¿Tienes perro? Estas son sus enfermedades más letales

Al igual que cualquier ser vivo, incluido nosotros los humanos, los perros cuentan con una serie de enfermedades que a día de hoy siguen siendo muy graves y mortales para ellos si no se ataca a tiempo. Si tenemos un perro, debemos saber que no es solo darle mimos, educarle, comprarle pienso de calidad y sacarlo a pasear, también está rodeado de peligros que acechan cada día y vamos a decir qué enfermedades mortales para perros son las más comunes.

Las enfermedades mortales para perros son una realidad y algo nos dice que van a seguir siéndolo durante varios años o décadas. Se trata de una serie de enfermedades que atacan a órganos concretos, algunas son contagiosas por aire como la tos de las perreras, otras son bacterias y parásitos como el gusano del corazón, también hay otras por intoxicación por comer alimentos de humanos que no deberían bajo ningún concepto como el chocolate, hay enfermedades también que son degenerativas y existe el cáncer, también.

Como vemos, tener un perro es casi como tener un hijo, que cada día de su vida hay decenas de peligros acechando y hay que evitar que no los sufra. A lo largo de este texto vamos a conocer las enfermedades mortales para perros que son más comunes en la actualidad.

Parvovirus canino

Se trata de una enfermedad muy grave y que si tenemos un cachorro en casa debemos acudir de inmediato a un buen veterinario. Son síntomas muy claros y aquí cada minuto cuenta, no vale decir eso de «estará cansado», «mañana ya está bien», «ponle latita». No, todo eso nos hace perder el tiempo y empeorar su salud hasta el punto de poder perderle a él para siempre.

Existe vacuna contra el parvovirus que se pone a las 6 semanas y después otra de recordatorio a los 2 meses llamada polivalente. Los perros de criaderos (legales e ilegales) y los nacidos en protectoras y refugios, así como los cientos de cachorros que nacen en la calle abandonados son los más propensos a sufrir el parvovirus. Esto sucede por estar en contacto con heces infectadas.

Sus síntomas más evidentes son la diarrea severa, pérdida rápida de peso, vómitos, inestabilidad, decaimiento, etc. Si la enfermedad avanza sin control, se dañan severamente sus intestinos y su sistema inmune hasta el punto de sufrir un shock séptico.

Parvovirus, una de las enfermedades mortales para perros

Torsión gástrica

Es una de las enfermedades mortales para perros más comunes desde hace años, pero aun así sigue siendo de las más desconocidas. Los perros más propensos a sufrirla son aquellos que devoran la comida, es decir, engullen en lugar de masticar y tragar, pero también hay otras causas, como poner al perro a practicar deporte sin haberlo dejado descansar y hacer la digestión.

Todo esto aumenta las probabilidades de que el estómago de nuestro perro se inflame y aumenta también las probabilidades de que haya una torsión. No es ninguna tontería, este hecho produce muchísimo dolor, ya que, al girar el estómago, los fluidos y gases no se expulsan del órgano y su vida corre grave peligro.

Para detectarlo a tiempo, debemos fijarnos en el estómago del animal, si está muy inflamado, duro, dolorido, si el perro le cuesta andar, llora, está inquiero, saliva mucho, etc. es hora de salir corriendo al veterinario.

Enfermedad de Lyme

¡Cuidado con las garrapatas! Estos parásitos pueden causar muchísimo daño a nuestro animal, partiendo de la base de que también puede afectar a los humanos. Las garrapatas que transmiten esta enfermedad suelen encontrarse en la naturaleza, en parajes abiertos, ya que se les conoce como las garrapatas del ciervo.

Si vamos con nuestro perro de ruta por la montaña, picnic, acampada y demás, sería conveniente renovarle el collar antiparasitario y reforzarlo con una pastilla, spray o pipeta, según nos recomiende nuestro veterinario.

Con que la garrapata haya estado adherida a nuestro can unas 18 o 20 horas ya es suficiente para que muestre síntomas como cojera en extremidades, rigidez, falta de apetito e incluso fallo renal si la enfermedad no se detecta a tiempo. Recomendamos revisar todo el cuerpo del perro, incluido pliegues y entre los dedos.

