Las flexiones son un gran ejercicio para agregar a tu rutina de entrenamiento, ya que trabajan los músculos en todo el cuerpo. Principalmente, las flexiones se centran en la parte superior del cuerpo, trabajando el pecho, los brazos y la parte superior de la espalda, pero también activan los músculos centrales y de las piernas al mantener una posición de tabla recta.

El dolor muscular, especialmente si no estás acostumbrado a hacer este ejercicio, es normal. Si el dolor no comienza a disiparse después de unos días, puede ser un signo de una lesión más grave. El dolor de hombro debido a las flexiones puede ocurrir por el movimiento repetitivo de las flexiones, especialmente si se realizan de forma incorrecta. Esto puede ejercer presión sobre el manguito de los rotadores y causar lesiones.

Tipos de lesiones del manguito rotador

El manguito rotador se compone de cuatro músculos y tendones que se unen al omóplato, la parte superior del brazo y las costillas. Estos tendones ayudan a que la articulación del hombro gire.

La tendinitis del manguito rotador es una lesión común. Es la inflamación de uno de los tendones en la articulación del hombro. La inflamación puede hacer que los tendones se debiliten y eventualmente ocasionen una rotura en el tendón. La bursitis del hombro es la inflamación del líquido que lubrica los tendones del manguito rotador.

Además de las flexiones, otros tipos de movimientos repetitivos también pueden dañar el manguito de los rotadores, como la natación, los trabajos de construcción y la pintura. Los movimientos repentinos o incorrectos, como tirar mientras se practican deportes o arrancar una cortadora de césped, también pueden causar lesiones.

¿Cómo se diagnostica la lesión?

Si sientes dolor en el hombro o la parte superior del brazo y dura más de una semana, consulta a tu médico. El dolor en el manguito de los rotadores debido a las flexiones puede deberse a una lesión que puede empeorar y durar años si no se diagnostica y trata adecuadamente.

Tu médico realizará un examen físico y te pedirá que realices varios movimientos para determinar la ubicación de la lesión. También se puede requerir una resonancia magnética o una radiografía.

¿Qué tratamiento existe?

En muchos casos, el tratamiento lleva de cuatro a seis semanas, aunque puede llevar más tiempo, dependiendo de la gravedad de la lesión. Las opciones de tratamiento pueden incluir reposo, medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, inyecciones de corticosteroides y fisioterapia. Algunas roturas pueden requerir cirugía para reparar la lesión.

Ciertos estiramientos y ejercicios ayudarán a aliviar el dolor y fortalecer el manguito rotador. Consulta a tu médico o fisioterapeuta antes de realizar cualquier ejercicio con una lesión en el manguito rotador.

Prevención de lesiones al hacer flexiones

La forma adecuada ayudará a prevenir el dolor de hombro por las flexiones:

  • Comienza en una posición de tabla. Tus manos deben estar debajo de tus hombros con tus brazos rectos.
  • Estira las piernas y mantén el cuerpo recto y la columna vertebral en una posición neutral.
  • Dobla los codos para bajar el pecho cerca del suelo.
  • Estira los codos para elevar tu cuerpo nuevamente a la posición inicial.
  • Mientras realizas la flexión, mantén tu core apretado y recto. No permitas que tu espalda se hunda o que tus caderas se eleven.

Realizar la flexión demasiado rápido o bajar demasiado con una posición incorrecta del codo puede causar una rotación externa extrema en tu hombro y contribuir a problemas en el manguito de los rotadores. Haz el movimiento lo más suave posible para evitar sacudir tu hombro.

Si no estás en forma o simplemente acabas de empezar a hacer flexiones en tu rutina de ejercicios, comienza con bajas repeticiones a medida que aumentas la fuerza. También puedes intentar variaciones de flexiones, como una flexión de pared.