Rooibos ya es Denominación de Origen Protegida

La famosa infusión rojiza Rooibos ya ha sido incluida en el registro de indicaciones geográficas de la Unión Europea. Aquí es donde están recogidos todos los productos agrícolas y alimenticios protegidos por un sello DOP (Denominación de Origen Protegida) o IGP (Indicación Geográfica Protegida).

El producto Rooibos/Red Bush (arbusto rojo) es ahora una denominación de origen protegida. Esto quiere decir que demuestran tener un fuerte vínculo con el lugar donde se producen (en este caso Sudáfrica) y unas determinadas características que le otorgan una calidad reconocida. El reconocimiento del nombre Rooibos supone que no podrá comercializarse ningún producto con este nombre que no haya sido producido en Sudáfrica bajo las condiciones recogidas por la norma de calidad.

Además, está en buena compañía, ya que es el mismo tipo de protección que se brinda al champán, el jamón serrano de Parma, el queso feta y muchos otros alimentos icónicos. Esta designación contribuye a la posición global de un producto y es probable que tenga beneficios para la región donde se produce.

Esta infusión se produce a partir de las hojas y tallos de la planta Aspalathus linearis, que se dejan oxidar al sol, en un proceso en el que adquieren un característico tono rojizo. También existe el tipo verde (no fermentado, no oxidado) que tiene un sabor un poco diferente al rooibos rojo y tiene más sustancias antioxidantes. El rooibos es una infusión que no contiene cafeína y difiere en mayor medida con el té (más allá de ser una infusión).

rooibos te en una taza

¿Qué implica que el rooibos pase a ser una DOP?

A partir de ahora, el nombre Rooibos está más “protegido” dentro de la Unión Europea. Es decir, otros productos que no cumplan los requisitos (producción en Sudáfrica, características, calidad, etc.) no podrán usar la denominación Rooibos. Los consumidores que compren esta infusión tendrán con esta calificación garantías sobre el origen y los métodos de producción del alimento. También están prohibidos los usos evocadores de estas designaciones por parte de terceros (por ejemplo, «tipo Rooibos», «tipo Red Bush», «estilo Rooibos» o «imitación de Red Bush»).

Además, una denominación de origen protegida tiene que cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser originario de un lugar determinado, una región o incluso un país.
  • Tener una calidad o características ligadas fundamental o exclusivamente a un medio geográfico particular y a sus circunstancias.
  • Producirse en su totalidad en la zona geográfica a la que se refiere.
  • Una vez reconocido el sello, solo los productos que cumplen los requisitos pueden llevar el sello identificativo en la etiqueta.

El Consejo Sudafricano de Rooibos estimó que las ventas totales de rooibos en 2020 equivalieron a 6 mil millones de tazas de té, cerca de una taza por humano en la Tierra. También comentó que la mitad de la producción se consume localmente, mientras que la otra mitad se exporta a más de 60 países. En 2019, los mayores mercados de exportación fueron Alemania (28%), Japón (22%), los Países Bajos (9%) y el Reino Unido (8%). En España, en cambio, preferimos otros tipos de té, aunque el café sigue siendo la bebida más consumida.