El insomnio es un problema que afecta a miles de personas en todo el mundo. Algunos consiguen controlarlo con la introducción de ejercicio físico y hábitos de sueño, pero otros necesitan recurrir a fármacos que les ayuden a dormir. Para evitar tener que llegar al consumo de medicamentos, te presentamos Dreem 2: el wearable que combate el insomnio crónico.

Dreem es la empresa que lleva tiempo intentando desarrollar un dispositivo que se pueda usar diariamente y que mejore la calidad del sueño. Han intentado aplicar el conocimiento científico de sobre cómo dormimos hacia la creación de un mecanismos sencillo y asequible que mida parámetros físicos y, en este caso, poder modificar los factores que perjudican el descanso. 
Hace escasos meses, esta empresa anunció el lanzamiento de Dreem 2, que sustituye al dispositivo que se lanzó en 2017. Cuenta con la aprobación de la FDA como «dispositivo médico clase 2»; es decir requiere notificación previa por tener una determinada utilidad relacionada con la salud.

Como verás, es una especie de diadema pensada para usar mientras duermes, por lo que no te sentirás incómodo por llevarla. Es cierto que se ha mejorado el diseño y la comodidad con respecto a modelos anteriores, además de ser captar e identificar patrones de ondas cerebrales, movimientos corporales y ritmo cardíaco.

¿Es comparable a una pulsera de actividad?

Quizá estés pensando que tu pulsera de actividad ya cumple este patrón del control del sueño. Son muchos los wearables que abordan este hábito, aunque lo único que registran son los movimientos que realizas con la muñeca durante el descanso, para así identificar la fase de sueño en la que estás o cuánto tiempo has tardado en llegar a ella.

La mayoría se centra en contabilizar las horas de sueño, pero no añaden mucha información sobre el insomnio. Con Dreem 2 se pretende pasar a trazar patrones de base fisiológica que expliquen qué pasa durante las horas de supuesto descanso, y si se puede, hacer algo por los corregir problemas. Digamos que es un dispositivo que quiere «liberar a los insomnes de los rastreadores de sueño que han resultado fallidos en el pasado, porque en sí mismos no ayudan a mejorar la calidad del mismo«.

¿Puede realmente ayudarnos con los problemas del sueño?

La tecnología que integra la diadema se gestiona a través de una aplicación, aunque los datos no se recopilan en tiempo real para evitar tener que usar wifi o bluetooth que emitan ondas radioeléctricas. Una vez puesta la diadema e iniciada la calibración, los usuarios reciben unos impulsos de sonido de frecuencia no audible adaptados al ritmo cardíaco, actividad cerebral y movimiento, y que se transmiten por contacto óseo. Durante la noche se determinarán estos sonidos imperceptibles, que según algunos estudios contribuye a mejorar la calidad del sueño más profundo y facilita mantener tiempos de descanso más duraderos.

Al día siguiente podrás ver los resultados en la aplicación del móvil, donde te ofrecen ideas y consejos para mejorar los hábitos personales y de higiene ambiental que te llevarán a mejor dormir. También encontrarás algunos programas de entrenamiento inspirados en la terapia cognitivo-conductual, que es un tratamientod para el insomnio.

Según la empresa, el 80% de los usuarios que padecían insomnio crónico dejan de tener esta situación en un plazo de seis semanas, y la mayoría fueron capaces de conciliar el sueño al cabo de 15 minutos. Dreem 2 tienen un precio inicial de 499 dólares, por lo que entenderás que estás ante un aparato mucho más completo que un simple registrador del sueño.