Gyozas (empanadillas al vapor) de verduras y soja

Gyozas (empanadillas al vapor) de verduras y soja

Carol Álvarez

Las empanadillas al vapor son típicas de la comida asiática. Conocidas como gyozas, las empanadillas japonesas se han ganado un hueco en nuestra alimentación mediterránea, ya que es una manera saludable de comer pasta.

Evitando las clásicas fritas rellenas de jamón york y queso, podemos conseguir una sabrosa receta con alto valor nutricional. Si piensas que solo puedes confiar en un bar o restaurante para comerlas al punto, te enseñamos la receta ideal para hacerlas en casa con tus ingredientes favoritos.

La receta original es con harina de arroz, pero suele ser complicada de encontrar para hacer la masa. Puedes hacerlas con obleas de empanadillas que encuentras en cualquier supermercado, que además suelen ser más grandes de lo habitual (y te llenarán más).

Para hacerlas a la sartén, te recomiendo que sea anti-adherente y que pueda cubrirse con una tapa. Yo usé vitrocerámica, con fuego medio, pero fui moviendo la sartén en todo momento para que no se pegasen a la base. Ten en cuenta que la oblea es muy finita y puede quemarse con facilidad.

¿Cómo encontrar la masa perfecta para las gyozas?

Para hacer gyozas al vapor al estilo japonés, sería ideal usar envoltorios de gyoza de la marca japonesa, ya que son más delgadas y, a veces, más pequeños. No obstante, también son compatibles las obleas de masas de empanadilla que encontramos en los supermercados. Son un poco más grandes en tamaño, pero se pueden cocinar igual.

En el caso de querer comprar las originales, normalmente están en la sección de refrigerados o congelador de las tiendas de comestibles japonesa. Por desgracia, son productos perecederos y no suelen venderse de forma online.

Para la masa de gyoza congelada, se recomienda descongelarlas en el frigorífico durante la noche o en la encimera durante 60 minutos (dependiendo de la cantidad y la temperatura ambiente). Es importante no intentar descongelarlas en el microondas. Una vez que el paquete esté abierto, asegúrate de mantenerlas cubiertas con una toalla de papel húmeda o una envoltura de plástico; de lo contrario, los bordes comenzarán a secarse y no se podrán usar.

La mejor técnica para hacer pliegues con gyoza

Si nunca has hecho estas empanadillas al vapor, probablemente te preocupe la técnica de plegado. Sinceramente, esos hermosos pliegues con forma de flor en las gyozas no son necesarios. Puede servir con mojar los bordes y doblarlas por la mitad con fuerza. Siempre que el borde esté bien cerrado, no debe romperse.

Sin embargo, cuando tienes tiempo y estás preparado para un desafío, doblar la gyoza puede ser gratificante. Es cierto que se requiere cierta práctica y técnica, pero con el paso del tiempo dominarás rápidamente el juego de dedos. Las gyozas se pueden plegar de dos maneras: plegado hacia un lado (dos columnas de la izquierda) o plegado hacia el centro (dos columnas de la derecha).

Si quieres aprender a doblar la gyoza hacia el centro (aparentemente es más fácil porque puedes hacer pliegues de manera uniforme), puedes seguir los siguientes pasos:

  • Humedece la base de la gyoza con agua alrededor del borde.
  • Dobla la envoltura por la mitad y pellizca el centro con el pulgar y el índice izquierdo.
  • Aguanta la piel superior derecha y haz un pliegue desde el centro hacia el lado derecho.
  • Una vez que hayas hecho cada pliegue, presiónalo hacia abajo con el pulgar izquierdo. Haz 3-4 pliegues.
  • Repite el otro lado.
  • Presiona los pliegues con fuerza y asegúrate de que no haya bolsas de aire. Dale forma a la gyoza para que se vea bonita.

gyozas de verduras

Consejos para hacer empanadillas al vapor

Si queremos conseguir las mejores gyozas de verduras y soja texturizada, es interesante seguir las siguientes recomendaciones para que no falle nada.

Corta los ingredientes en formas uniformes

Para mezclar y distribuir uniformemente, es importante cortar todos los ingredientes en formas y tamaños similares. Por ejemplo, si cortas todos los ingredientes picados, no cortes un ingrediente en juliana.

