Es posible que sea la primera vez que oyes hablar del síndrome del limpiaparabrisas, incluso habrás pensado que está relacionado con los brazos, ¿verdad? Pues nada tiene que ver, este síndrome también es conocido como la cintilla iliotibial y la sufren un 10% de los ciclistas y corredores de fondo.

Te contamos qué es exactamente, por qué se produce, cuáles son sus síntomas y cómo se puede tratar.

¿Qué es el síndrome del limpiaparabrisas?

Este síndrome se refiere a la inflamación de la banda iliotibial, que es el músculo tensor de la fascia lata de la parte superior externa del mundo. Este músculo se encarga de la abducción del muslo y estabiliza la rodilla por la parte externa.

Como decíamos antes, esta lesión se produce en un 10% de los ciclistas y corredores de fondo, así que muchos la conocen como la rodilla del corredor, del saltador síndrome del limpiaparabrisas. Es también muy común en deportistas que realizan triatlón, ya que se mezclan ambas actividades físicas.

Cuando nos sometemos a impactos constantes cómo correr o aumentamos la tensión que puede soportar la fascia lata, la banda iliotibial puede inflamarse por la constante fricción.

Existen numerosas causas que pueden provocar esta lesión en la rodilla, como por ejemplo una mala pisada al correr, debilidad en los abductores de la cadera o una descompensación de los miembros. También es posible que surja por un sobreentrenamiento, por correr cuesta abajo, por no llevar una buena alimentación, por falta de descanso o por utilizar una zapatilla inadecuada.

¿Qué síntomas se producen?

Cuando padecemos el síndrome del limpiaparabrisas, lo más común es que suframos un dolor agudo al correr o realizar cualquier tipo de ejercicio físico en el que nuestra rodilla se tengan que flexionar en un ángulo de 30º. Por eso, hay corredores de marcha lenta que padecen un dolor bastante intenso.

A simple vista es posible que no encontremos inflamación evidente, por lo que se tiene que recurrir a un médico para una exploración interna. Sí sospechas que puedes estar sufriéndolo, acuéstate boca arriba en una superficie plana y eleva la pierna manteniendo un ángulo de 30º. En caso de sufrir mucho dolor, es posible que sufras el síndrome del limpiaparabrisas. Acude a tu médico cuanto antes para que realice las radiografías necesarias.

¿Se puede curar?

Por supuesto, para adentrarnos en una completa curación de la banda iliotibial es necesario que se reconstruya el tejido. Así que deberás dejar de hacer deporte de manera provisional, deberás recibir fisioterapia y, dependiendo del médico, es posible que también se te realicen infiltraciones un operaciones.