Levantar peso con Vans, ¿es una zapatilla adecuada?

Las marcas gastan una tonelada de dinero para que nosotros gastemos nuestros ahorros en proteger los pies durante el entrenamiento. Últimamente, las Vans se han convertido en uno de los calzados más usados para entrenar fuerza.

Lo cierto es que ninguna zapatilla nos hará saltar más alto ni correr más rápido. Tan solo «protegen» las articulaciones de la parte inferior de la pierna, como el arco del pie y el tobillo. Sin embargo, hay zapatillas que en realidad podrían hacer más daño que bien. Hay quienes defienden el levantamiento de peso descalzo para rendir mejor, aunque en muchos gimnasios no está permitido entrenar sin zapatillas.

En el caso de tener dudas sobre si comprar unas zapatillas de esta marca para hacer powerlifting, recomendamos seguir leyendo. Y no, no estamos patrocinados por Vans. No nos dan dinero ni zapatillas gratis, tan solo pensamos que son una de las mejores opciones para el entrenamiento de fuerza.

¿Qué tipo elegir?

El diseño de todas las zapatillas Vans se caracteriza por ser duradera y ligera. Están hechas de materiales resistentes, y casi todos los modelos tienen una parte superior de lona, ​​que funciona bien para levantar peso. Sin embargo, algunos modelos incluyen elementos de piel, textil o ante, ya sea para reforzar determinadas partes o añadir un toque estético más llamativo. Lo mejor es elegir un modelo que ofrezca mayor durabilidad para extender su vida útil.

También debemos tener en cuenta las suelas de las Vans, ya que todas tienen la misma suela pero con diferentes ajustes alrededor de las plantillas. Como tal, la suela está construida con la icónica goma de corte tipo gofre o panal de abejas característico de la marca, que aporta mucha resistencia y durabilidad junto con un agarre liviano. Estas cualidades ayudan a mantener los pies firmemente anclados en su sitio en varios tipos de superficies. La resistente suela de goma también absorbe los golpes e impactos para garantizar que los pies estén cómodos y seguros.

Las plantillas, por otro lado, ofrecen más variaciones en las que pensar. Por ejemplo, algunas Vans tienen plantillas relativamente reducidas con forros de calcetines básicos, mientras que otros modelos albergan plantillas de espuma EVA que absorben los golpes o amortiguación UltraCush HD como una opción de acolchado más importante.

Por último, también deberíamos considerar comprar un modelo Vans con plantilla removible para que podamos limpiarlas fácilmente. Esto ayudará a mantener las zapatillas con un olor fresco y sin sudor.

zapatillas vans para entrenar

Ventajas de usar Vans en entrenamientos de fuerza

Es probable que hayamos comprado un calzado especial para powerlifting o CrossFit y nos hayamos quedado sin ahorros. No son baratos, pero las Vans pueden ser la gran alternativa. Pensar que lo barato sale caro a largo plazo, no tiene por qué suceder con esta marca. A continuación desvelamos los grandes beneficios de usar estas zapatillas para entrenar fuerza en el gimnasio.

Tienen drop cero

Desde los años 60, Vans se diseñó con un «drop cero». Este término se refiere a la ausencia de amortiguación en la suela de la zapatilla, desde el talón hasta la punta. Esto es beneficioso para los levantadores de peso porque una suela sin caída proporciona una gran estabilidad ya que mantiene la posición natural del pie.

A muchos levantadores les gusta ejercitarse con menos soporte de arco, ya que empuja el arco para hacer más trabajo y les permite «sentir el suelo» mucho más, lo cual es importante en ejercicios como sentadillas y peso muerto donde el equilibrio y la estabilidad son críticos.

Tienen una suela plana antideslizante

Elegir Vans cuando se trata de levantar peso tiene la clave en la suela plana, firme y antideslizante. La exclusiva suela de nido de abeja de deslizamiento cero es lo suficientemente dura como para permitir empujar contra el suelo en peso muerto y sentadillas.

Por supuesto, la suela de una zapatilla Vans no es tan firme como la de las Converse, pero ofrece una fricción decente y un rendimiento cómodo. La mayor fricción de una suela plana aumenta la fuerza de reacción del suelo, lo que aporta una respuesta de entrenamiento más sustancial.

Transpiran

Las Vans están hechas de una lona de primera calidad, que es una tela de tejido liso. Es muy duradero y resistente, especial para mantener el pie bloqueado en su sitio sin dejar de tener cierto nivel de flexibilidad.