La mezcla se cocinará por igual al mismo tiempo, y te resultará más fácil doblar las empanadillas. En general, es una buena técnica de cocina y un buen hábito de aplicar. Además, al meterlas en la boda será más fácil de tomar si tenemos que masticar menos y se deshace en el paladar.

No introduzcas humedad en el relleno

Es importante minimizar la humedad en el relleno tanto como sea posible; de lo contrario, la piel de las gyozas absorberá el líquido y se romperán. Hay dos formas de mantener el relleno relativamente seco. Se pueden usar vegetales densos y evitar ingredientes que tengan un alto contenido de humedad. O bien, usar almidón de papa o almidón de maíz para ayudar a absorber la humedad (incluidos los condimentos) y mezclar todo.

En el caso de hacer el relleno artesanalmente, deja que repone en la sartén y se enfríe antes de introducirlo en la gyoza.

No metas aire en las gyozas

Cuando rellenes la base de las gyozas con el relleno, intenta liberar las bolsas de aire empujando el espacio vacío. Cualquier bolsa de aire creará globos que explotarán en la gyoza cuando cocine al vapor.

No es algo malo que afecte al sabor de la receta, pero puedes evitarlo y así las gyozas lucirán completamente rellenas.

Dora bien la base

Antes de pasarlas al vapor, se recomienda dorar la base en la sartén con el aceite muy caliente cuando pongas las gyozas dentro. Deja que la base de la gyoza se cocine hasta que se dore, aunque ve moviéndolas para que no se peguen a la base.

Esta es el único momento que tenemos para asegurar el color que lucirá la gyoza. No es algo importante, pero para los principiantes será imprescindible si no queremos que se rompa.

Congela las gyozas para el futuro

Por suerte las gyozas son recetas que se congelan muy bien. Eso quiere decir que nos alegraremos cuando tengamos poco tiempo para cocinar y queramos sacar un tupper de comida deliciosa. La gyoza congelada también se cocina bien en el último minuto. Además, se puede cocinar directamente del congelador y no es necesario descongelar.

Cuando vayamos a hacer esta receta, podemos duplicar la cantidad para guardar en el congelador. Aunque debes tener en cuenta que las gyozas deben estar colocadas planas y congelarlas instantáneamente en el congelador hasta que estén sólidas antes de envasarlas en una bolsa hermética. Así evitaremos que las empanadillas se peguen entre ellas en la bolsa.

Dificultad Media
PlatoÚnico
Tiempo40 minutos

Ingredientes

  • 16 obleas de masa de empanadillas
  • 2 puerros
  • 2 zanahorias
  • 150 gramos de soja texturizada
  • Especias al gusto

Preparación

Saca las empanadillas a temperatura ambiente
Para evitar que nuestras empanadillas se rompan por estar frías, sácalas a temperatura ambiente unos 10 minutos antes de su uso.
Preparamos la masa
Comenzamos a hacer el sofrito de verduras. picamos muy finito y pequeño todas las verduras. En una sartén, añadimos un poco de aceite de oliva y ponemos un diente de ajo. Cuando el diente comience a "bailar", añade las verduras para que empiece a cocinarse. Cuando el puerro quede más reducido y blandito, añade la soja texturizada (previamente hidratada) e intrégala bien. Añade las especias que más te gusten o un chorrito de salsa de soja.
Formamos las empanadillas
Cuando tengamos el relleno hecho, dejamos que repose para que deje de estar caliente. Ahora llegará el momento de rellenar las empanadillas y darles forma. Pon en una empanadilla la cantidad que quepa en una cuchara sopera. Moja los dedos en agua y repasa los bordes de la empanadilla para que pueda cerrarse. Te aconsejo que le eches un ojo a las diferentes técnicas para darles forma. https://www.youtube.com/watch?v=84-QPpmIleA
¡A la sartén!
Añade un poquito de aceite de oliva a una sartén anti-adherente. No lo tengas en un fuego alto, yo usé el 5 en una vitrocerámica. Añade las gyozas para que se dore la base. Te aconsejo que muevas un poco la sartén para evitar que se peguen. Al ser una masa muy finita, puede suceder. Cuando se doren, añade un chorrito de agua que cubra el fondo y tapa la sartén. Deja que se cocinen al vapor durante 2-3 minutos (o hasta que veas que quedan transparentes). Sácalas con mucho cuidado (con una espátula de silicona, a ser posible), y ponlas en un plato grande. Rocíalas con un poco de semillas de sésamo y salsa de soja (opcional).
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0