Pan proteico de quinoa rápido de hacer

Pan proteico de quinoa rápido de hacer

Carol Álvarez

Encontrar un pan con un principal contenido en cereal integral es bastante complicado. A no ser que se realice de manera artesana, los panes suelen contener harina de trigo refinada como base principal; por lo que se pierden muchos nutrientes interesantes. La quinoa es un pseudocereal con un alto aporte proteico, y que además contiene todos los aminoácidos esenciales, magnesio y manganeso.

Puede parecerte extraño comer pan de quinoa, pero realmente te sorprenderá al paladar. Además, es bastante interesante este tipo de pan en personas celíacas porque no contiene gluten. Incluso, si quieres disminuir la ingesta de gluten en tu alimentación, esta es una perfecta opción. Ya sabes que un exceso de gluten puede generar problemas y dolores en el sistema digestivo.

La receta es bastante sencilla de realizar, ya que no tendremos que esperar para amasar el pan. El resultado será parecido al de un bizcocho, por lo que permite mayor variabilidad a la hora de acompañarlo con dulces o salados. Por ejemplo, puedes usarlo como tostadas con aguacate y queso fresco, o untarle mantequilla de cacahuete casera.

Ya sabéis que la cocina no son como las matemáticas, por lo que en muchas ocasiones aumentar las cantidades no es lo más adecuado. Si quieres hacer un pan más grande, no caigas en el error de doblar las cantidades porque te quedará incomible.

Sustituciones que se pueden hacer en el pan de quinoa

Esta receta de pan de quinoa permite sustituir algunos ingredientes por otros que más nos gusten. No obstante, se recomienda no cambiar demasiado la receta para conseguir el resultado esperado. Los ingredientes que se pueden sustituir son:

  • Se puede reemplazar el vinagre de sidra de manzana con jugo de limón.
  • Se puede reemplazar el agua con cualquier tipo de leche vegetal.
  • Si quieres usar harina de linaza en lugar de hacer la tuya propia, puedes usar 200 g (1 ⅔ tazas) de harina.
  • Si quieres usar harina de quinoa en lugar de hacer la tuya propia, puedes usar 200 g (1 ⅔ taza) de harina de quinoa.
  • Si prefieres un pan un poco más dulce, puedes agregar 2 cucharadas de cualquier edulcorante de tu elección: jarabe de arce, jarabe de agave, etc.
  • Puedes agregar semillas mixtas o nueces picadas a la masa de pan.

Este pan de quinoa puede usarse fácilmente para hacer tostadas de ajo, añadiendo ajo picado a la mantequilla derretida en un plato pequeño. también, si tienes pan del día anterior que necesitas usar, considera hacer una ensalada de pan.

pan de quinoa con cereales

Consejos para hacer un buen pan de quinoa

Como decíamos antes, para conseguir una receta perfecta, es conveniente seguir todos los pasos. Además, algunas recomendaciones también mejorarán el resultado de este tipo de pan.

¿Qué tipo de quinoa usar?

Para hacer harina de quinoa para este pan de quinoa, se recomiendo la blanca sobre la tricolor, ya que los granos tienen una piel más delgada, lo que significa que es mucho más fácil convertirlos en polvo. Además, la quinoa blanca tiene un mejor color para este pan.

Sobre si se deben lavar antes de usar en la receta, normalmente se recomienda lavar la quinoa antes de cocinarla. Sin embargo, en esta receta es mejor no lavarla porque no se mezcla con la harina cuando está húmeda.

¿Puedes moler el cereal para hacer harina?

Sí. Se necesitan aproximadamente ¾ de taza de semillas de quinoa para hacer una taza de harina. Para hacer harina de este pseudocereal, enjuaga bien la quinoa y tuéstala en una bandeja para hornear forrada con papel vegetal durante aproximadamente una hora a 250 grados para que se seque.

Muele en un molinillo de café limpio, pulsando y apagando. También puedes hacer harina de quinoa en algunas licuadoras y procesadoras de alimentos de alta velocidad. Para obtener los mejores resultados, asegúrate de moler la harina el tiempo suficiente para que quede muy fina y se asemeje a la textura de la harina normal.

¿Por qué se recomienda mezclar las harinas por separado?

La quinoa tarda más en mezclarse en polvo que la linaza, por lo que se recomienda mezclarlas por separado por esta razón. De lo contrario, si las mezclas a la vez, la quinoa se mezclará poco mientras que la avena se mezclará en exceso. Esto hará que tardemos más en batir y puede aumentarse el aire en la masa.

¿Cómo conservar el pan de quinoa?

Este tipo de pan es capaz de durar bien tapado en el frigorífico durante unos días. Si no se come el día en que se hace, es mejor tostarlo antes de comerlo.

Aunque también puede congelarse, siempre que no se metan calientes en el congelador. Tan solo habrá que cortarlo en rebanadas y ponerlo todo en el congelador. Luego, cuando quieras comerlo, puedes meter las rebanadas de pan en la tostadora directamente sin congelar. Aseguramos que tiene un sabor delicioso.

Otras recomendaciones para lograr un buen resultado

  • Use una batidora: puede llevar mucho tiempo batir los ingredientes, por lo que recomiendo una batidora de pie o una batidora de mano eléctrica
  • No espere la misma textura: la «masa» de pan sin gluten es más como una masa, así que no espere algo que pueda amasar a mano
  • Omita la segunda subida: el pan sin gluten no necesita una segunda prueba a diferencia de otros panes. ¡Solo una subida y luego póngalo en el horno para hornear!
  • Manteniéndolo fresco: el pan sin gluten se vuelve duro muy rápido, así que solo me gusta dejarlo en el mostrador durante 1 día. De lo contrario, lo cortaré y lo congelaré, luego lo recalentaré en el horno tostador.
  • Diviértete con los mix-ins: si no te gusta lo que estamos usando aquí, ¡siéntete libre de cambiarlo por cualquier otra cosa!
Dificultad Media
PlatoÚnico
Tiempo2 horas y 5 minutos

Ingredientes

  • 1 taza de harina de quinoa
  • 1/2 taza de harina de linaza
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharada de vinagre de manzana
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • Sal

Preparación

Precalentamos el horno
Ponlo a 130º C, con resistencia arriba y abajo.
Primera mezcla
En un bol añadimos los dos tipos de harina, el bicarbonato y la sal. Removemos hasta que quede homogéneo.
Segunda mezcla
En otro bol, incorporamos el agua, el vinagre y el aceite, y removemos bien.
Combinamos las dos mezclas
En este último bol, ve añadiendo poco a poco la primera mezcla, a la vez que remueves para que se integre bien. Cuando esté hecha una pasta homogénea, vuélcala sobre un recipiente de horno (engrasado previamente con aceite de oliva).
Introdúcelo en el horno
Hornea el pan a 130ºC durante 40 minutos. Una vez transcurrido este tiempo, aumenta la temperatura a 170ºC y volvemos a dejarlo otros 40 minutos. Presta especial atención al tiempo y la temperatura para que pueda hornearse bien. Una vez que haya pasado el tiempo, apaga el horno y abre un poco la puerta para que salga el exceso de calor.
Desmóldalo
Deja que se enfríe 10 minutos dentro el horno. Sácalo y vuelve a dejar otros 10 minutos para enfriarlo más antes de desmoldar.
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0