Si quieres empezar a correr, tus zapatillas serán tu arma de batalla. Más allá de la estética, marketing o marcas, las zapatillas son las encargadas de absorber el impacto de todo tu cuerpo con el suelo, así como disminuir las vibraciones de cada zancada. En la actualidad existen infinidad de modelos, marcas y tipos de zapatillas, y gastar mucho dinero en unas que no sean para ti será un gran error. Por eso os recomendamos una serie de consejos para no fallar comprando tus primeras zapatillas.

Vigila la pisada

Hace unos años un spot de la cadena de equipamiento deportivo Decathlon ponía en la jerga popular esa famosa frase de si eres pronador o supinador. Lo que parecía humor, es muy importante a la hora de elegir unas zapatillas. Una mala pisada puede llevar a lesiones de tobillo o espalda, y saber como es la tuya es clave.

Un supinador apoya la parte exterior del pie, y un pronador la interna. A su vez también existirá la pisada neutra, que apoya todo el pie recto. Acudir a un podólogo para conocer tu pisada y que te hagan un estudio biomecánico es un acierto, y si no, apostar por unas zapatillas neutras para empezar tampoco es mala idea.

Si apuestas por unas neutras, ¡no gastes mucho dinero!

Tiendas especializadas

Hace unos años era complicado obtener asesoramiento para comprar unas zapatillas, pero hoy día tanto a nivel físico como online son muchísimas las tiendas que pueden ayudarte en tu compra.

Si te decides por una tienda online, piensa que internet es inacabable, así que recurre a YouTube u otras plataformas para ver análisis de las zapatillas. A su vez, piensa también que la amplia mayoría de las tiendas permiten devoluciones gratuitas, así que no dudes en comprar unas, y si no te gustan, probar con otras.

Por el contrario si vas a una tienda física, pregunta todo lo necesario. En grandes almacenes ya llegan a hacer hasta estudios de la pisada, y en otros muchos los dependientes son expertos en la materia. Eso sí, evita fines de semana y festivos. ¡Qué todo el tiempo sea para ti!.

Por último, ¿sabías que el pie se dilata durante el día? A la tarde nuestro pie será ligeramente más ancho, por lo que comprar unas zapatillas por la mañana será un error. Espera a última hora de la tarde para pasarte por la tienda.

Ojo con el tallaje

Uno de los grandes efectos de la globalización es que a día de hoy convivimos con cuatro modelos distintos de tallaje. Si bien aquí trabajamos con el modelo europeo, que funciona del 0 al 55 aproximadamente, también se podrá medir una suela con el modelo americano, inglés o japonés.

¿Nuestro consejo? Aprender el americano. Y es que la talla USA es la más asentada en el mundo, y abrir a ese aspecto te permitirá comprar en tiendas de todo el mundo y comparar con muchos más modelos. Todo es buscar una tabla de comparaciones.

Además es importante un par de consejos:

  • Cómpralas medio centímetro más grandes: El pie se hincha y a veces el pavimento hace que se mueva mucho. Ante esto, 0.5cm más de talla será la seguridad de que las zapatillas sean cómodas y seguras.
  • El calcetín influye: Mide el tallaje con el tipo de calcetín que suelas usar en tu día a día cuando ruedas. Hay gente que apuesta por tobilleros finos, u otros por clásicos de deporte más gruesos. Según unos u otros quizá la talla varíe.

¿Amortiguadas o minimalistas?

Zapatillas amortiguadas de running

Por último, al igual que en cualquier tipo de ropa o complemento, en esto de las zapatillas para el running también hay tendencias. Históricamente siempre se había apostado por zapatillas amortiguadas, de suela ancha y con cámaras de aire o algún tipo de sistema para reducir impacto en nuestras carreras.

Sin embargo, la influencia del atletismo en pista ha terminado desembocando en que en la actualidad las zapatillas buscan eliminar cuantos más elementos mejor. Siendo más flexibles y livianas, a cambio apenas tienen amortiguación.

Elegir ir ligero o más acolchado es tu decisión, y sin que se entere nadie: con el auge de las minimalistas las amortiguadas han bajado su precio considerablemente.