Trabajar junto a una ventana te hace más productivo

Trabajar junto a una ventana te hace más productivo

Carol Álvarez

¿Has vuelto a tu puesto de trabajo recientemente? Te gustará saber (o a tu jefe) que sentarse en un escritorio cerca de una ventana puede hacer que esté más concentrado y seas más productivo. En el caso opuesto se encuentran los trabajadores que están mirando a una pared o visionan muchos escritorios. Hay dos factores que te hacen trabajar de manera más eficiente.

Después de encuestar a los trabajadores en una oficina de planta abierta con sede en Londres, los investigadores concluyeron que tener más «control visual» en el trabajo hace que los empleados sean más felices y más eficientes. El personal de trabajadores informó que era más feliz cuando miraba hacia la habitación, pero siempre que no tuviera muchos otros escritorios, lo que puede proporcionar distracciones, en su línea de visión.

El diseño de tu oficina influye en la productividad

Los hallazgos de esta investigación, dijo el equipo, podrían ayudar a los empleados a «rendir mejor» a medida que las oficinas vuelvan a abrir después de los cierres en medio de la crisis mundial de salud pública COVID-19. El estudio fue realizado por la investigadora de redes sociales y espaciales, Kerstin Sailer. y sus compañeros del University College de Londres.

«El personal de los espacios abiertos más pequeños y los que estaban frente a la sala informaron de una mayor satisfacción con la cohesión del equipo, el intercambio de información con los colegas, la concentración y el trabajo productivo«, dijeron los investigadores. «Nuestros hallazgos plantean preguntas importantes con respecto a la práctica popular actual en el diseño del lugar de trabajo de proporcionar grandes oficinas de planta abierta para empresas de tecnología«.

trabajadores en una oficina

En su estudio, que se llevó a cabo antes de la pandemia de COVID-19, los investigadores encuestaron al personal que trabajaba en las oficinas de Londres de una gran empresa de tecnología.

Los encuestados, de los cuales había 172, lo que equivale al 16 por ciento de los empleados de la empresa, respondieron preguntas sobre su satisfacción con sus espacios de trabajo y salas de reuniones, que se correlacionaron con el escritorio designado de cada persona en la oficina.

El equipo de investigación descubrió que los trabajadores que se sentaban cerca de las ventanas informaron que se sentían más productivos y concentrados que los que estaban cerca de las paredes. Mientras tanto, el personal que tenía un mayor número de otros escritorios en su campo de visión tendía a calificar su entorno laboral de manera menos favorable.

Esto, sospechan los investigadores, es el resultado de que hay una mayor cantidad de distracciones y un mayor riesgo de molestar a los demás cuando se habla con compañeros de trabajo, lo que resulta en un efecto paralizador en el trabajo en equipo, la cohesión y el intercambio de información.

Trabajar mirando a tus compañeros es más favorable

Por otro lado, los investigadores también encontraron que los trabajadores que estaban colocados de manera que miraban lejos del área principal de la habitación, con la mayoría de sus compañeros fuera de la vista, también calificaron el lugar de trabajo de manera menos favorable.

Los trabajadores que miraban hacia la sala y tenían relativamente pocos escritorios en su campo de visión, sin embargo, tenían hasta un 40 por ciento más de probabilidades de decir que se sentían más concentrados y productivos y que sus equipos trabajaban juntos de manera más efectiva.

Como el estudio solo examinó el caso de una oficina en particular, se necesitarán más investigaciones para determinar cómo de generales son los resultados. Sin embargo, comentaron que los hallazgos sugieren que los arquitectos y empleadores deberían considerar el diseño de oficinas de planta abierta para incluir áreas más pequeñas e íntimas, además de mirar hacia delante con escritorios, si es posible, para dar a los trabajadores control visual.