Además, ofrece una buena transpirabilidad para evitar que el interior se caliente demasiado durante los entrenamientos. Esto evitará tener los calcetines sudados mientras entrenamos, aunque no son impermeables a las lluvias. Si las usamos un día de lluvia, es mejor cambiarnos de zapatillas al llegar al gimnasio para no resbalarnos.

Son duraderas

Las Vans fueron diseñadas originalmente para que las usen los patinadores cuando se suben al skate. Es posible que cualquiera de nosotros las haya usado para montar en monopatín cuando era pequeño o adolescente, o incluso aún lo haces.

Además, cuando estamos levantando peso a través del plano lateral, nos agarramos al suelo con el pie lateral a la inercia. ¿Qué significa esto? Que la costura lateral y la puntera de las Vans tenían que ser realmente resistentes para soportar la fuerza opuesta, de lo contrario el zapato se estropearía.

Son unas zapatillas que durarán mucho tiempo si las usamos para levantar peso. Incluso pueden ayudarnos a añadir algo de entrenamiento de velocidad lateral y agilidad a la rutina general de ejercicios.

Tienen caña alta o baja

Las zapatillas de caña alta se extienden por encima del tobillo para ayudar a mantener la postura normal del cuerpo, mientras que los de caña baja ayudan a mantener el tobillo algo abierto para una mayor flexibilidad.

Las Vans están disponibles en modelos de caña alta y baja, por lo que podemos elegir el que prefiramos según nuestro estilo y el tipo de ejercicio que queramos realizar. Normalmente, los levantadores de peso prefieren una caña más baja para permitir que el tobillo se flexione con total libertad.

Son asequibles económicamente

Si somos un deportista con un presupuesto ajustado, lo normal es que no queramos mirar unas zapatillas especializadas que cuesten alrededor de 200€. Las Vans pueden ser suficientes para hacer el mismo trabajo por la mitad de precio.

Es cierto que las Vans no son las mejores zapatillas para powerlifting, pero son lo suficientemente buenas cuando no podemos pagar nada más o si solo levantamos de vez en cuando. Sin embargo, si entrenamos casi a diario, lo recomendable es usarlas en ejercicios concretos, como sentadillas y peso muerto.

entrenar con vans

Ejercicios de levantamiento a evitar con Vans

Aunque estas zapatillas son excelentes para levantar peso, tienen algunas desventajas. Por ejemplo, la punta de las Vans es bastante firme, lo que puede contraer los pies en cualquier levantamiento en el que tengamos que doblar los pies o los dedos de los pies. A continuación, desvelamos algunos ejercicios que deben evitar con Vans.

Zancadas

Las zancadas son probablemente el ejercicio número uno que debemos evitar al usar Vans. Cuando hacemos este movimiento, una gran parte del ejercicio consiste en doblar el pie por la punta del pie.

Debido a la forma en que están hechas las Vans, hace que los entrenamientos como este no solo sean más difíciles sino también perjudiciales para el calzado en sí. Cuando hagas zancadas, mantente alejado de las Vans y los zapatos de lona. Esto provocará que se abran por los laterales y se despegue la goma de la tela. Además, es posible que se raje la suela.

Elevación de gemelos

Las elevaciones de gemelos también suelen incluir doblar los dedos de los pies para que podamos activar el músculo de la pantorrilla. Aunque este ejercicio son excelentes ejercicios, deben evitarse mientras usamos Vans por la misma razón por la que debemos mantenernos alejados de las zancadas.

Otros ejercicio que hacen este mismo movimiento son el perro hacia abajo, saltar la cuerda, estiramiento de pantorrillas de pie en la pared, elevación de pantorrillas sentado, etc.

Ejercicios de agilidad

Muchos ejercicios de agilidad requieren que nos pongamos de puntillas, implicando movernos rápidamente. Debido a esto, las Vans son horribles para los ejercicios de agilidad. Si estamos haciendo algún tipo de entrenamiento de agilidad, se recomienda usar un par de zapatillas para especiales para entrenamientos de intensidad o para running.

En cuanto a ejercicios de agilidad nos referimos a ejercicios de saltos, salto al cajón, saltos métricos, subir a la cuerda, etc.

Cardio o correr

Sabemos que algunas de estas cosas no son propias de levantadores de peso, pero debemos evitarlas independientemente de cuando usemos Converse, Vans o cualquier tipo de zapato de lona.

Aunque las zapatillas como las Vans son excelentes para levantamientos como sentadillas y peso muerto, son malos para ejercicios cardiovasculares, para correr o para la mayoría de los tipos de ejercicios de «acondicionamiento físico». Si hacemos cosas como estas, es mejor ceñirse a los zapatos para correr.

¡Sé el primero en comentar!