¿Tu gato tiene caspa? Así puedes eliminarla

¿Tu gato tiene caspa? Así puedes eliminarla

Sofía Pacheco

La caspa es algo relativamente normal, pero es un indicativo de que algo no está bien, sobre todo en gatos. Si nuestro gato tiene caspa, vamos a explicar a qué puede ser debido, ya que hay más de 5 causas posibles, también diremos cómo eliminarla y cuándo hay que acudir a un profesional. Hay que estar muy pendientes de las causas, ya que podrían ser parásitos que se conocen como «caspa caminante».

Los gatos son animales que saben cuidar muy bien de sí mismos y se acicalan varias veces al día para mantenerse limpios, pero a veces eso no es suficiente y surgen problemas en su piel. La caspa es habitual en humanos y también en gatos y denota cierta sequedad en el cuero cabelludo, por eso a veces vemos motas blancas flotando encima de su pelaje.

A lo largo de este texto vamos a explicar cuáles son las causas de la caspa en gatos, cómo podemos tratarla para hacerla desaparecer y cuando hay que acudir al veterinario. La piel de nuestro gato se renueva de ahí que a veces veamos caspa en su pelaje, pero en ese caso ha de ser poca cantidad, si vemos muchas motas blancas entonces hay que dar con la causa concreta para poner solución rápida y evitar males mayores.

¿Qué es?

En pocas palabras, la caspa es piel muerta que se desprende del cuero cabelludo. Los gatos son animales que están cubiertos de pelo, por lo que todo su cuerpo es cuero cabelludo. Esa caspa se desprende y se queda adherida al pelaje, es algo normal y natural, salvo que haya gran cantidad, ya que eso denota que algo no está yendo bien.

Las células de su piel se renuevan con asiduidad como pasa en los humanos, así que, si cepillamos a nuestro gato y vemos caspa, debemos saber que es habitual y es la piel muerta que se ha desprendido, así que esos puntitos blancos no deben preocuparnos.

Luego lleva el exceso de descamación, y eso si es lo que debe preocuparnos, ya que está provocada por diferentes causas que veremos en el siguiente apartado. Esa caspa es un signo claro de que algo está fallando en su piel y en su organismo, y debemos poner solución rápida antes de que lleguen los picores, que, a su vez, dará lugar a piel enrojecida, caída de pelo, heridas, malestar, irritación, etc.

Posibles causas

Las causas de la caspa en gatos son variadas y debemos afrontarlas todas, sobre todo el tema alimentación y el posible sobrepeso y la caspa denominada «caspa caminante» que parecen pequeños caminantes blancos, y no, no nos referimos a Juego de Tronos, son unos parásitos muy particulares.

Dos gatos lavandose

Alimentación

Una mala alimentación puede dar lugar a problemas en la piel como caspa, dermatitis y alergias. Por eso es de vital importancia ofrecer siempre una alimentación completa y de calidad a nuestro gato. Las dietas pobres en nutrientes, que suelen ser los piensos de baja calidad, así como alimentación poco variada, ocasionan problemas en la piel de nuestro felino, por eso es un aspecto que debemos mimar.

Y un detalle importante, si tenemos dos gatos en casa (o más), uno con caspa y otro no, no debemos descartar el hecho de que la alimentación sea un detonante, ya que no afecta igual o al mismo tiempo a un animal que a otro.

Sobrepeso

El sobrepeso en sí no provoca caspa en gatos, lo que lo provoca es la falta de movilidad. Es decir, una característica de los gatos es su alta flexibilidad, pero cuando están gordos y sufren sobrepeso no mueven moverse bien, por lo que no pueden limpiarse adecuadamente. Es más, puede que dejen de hacerlo porque se sienten incómodos, de ahí que la obesidad en gatos sea tan peligrosa.

Al no lavarse, puede dejar zonas de su cuerpo secas y provocar la caspa en gatos. Será un profesional el que nos tenga que confirmar si esto se debe a su sobrepeso o no, pero es un detonante muy común, sobre todo en gatos caseros con poca actividad física y pienso no apto para ellos. Si está esterilizado o si vive en un piso, hay piensos especiales.