Insuficiencia renal

Es una enfermedad muy común, sobre todo en perros ancianos, las causas son varias, pero el estilo de vida y la alimentación son los que más provocan este tipo de fallos renales. También hay enfermedades infecciosas como la que hemos explicado en el apartado anterior o incluso fallo renal por medicamentos.

La insuficiencia renal se desarrolla paulatinamente y es irreversible, por eso aprovechamos la ocasión para pedir una revisión veterinaria para nuestro perro y ser capaces de alejar lo máximo posible esa enfermedad mortal de nuestro amigo peludo. Incluso la limpieza dental influye en si nuestro perro desarrollará insuficiencia renal o no, ya que esas bacterias bucales entran en el torrente sanguíneo y pasan al corazón y a otros órganos como los riñones.

Gusano del corazón

Una de las enfermedades mortales para perros más silenciada del panorama actual. Muy pocas personas saben de su existencia y sí, es una enfermedad que se puede prevenir. El gusano del corazón no se contagia como la tos de las perreras, sino que hace falta que llegue un mosquito y le arruine la vida a nuestro perro.

A través de la picadura de un mosquito infectado, este gusano se aloja en el corazón y es difícil detectarlo hasta que ya no está muy avanzada la enfermedad. Podemos usar collares antiparasitarios especiales para los mosquitos, pastillas, pipetas, espray y otras soluciones que nos explicará el veterinario.

También afecta a gatos, pero solo hay tratamiento eficaz para perros. Lo mejor es consultar con un veterinario y que él nos guie. Si vemos que nuestro veterinario no le da importancia, recomendamos buscar una segunda opinión, ya que las zonas donde hay más mosquitos peligrosos están ya muy extendidas en España.

La tos de las perreras es una de las enfermedades mortales para perros más comunes

Tos de las perreas

Los perros también se resfrían, pero no es lo mismo un resfriado normal por los cambios de temperatura como nos pasa a nosotros, que la tos de las perreras. Se trata de una de esas enfermedades mortales para perros que, si no actuamos rápido, nuestro can podría pasarlo bastante mal.

Existe una vacuna que se pone a partir de los 6 meses de edad, por lo que los cachorros son más propensos a contagiarse de esta enfermedad. Si es un perro recogido de la calle, debemos consultar con nuestro veterinario qué vacunas podemos ponerle lo antes posible, tanto por su bien, como por el de los demás perros con los que se junte.

Los síntomas de la tos de las perreras son falta de apetito, estornudos, goteo nasal, fiebre, letargia, tos fuerte que suena como una bocina, etc. Son síntomas muy similares al moquillo, pero se trata de tos de las perreras y solo el experto sabrá qué tratamiento administrar.

Cáncer

La misma palabra que nos hunde la vida a los humanos, también afecta a los perros. Los perros y los humanos compartimos más de 300 enfermedades y una de ellas es el cáncer. Hay todo tipo de cánceres y están alertando de que cada vez es más común, ya que el 50% de los perros adultos desarrollará cáncer alguna vez.

Se trata de una de las principales causas de muerte en perros y no hay forma real de prevenirlo, salvo una buena alimentación, mantenerse activo, no fumar delante del perro, evitar otras enfermedades, mantenerlo con un estado de salud optimo, cumplir con el calendario de vacunación, desparasitación, limpiezas, etc.

Es importante hacer revisiones semestrales si nuestro perro ya es adulto para poder actuar lo antes posibles. Además, un cambio casi radical en el comportamiento y en los hábitos del perro, pueden ser un indicativo de que algo no está bien.

Leishmaniosis

Es una enfermedad que ha estado invisibilizada durante años, pero ahora por fin ya se está creando conciencia y se le da la importancia que merecen los calendarios de vacunación, incluyendo la vacuna de la Leishmania, utilizando collares antiparasitarios especiales contra los mosquitos, usando espray, pipetas y potras soluciones.

Si nuestro perro no recibe el tratamiento adecuado, puede morir en cuestión de pocos meses, además, será una muerte lenta y angustiosa. Los síntomas más claros del contagio de esta enfermedad en el estado de ánimo, la caída del pelo, pérdida de peso severa, diarreas y vómitos, sangrado nasal, etc.

¡Sé el primero en comentar!