Curiosidades de la dieta paleo

Curiosidades de la dieta paleo

Sofía Pacheco

La dieta paleo se ha popularizado en los últimos meses. Una alimentación muy concreta y llena de curiosidades. Se trata de una dieta con cierta base científica detrás y que no se categoriza dentro de las dietas para perder peso, pero eso lo veremos en sus curiosidades.

El paleolítico es una etapa de la Historia de la humanidad que tuvo lugar hace unos 2 millones y medio de años, según los investigadores empezó aproximadamente hace 2.500.000 a.C. hasta los casi 10.000 a. C. Una etapa que abarca el inicio de la vida humana y hasta el final de la era glaciar en la Tierra. También se le conoce como la Edad de Piedra por el uso de herramientas hechas con ese material y es el periodo más largo de la Historia de la humanidad.

Un periodo muy intenso donde sucedieron muchos cambios y entre ellos la alimentación. En aquella época la alimentación era muy básica y principalmente era pescado, carne de la caza, recolección de verduras, tubérculos, frutas, raíces, etc.

Es por esto por lo que la dieta paleo actual se basa en esa alimentación tan concreta, y es que lo que se busca es simular la alimentación de nuestros primeros ancestros. Una dieta que no es del todo perfecta y que no todos pueden llevarla a cabo.

Principales curiosidades de la dieta paleolítica

Verdura de la dieta paleo

Ya hemos visto de donde viene la dieta paleo, pues bien, ahora vamos a contar algunas de sus curiosidades para que conozcamos más a fondo esta peculiar alimentación o estilo de vida, como muchos le llaman.

  • El nombre de esta dieta lo acuñó Loren Cordai a primeros de los 2.000.
  • No es del todo eficaz para perder peso: a priori puede parecer una dieta saludable, pero dado el alto aporte calórico por el consumo de carnes, puede llevarnos a no perder todo el peso que nos gustaría.
  • Algunas personas pueden perder muchísimo peso en poco tiempo, lo cual puede ser grave.
  • Es una dieta escasa en variedad, así que se nos puede hacer repetitiva y terminar cansados y perder la motivación.
  • Nos olvidaremos de contar calorías, ya que nuestros alimentos son frescos y no ultraprocesados.
  • Se debe hacer un proceso de transición, para no sufrir al echar de menos ciertos alimentosa, o formas de cocinarlos.
  • Tiene un alto nivel de proteínas, y nuestros riñones deben estar en plena forma para hacer frente a tal cantidad.
  • En referente a lo anterior, nuestra orina podría ser espumosa. Si es así, puede haber fallo renal.
  • Una dieta escasa en algunos nutrientes como calcio y vitamina D.
  • Nos hace más propensos a enfermedades cardiovasculares y cáncer.
  • Se trata de una dieta que suele ser difícil de mantener económicamente, ya que las frutas, verduras, carnes, pescados y demás, deben ser 100% ecológicos sin hormonas, ni conservantes, nada similar.
  • Para decidir un menú semanal, nos llevará mucho más tiempo que una dieta equilibrada normal.
  • Es una dieta apta para niños, puesto que sus hábitos alimenticios aún no están del todo formados. Aunque tiene su lado negativo como la privación de los lácteos (calcio para los huesos y los dientes y los beneficios de los probióticos para la salud intestinal), fibra soluble e insoluble, cereales, legumbres, panes, etc.
¡Sé el primero en comentar!