La ropa de montaña están creadas con una tecnología que normalmente desconocemos. Cuando se trata de limpiar este tipo de prendas técnicas, es importante que sigamos las instrucciones adecuadas para evitar que se estropeen o huelan mal. La ropa de montaña o trail running es ligera, transpirable e impermeable, por lo que necesitará un cuidado más especial.
Para evitar que tires tu dinero, te damos unos consejos clave para limpiar correctamente toda tu ropa de entrenamiento.

Mira las etiquetas de lavado

El primer consejo, sea la prenda que sea, es mirar el etiquetado con las instrucciones de lavado. Cada fabricante usa materiales diferentes, por lo que es recomendable asegurarnos de que vamos a lavar la prenda correctamente. Da igual si vas a lavar a mano o en la lavadora, en ocasiones requieren cuidados específicos que se mencionan en la etiqueta. ¿Cuántas veces te ha pasado que se te ha quedado detergente en la ropa? ¿O que sigue teniendo un olor raro? Echa un vistazo a los consejos del fabricante antes de nada.

Métela en la lavadora como último recurso

Sé que es un rollo lavar toda la ropa de entrenamiento a mano, sobre todo si entrenamos casi todos los días. Además, con el frío que hace, lo último que apetece es fregar con agua fría cada prenda. Aun así, es aconsejable que laves a mano para evitar que se dañe la ropa con las revoluciones por minuto. En caso de no tener tiempo, pon un programa corto, con agua fría y con una duración breve (con 15 minutos es suficiente).

Cuando haya terminado el programa de la lavadora, saca la ropa cuanto antes y tiéndela al aire libre. No se recomienda meter en la secadora, y seguramente en el etiquetado se especifique. Dejarla al aire libre no quiere decir que esté directamente bajo los rayos del sol. Cualquier fuente de calor puede dañar la ropa técnica. Ten en cuenta que son prendas que secan rápidamente el agua y el sudor, por lo que no tardarán mucho en secarse de forma natural.

Lávala a mano y con agua fría

Para darle una larga vida a la prenda, es necesario que la cuidemos especialmente. Como decíamos antes, la mayoría de los fabricantes, en su etiquetado, recomiendan lavar a mano la ropa de montaña. Pero, siendo realistas, no solemos seguir este consejo. Lo más rápido es meterla en la lavadora y quitarnos de problemas. En el caso de que no te de tiempo a lavarla directamente, déjala solamente en remojo para eliminar el sudor y el barro.

Lo ideal es lavar la ropa de montaña a mano, con agua fría, con las prendas del revés y sin frotar demasiado. Cuando vayamos a enjuagar, debes prestar atención para eliminar todo el jabón de la ropa.

No uses suavizante

En cuanto a los detergentes, los más recomendables son los biodegradables. Además de ser respetuosos con el medio ambiente, son ideales para cuando nos sumergimos en un río o nos meternos en cualquier recoveco de la montaña. ¿Polvo o líquido? Esto es una cuestión de gustos, más que otra cosa. Con los líquidos son más fáciles de disolver y tendremos menos riesgo de manchas en la ropa.

Algo que debes tener en cuenta es no usar suavizante para lavar las ropas técnicas de deporte. Este producto tiene el defecto de estropear los componentes, como el Gore-Tex. Para asegurarnos que nuestra ropa siempre huele bien, lo primero que debes hacer nada más llegar a casa es limpiar el barro y el sudor. El olor suele impregnarse en estas prendas y luego será difícil de quitar, por más que la laves.