Si nos adentramos en la sala de musculación de un gimnasio, encontraremos quiénes nos digan que el uso del cinturón de levantamiento de pesas es fundamental y quiénes digan que es malísimo para la salud. Tenemos asociado el cinturón a deportistas que levantan gran cantidad de peso y lo utilizan a modo de prevención de lesiones. En contra posición tenemos a los que reniegan de él para entrenar puesto que retrasa el desarrollo del core y puede afectar en las articulaciones.

¿Qué es verdad y qué es mentira? Lo que debes tener en cuenta es que si eres un principiante, olvídate de su uso por ahora. Preocúpate de dominar la técnica y coger fuerza, luego pide consejo a tu entrenador.
Es habitual ver que muchos se colocan el cinturón para hacer sentadillas con peso o levantamiento de peso muerto, pero pocos saben que pueden aumentar su rendimiento y no quedar exentos de las lesiones.

¿Se recomienda usar el cinturón de levantamiento de peso?

Hay estudios que demuestran que utilizar el cinturón nos puede ayudar en el rendimiento deportivo, aumentando la fuerza, la velocidad y la estabilidad. A la larga, esto provocará desarrollar más masa muscular y potencia de fuerza; eso sí, teniendo en cuenta que lo usamos correctamente.

¿Ah, que para usarlo no es suficiente con ajustarlo a mi cintura? No te estás poniendo el cinturón que sujeta tus jeans de Zara, sino que lo activarás cuando presiones tus abdominales hacia fuera y contra ellos al ejercitarte. Esto lo que hace es acrecentar la presión intraabdominal para estabilizar la columna vertebral.

Ten en cuenta que, normalmente, este accesorio está enfocado a levantadores de potencia, culturistas y atletas de fuerza. Si tú lo único que haces es entrenar con un peso moderado, ni te plantees su uso.

¿Lo puede usar todo el mundo?

Como te decíamos antes: no. Además de no pertenecer al sector nombrado, es posible que te moleste y no te haga realizar un buen entrenamiento. No insistas. Hay accesorios que no están hechos para todos y tu rendimiento deportivo no se verá afectado para mal si lo evitas.
Evítalo también si sufres hernias o tienes la presión arterial alta. Al forzar la presión intraabdominal, estaremos incrementando los valores de ambos problemas.

¿Existen riesgos en su uso?

Aunque muchos piensen que se evitarán lesiones futuras, es cierto que su (mal) uso puede aumentar el riesgo de lesionarte. Sucede sobre todo si no sabes cómo usarlo o te lo pones mal.

El cinturón no crea un aura que te librará de un mal movimiento o mala técnica. No te lo coloques demasiado bajo, no buscamos una corrección postural como si de un aparato ortopédico se tratase. Y, por supuesto, no caigas en el error de ajustártelo como si fueras una Kardashian con un corsé.