Parásitos

Aquí llega lo que hemos comentado antes de la caspa caminante, que son motitas blancas que camina por el pelaje de nuestro gato. Se trata de un ácaro conocido como Cheyletiella y es común en michis y en otros animales. A simple vista son motas blancas de piel muerta, es decir, caspa común, pero si nos detenemos y fijamos la vista en alguna de esas motas notaremos unos leves movimientos.

Solo un veterinario puede poner fin a esa infestación, de hecho, desde ya recomendamos limpiar bien las zonas donde se acuesta el gato, fregar con desinfectante sus areneros, lavar mantas, camas, cojines, etc. Así durante todo el tratamiento.

Piel seca

Es muy común que por la piel seca surja la caspa en gatos. Esto puede darse por una mala alimentación que no hidrata ni nutre su piel, por falta de higiene, por ácaros e incluso por exceso de lametones. Pero la piel seca puede darse también por vivir en un entorno seco y con baja humedad, por lo que deberíamos colocar plantas no venenosas para gatos, colocar un humidificador, o alguna otra solución para aumentar el porcentaje de humedad en la casa.

Dermatitis

Algo común en animales, dado los niveles de contaminación actuales en muchas ciudades, alergias mal curadas y mala calidad de la alimentación. En concreto los gatos pueden padecer un tipo de dermatitis que a menudo se confunde con caspa. La causa suele ser algún tipo de alergeno que hay en el ambiente y es difícil detectarlo, o también porque estamos usando algún tipo de producto que les irrita, e incluso le estamos ofreciendo algún alimento prohibido y le está causando esa reacción.

Estrés

Los gatos son muy sensibles al estrés, y no es una exageración. Cualquier cambio de casa, gritos, inestabilidad emocional de los dueños, muchos niños en casa, personas desconocidas entrando en casa casi todos los días, ruidos molestos, cambios de cama, visitas al veterinario, viajes en coche, etc. Todo esto les estresa muchísimo y por eso cuando todo vuelve a la normalidad se relajan tanto que pueden dormir hasta el punto de preocuparnos si están vivos, porque parece que están como sedados.

Si el estrés continua en el tiempo, pueden desarrollar caspa. Es por esto que hay que proporcionarles un espacio seguro. Por ejemplo, si estamos de reformas o arreglos en casa, dejemos a los gatos dentro de una habitación segura con sus juguetes y sus camas o mantas.

Gatos jugando

Cómo eliminarla

Para tratar la caspa en gatos hay que acudir a un veterinario y será él quien nos indica qué tipo de caspa es y de donde puede venir, es decir, cual es la causa. Una vez en la consulta, podemos consultar el tema alimentación, lavados, snacks, productos de limpieza del hogar, plantas toxicas, nuevos inquilinos en el hogar, etc.

Si es un problema leve, es decir, lo hemos pillado a tiempo, con cualquier champú y haciendo 2 o 3 cambios básicos en casa, estará solucionado, el problema es cuando va a más. Cuando empieza a habar caída de pelo, sangre, heridas, mucho picor, etc.

Los champús para gatos especiales para curar la caspa son la solución más rápida, siempre y cuando sea la sequedad y no haya otros motivos como estrés, alergias, ambiente seco, mala alimentación, etc. Si nuestro gato no está a acostumbrado al baño, nosotros, por experiencia, recomendamos que lo haga un experto en peluquería canina.

Los cepillados periódicos son muy importantes, ya que el cambio de piel es necesario para todos los seres vivos y el cepillado ayuda mucho. Además, les calma, les alivia picores leves (micropicores), les limpia, evita el exceso de pelo, regula su temperatura, etc.

¿Cuándo debo acudir a un especialista?

Debemos acudir a un veterinario cuando los picores de nuestro felino han aumentado hasta niveles donde da dos pasos y se arrasca, cuando hay caída de pelo, heridas, manchas rojas, dolor, piel enrojecida, calvas, mucha caspa, el carácter del animal se torna irritable, no deja que le toquemos, no se lava, etc.

Podemos estar antes un episodio severo, y nuestro gato necesita ayuda. Esto es señal de que puede tratarse de una conjunción de varias causas, es decir, alergia y dermatitis, ácaros y piel seca, u otros. No deberíamos dejar pasar mucho tiempo, y más si ya fuimos al veterinario y el tratamiento no ha servido para nada.

¡Sé el primero en comentar!