La ropa para entrenar es algo que debemos cuidar en el aspecto deportivo. Variará si hacemos running, boxeo, fútbol o baloncesto, pero dentro de cada especialidad existen diversas marcas. Si hay empresas con ropa low cost, ¿por qué siguen siendo mundialmente comerciales Adidas o Nike? Seguramente es por el factor motivacional (mezclado con un poco de postureo).

Ropa acorde a tu actividad

En anteriores artículos te hemos comentado la importancia de que elijas ropa técnica, que destierres las camisetas de algodón y que compres unas zapatillas adecuadas a tu pisada. ¿Pero qué ocurre cuando la camiseta de la carrera popular a la que fuiste hace 4 meses empieza a darte coraje? ¿O cuando ves a tu compañero de gimnasio con el último modelo de zapatillas de New Balance?

Efectivamente, entrenar con una camiseta de “Mariscos Manolito” no te motivará de forma duradera en el tiempo. Además de que a la mayoría le da vergüenza subir una foto a Instagram con ropa de propaganda; sin embargo, eso de pagar por llevar en grande el logotipo de una marca es hasta guay.

Siempre te hemos recomendado que no escojas, por ejemplo, tus mallas de running o yoga por el estampado. ¡Pero no vamos a engañarnos! Las marcas saben perfectamente hacernos caer en su trampa.

Las redes sociales son las culpables

¿No sigues en redes sociales cuentas de ejercicios para hacer en el gimnasio? Seguro que la mayoría, en la descripción, te añade la marca de la ropa que llevan puesta. La intención es que la compres pensando en que a ti te quedará igual de bien. Y para qué mentir: también puede ser un extra motivacional para ver cómo progresas en unos meses y notar que tus glúteos ahora realzan esas mallas.

Con las zapatillas ocurre exactamente lo mismo. Está comprobado que no es necesario gastarte 150€ en unas zapatillas para entrenar. Más que nada porque en unos meses estará rebajada. ¿Vale menos porque ha perdido propiedades desde su lanzamiento? ¡No! Pero seguramente haya personas que compren el último modelo para que en el gimnasio sea el foco de las miradas.

No descubrimos nada nuevo: el gimnasio es una nueva pasarela. Cada vez vemos más gente conjuntada y cuidado sus looks para ir a entrenar. En parte sea porque quieren salir perfectos en su foto para las redes sociales y eso, en el fondo, es una forma de “aprobación” por parte de los demás. La intención de subir contenido a las redes sociales tiene como finalidad mejorar nuestra autoestima. Nos gusta que los demás nos digan lo bien que nos queda la ropa, las zapatillas tan chulas que llevamos o los brazos tan definidos que tenemos. Si no buscásemos una repercusión, ¿subiríamos contenido?

El fútbol también influye

Deportes como el fútbol también influyen en la ropa que eligen muchos para entrenar. ¿Juega España esta noche? Verás el gimnasio con camisetas de la Selección. ¿Ganó ayer un partido tu equipo favorito? Seguro que te animas a presumir de camiseta, sobre todo si tienes compañeros de otros equipos.

Sin duda, la ropa influye muchísimo en la motivación para entrenar.