Pregúntale a cualquier alergólogo y te dirán: el aire excesivamente húmedo en tu casa no es saludable.

Cualquier cantidad superior al 60 por ciento proporciona la atmósfera perfecta para que prosperen los ácaros del moho y del polvo, lo que puede causar congestión nasal, irritación ocular, estornudos, tos e incluso sibilancias.

Demasiada humedad también puede causar problemas en tu casa, como deformar o agrietar los muebles y suelos de madera, alentar el crecimiento de moho en las alfombras y permitir que el óxido se acumule en las cisternas de los inodoros y las tuberías de agua. Un deshumidificador puede ayudarte a reducir la humedad en el aire, pero solo es efectivo si lo usas correctamente. Hoy te contamos los errores más comunes que no debes cometer con tu deshumidificador, además de lo que debes tener en cuenta antes de comprar uno.

5 errores que cometes con tu deshumidificador

No estableces el nivel de humedad correcto

El nivel óptimo de humedad relativa es entre 30 y 50 por ciento. Apunta de 30 a 40 por ciento en zonas más frías durante la temporada de calefacción.

Si la humedad es más alta que eso, puede generar ácaros, moho y humedades, y provocar alergias. Ten en cuenta que también es importante asegurarse de que la humedad en tu casa no baje demasiado, lo que puede provocar piel seca, picazón en los ojos y otros síntomas similares a las alergias.

La mejor manera de controlar tu humedad es monitoreando los niveles a través de un termostato de HVAC confiable. Puedes comprar uno por un precio que ronde entre 50 y 300€. Una opción más barata es un higrómetro, que puedes comprar por tan solo diez euros online o en tu farmacia local.

No eliges el lugar o tamaño correcto

El sótano suele ser ideal para un deshumidificador porque la humedad allí suele ser la más alta. Si puedes reducirlo allí, generalmente puedes reducirlo en toda tu casa. Otra razón por la cual el sótano es una buena idea es que generalmente tiene un drenaje, por lo que puedes vaciar el deshumidificador fácilmente.
No quieres que el agua se quede allí, ya que eso en sí mismo puede generar moho, lo que puede desencadenar alergias y otros problemas respiratorios.

Para vaciar un deshumidificador, busca el puerto de drenaje en la parte posterior, desenrosca el tapón de drenaje, conecta una manguera y deja que gotee directamente en el drenaje del sótano.

Si optas por colocar tu deshumidificador en la cocina o el baño, coloca tu higrómetro en otro lugar, ya que la humedad temporal de cocinar o ducharse puede hacer que parezca que tu casa tiene una humedad más alta de lo que realmente es. Esto a su vez puede resecar tu casa, lo que puede resecar tu propia piel, cabello, ojos e incluso la nariz y garganta, lo que lo hace más susceptible a problemas respiratorios.

La mayoría de los deshumidificadores portátiles tienen una descarga de aire montada en la parte superior y se pueden colocar contra las paredes, pero si el tuyo no lo tiene, asegúrate de colocarlo lejos de las paredes y los muebles, para que el aire pueda circular libremente.

ventanas abiertas para deshumidificador

Dejas ventanas y puertas abiertas

Encerrar el espacio permite que tu deshumidificador funcione de manera más eficiente.

Si está en tu sótano y dejas abierta una ventana al exterior en una región con mucha humedad, todo lo que está haciendo es sacar el agua del exterior a la casa, lo que no lo ayudará en absoluto. También permite que entren alérgenos externos como el polen o el moho.

No lo vacías con regularidad

La mayoría de los deshumidificadores portátiles usan un cubo de plástico extraíble y luces de advertencia para indicar cuándo el cubo está lleno y necesita vaciarse.

Por lo general, hay un apagado automático cuando el cubo está lleno, por lo que no tendrás que preocuparte por el desbordamiento del cubo. Pero si el agua en el depósito se deja por un largo período de tiempo, podría causar que el moho comience a crecer en tu deshumidificador. Esto podría desencadenar una reacción alérgica o, incluso si no tiene alergias, irritar los pulmones.

Si tienes problemas para acordarte de si lo vaciaste o no, considere comprar un deshumidificador que venga con un accesorio que te permita enganchar una manguera directamente al depósito. Esto se puede dirigir a un drenaje de suelo o bomba de sumidero, por lo que no es necesario vaciarlo.

No lo limpias lo suficiente

Mientras que tu deshumidificador absorbe la humedad del aire, también atrae cosas como el moho, la humedad, las bacterias, el polen y polvo, lo que significa que es imprescindible mantenerlo limpio. Intenta limpiarlo semanalmente.

La mayoría de los modelos nuevos tienen una luz indicadora que te indica cuándo es el momento de darle una limpieza. Sigue los consejos del fabricante que se encuentran en el manual de instrucciones.

Pero no olvides desconectarlo, y limpiar todas sus partes: el depósito, el filtro de aire y el filtro del depósito, con jabón y agua tibia. Esto se debe a que la humedad del aire puede comenzar a acumularse dentro de ellos, lo que puede alentar el crecimiento de moho. Deja que se seque al aire antes de comenzar de nuevo, y si puede, aspira cualquier suciedad residual con el pequeño accesorio de tu aspiradora.

¿Qué debes saber antes de comprar un deshumidificador?

Antes de comprar uno, ten en cuenta estas tres consideraciones:

Busca un modelo ecológico

Puedes esperar pagar entre 10 y 15€ al mes para tener un modelo residencial típico, y muchos consumen más de 1.000 kWh de energía al año. Pero puedes reducir el uso de electricidad, y el costo, al invertir en un modelo ecológico.

Estos modelos deben cumplir con ciertas pautas para obtener un sello de aprobación ecológico. Para los deshumidificadores, eso significa que usan bobinas de refrigeración, compresores y ventiladores más eficientes para eliminar la misma cantidad de humedad que una unidad convencional de tamaño similar, pero usan casi un 15 por ciento menos de energía.

Mide tu espacio

Querrás obtener un deshumidificador del tamaño adecuado para la habitación, así que asegúrate de medir el espacio. Una habitación húmeda de menos de 440 metros cuadrados generalmente solo necesita un deshumidificador de 30 litros, mientras que un espacio más grande puede requerir 50 o incluso 70 litros.

En caso de duda, elige el tamaño más grande, ya que puedes configurarlo de manera más baja y, por lo tanto, reducir el uso de electricidad y reducir tus facturas de luz.

Haz arreglos para reducir la humedad

Incluso el deshumidificador más eficiente no funcionará bien si tienes demasiada humedad exterior que se filtra en casa. Intenta realizar las siguientes mejoras simples en el hogar:

  • Extiende las bajantes de las canaletas lejos de los cimientos de tu casa y asegúrate de que ambas estén despejadas y abiertas.
  • Asegúrate de que tu secadora esté ventilada adecuadamente al aire libre.
  • Repara cualquier grifo exterior con fugas.
  • Usa ventiladores en tu cocina y baños.
  • Si tu casa tiene aire acondicionado central, instala una ventilación de aire acondicionado en el espacio más húmedo de tu casa (generalmente tu sótano). Esto ayudará a deshumidificar y mejorar el flujo de aire entre las partes más húmedas de tu casa y las partes más secas.