En la mayoría de ocasiones, cuando pensamos en consumir quinoa solo nos vienen a la mente recetas saladas o para comidas importantes. ¿Habías pensado en hacer un bizcocho de quinoa con chocolate? ¡Vas a alucinar con esta receta fitness!

Vamos a usar la harina de quinoa integral, algo poco inusual para hacer masas, ya que normalmente se usa la de avena. A partir de ahora ya sabéis que esta también es una opción saludable, apta para celíacos y perfecta para dietas de pérdidas de grasa o definición.

Este bizcocho es una idea genial para desayunar o para tomar como snack después de entrenar. Al estar hecho con ingredientes naturales, es rico en nutrientes,vitaminas y minerales.
La textura te recordará a la del brownie, pero el sabor es muy peculiar. El amargor del cacao y la quinoa harán que descubras nuevos sabores.

Por cierto, nosotros no hemos usado levadura, pero si lo prefieres puedes añadirla sin problema.

Valores nutricionales

En total, este bizcocho aporta 360 calorías, 36’54 gr de hidratos de carbono, 29’41 gr de proteínas y 10’58 gr de grasas. Sin duda, es una de las mejores apuestas dulces que puedes tomar. ¡Nada que ver con los bizcochos que encontrarás en el supermercado!

Ingredientes

  • 50g de harina de quinoa integral
  • 2 cucharadas de cacao desgrasado sin azúcares añadidos (Valor)
  • 150ml de claras de huevo y 1 huevo entero
  • Ralladura de la piel de media naranja (opcional)
  • Stevia al gusto

Preparación

Precalentamos el horno

Ponemos el horno a calentar a 180º.

En un bol...

Unimos la harina de quinoa con el cacao.

En la batidora...

Echamos las claras y añadimos stevia al gusto. Con la ayuda de una batidora de varillas, hacemos que las claras queden a punto de nieve.
Añadimos el huevo y volvemos a batir hasta el punto de nieve.

Una vez tengamos esa mezcla, empezamos a añadir pequeñas cucharadas de la mezcla que hicimos de la harina. Si queremos darle un toque diferente, podemos añadir un poco de la ralladura de naranja.
Si quieres evitar que se te bajen las claras, mézclalo todo con las varillas paradas y haciendo movimientos envolventes. ¡No batas!

En un molde...

Vertimos la mezcla en un molde de silicona con la forma que más nos guste. Si lo ves conveniente, puedes engrasarlo con un poco de aceite de oliva virgen para facilitar el desmoldamiento.

¡Al horno!

Lo dejamos hornear durante 20 minutos a 180º.
Cuando esté listo, lo dejamos enfriar a temperatura ambiente durante unos 10 minutos antes de sacarlo del molde.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
35%