Ventajas de usar un chaleco lastrado en el entrenamiento

Pese a que no es muy habitual ver a alguien entrenar con un chaleco lastrado, te presentamos un accesorio interesante para aumentar la intensidad de tus entrenamiento. No es normal verlo en los gimnasio comunes, pero sí suelen usarse en los BOX de Crossfit; ya sabéis, ahí no se andan con chiquitas.

¿Para qué sirve el chaleco lastrado?

Antes de adentrarnos en sus beneficios, es interesante que conozcamos en qué consiste este chaleco.

Estamos ante una prenda que debe ajustarse perfectamente a nuestro cuerpo para que nos permita realizar los movimientos sin problema. El peso que le añadamos debe estar repartido equitativamente y también debe permitirse añadir o quitar peso dependiendo del ejercicio. Además es importante que el material sea resistente, transpirable y lavable. Ten en cuenta que se va a acumular mucho sudor y olor corporal.

Principalmente, el chaleco lastrado sirve para aumentar la intensidad de tu rutina, con la posibilidad de ayudar a desarrollar músculo. Lo podemos usar en sentadillas, flexiones, dominadas, sprints, subir cuestas, burpees y todo lo que se te ocurra. Podemos compararlo con las tobilleras con peso que usamos para andar o para hacer zancadas. Se trata de trabajar con movimientos naturales, pero aumentando nuestro peso corporal.

¿Qué ventajas aporta a nuestro entrenamiento?

El chaleco lastrado es un material indispensable en los entrenamientos cuando vamos a realizar ejercicios en los que tenemos las manos ocupadas. Sirve como una mochila, aunque distribuye mucho mejor el peso. A continuación conocerás los beneficios de hacer ejercicio con un chaleco pesado.

Aumento de la fuerza y resistencia

Al aumentar el peso en nuestro tronco, sentiremos que tenemos que hacer mayor fuerza. Lo podemos usar tanto en ejercicios anaeróbicos como aeróbicos. Al incrementar el peso, necesitaremos más oxígeno y energía. Así que, con el paso del tiempo, nuestros músculos se tendrán que adaptar y se verán «obligados» a crecer.

Un estudio de la Universidad Tecnológica de Texas realizó un seguimiento a un grupo de jugadores de fútbol americano. Un primer grupo tuvo que entrenar de forma tradicional combinando ejercicios pliométricos y el segundo grupo hizo el mismo entrenamiento, pero añadiendo peso con el chaleco lastrado. Después de 6 semanas, el segundo grupo incrementó su resistencia y fuerza de forma destacable frente al otro grupo.

Mejora nuestra capacidad cardiovascular

Entrenar con peso extra nos hará fortalecer nuestra capacidad respiratoria y le daremos un mejor uso al oxígeno que consumimos. No nos lo inventamos, un estudio que publicó el European Journal of Applied Physiology and Occupational Physiology lo confirma. Al poner casi al límite del esfuerzo a nuestro cuerpo, estamos adaptándolo a cambios en el ámbito fitness. Cuanto más entrenes con este material, la mejora será mucho más notable con el paso de las semanas.

Si antes podías hacer 4 flexiones con el chaleco, en pocos meses serás capaz de realizar 20.

hombre con un chaleco lastrado

No acostumbramos a nuestro cuerpo

Tener siempre la misma rutina, con el mismo peso, puede llevar a que nuestro cuerpo se acostumbre y no mejore sus resultados. Con el chaleco lastrado estaremos motivándolo para que se adapte a los cambios de peso en el entrenamiento. Ten en cuenta que este tipo de material supone unos 10 kilos (o más) de peso sobre nuestro cuerpo. Tendremos la misma sensación de entrenar con sobrepeso u obesidad, ya que los kilos harán incómodo cualquier ejercicio.

Beneficios musculoesqueléticos

Correr con un chaleco de lastre puede aumentar la densidad ósea. En un estudio sobre mujeres posmenopáusicas, hacer ejercicio de manera regular con un chaleco lastrado puede evitar la pérdida de hueso en la cadera. Y se sabe que el ejercicio con pesas es el mejor tipo de ejercicio para prevenir la osteoporosis. Así que puede ser una buena idea comentarle a tu médico si es posible realizar tu actividad favorita con este accesorio deportivo.

Mejora del equilibrio

Como debes estar más pendiente de la postura y la técnica cuando corres con un chaleco de lastre, el uso de este material puede mejorar tu equilibrio mientras corres. Un estudio mostró que el entrenamiento de resistencia regular con chalecos con pesas disminuyó el riesgo de caídas para las mujeres que habían alcanzado la menopausia. Además, al correr o hacer saltos con el chaleco, nuestras articulaciones se irán fortaleciendo debido al impacto contra el suelo.

Posibles peligros del chaleco lastrado

Un chaleco de lastre no debe exceder el 10 por ciento de tu peso corporal. La mayoría de las investigaciones se basan en chalecos que representan del 4 al 10 por ciento del peso corporal de las personas que participan en el estudio. Para aprovechar al máximo tu dinero, busca un chaleco que te permita comenzar con un peso menor e ir añadiendo gradualmente más peso. Normalmente suelen traer bolsillos para introducir placas de peso.

Cuando vayas a comprar un chaleco con pesas para entrenar, prueba diferentes estilos y formas. Un chaleco de lastre debe ajustarse cómodamente al cuerpo, nunca debe quedar demasiado holgado o ajustado. El peso debe sentirse distribuido uniformemente sobre el tronco y el torso. Piensa en que cualquier que roce con tu piel puede producir rozaduras, ampollas o irritación por humedad.

Si estás usando un chaleco de lastre para mejorar tu entrenamiento, ten en cuenta las siguientes precauciones de seguridad:

  • Asegúrate de que los pesos estén asegurados y repartidos de manera proporcionar e igualitaria alrededor de tu cuerpo. Si los pesos se mueven mientras te estás moviendo, podrían hacerte perder el equilibrio y causar lesiones.
  • No empieces a entrenar con un chaleco cargado de un peso que no puedes soportar, o que ni el propio material puede tolerar. Comienza con muy poco peso y aumenta en cada sesión de entrenamiento posterior.
  • Algunos consejos de expertos en culturismo abogan por crear chalecos que representen el 20 por ciento de tu peso corporal. Si estás interesado en llevar un chaleco de lastre tan pesado, debes hablar con tu médico y asegurarte de que tu corazón esté lo suficientemente sano para ese tipo de resistencia y ejercicio cardiovascular.
  • Si te molestan las articulaciones o si tienes osteoporosis, pregúntale a un médico antes de intentar correr con un chaleco de lastre.