamos a emplatar y servir a una persona que no conocemos, lo mejor es preguntar por sus alergias o qué ingredientes le gusta o no. Esa información puede salvarle la vida o salvarle de pasar un mal rato o la noche en urgencias.

Dificultad Facil
PlatoPostre
Tiempo6 horas y

Ingredientes

  • 500 gramos de sandía
  • Media taza de leche de coco o 1 yogur natural cremoso de soja

Preparación

Trocear y congelar
Troceamos la sandía en dados, retiramos la corteza y las pepitas. Los dados los congelamos durante 6 horas.
Triturar
Agregamos los dados congelados al vaso de la batidora y echamos la mitad del vaso de yogur o la mitad de la taza de leche de coco (pasta de coco en lata). Mezclamos bien y agregamos el resto de yogur o leche de coco.
Servir y decorar
Emplatamos y decoramos con los toppins que queramos. Si vemos que se ha derretido un poco, lo congelamos por dos horas y ya estaría perfecto.
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!