¿Cómo hacer la postura del Loto?

¿Cómo hacer la postura del Loto?

Irene Torres

Como ya sabemos, el yoga se expande cada vez más como una práctica de innumerables aportaciones. Se utiliza de una forma muy completa, para mejorar el estado de salud física y mental. Sus posturas o asanas, constituyen medicinas naturales en sí mismas. Hoy hablaremos de la postura del Loto, cómo lograrla y cuáles son sus beneficios.

Postura del Loto y Medio Loto

Se realiza en posición de sentados, con la espalda alargada y las piernas cruzadas. Es la posición más conocida para llevar a cabo una meditación efectiva. En la posición completa, las piernas deben permanecer cruzadas, de manera que ambos pies queden apoyados sobre el muslo contrario. Sabemos que, de primeras, no es sencilla. Pero para conseguir dominarla solo hay un truco: la práctica.

La postura del Medio Loto, sirve como paso previo para aquellos que tienen menos flexibilidad y no pueden cruzar ambas piernas. Es idéntica al Loto, con la diferencia de que, en este caso, solo se apoya uno de los pies sobre el muslo contrario.

Postura Medio Loto

Si quieres empezar tu camino hacia conseguir el Loto ya sabes. Debes empezar por cruzar las piernas, como los indios. Cuando te sientas cómodo en esta posición, con la espalda alargada, y la mirada al frente, prueba con el Medio Loto. Siéntete cómodo, nota como tus articulaciones responden sin ser forzadas. Observa tu evolución y, poco a poco, prueba con el Loto. Es posible que la primera vez no puedas mantenerla más de unos segundos. Pero tranquilo, es lógico. Vuelve a la variante con la que te sientas más cómodo e inténtalo de nuevo cuando estés preparado. Recuerda que, aunque sientas molestias al principio, si aguantas unos segundos, éstas se van disipando y empezarás a sentirte más confortable. De esta manera lograrás la comodidad, ya sea si tu objetivo es la meditación, o a nivel práctico del estiramiento y la mejora de la flexibilidad.

Tus brazos deben permanecer de una u otra manera en función del objetivo que persigas. Pero, si quieres dominar la postura completa, originaria para la meditación, puedes apoyar las manos sobre las piernas; uniendo tu dedo pulgar con el índice.

Técnica correcta de Padmadana

  • Siéntate en la postura del bastón. Si tu espalda baja se redondea, siéntate sobre una manta doblada para que puedas traer una curva suave a tu espalda baja.
  • Rota externamente el muslo derecho (gire la pierna hacia fuera) y dobla la rodilla derecha, apuntándola hacia el costado.
  • Lleva tu pie derecho hacia tu pierna izquierda. Mantén la rodilla derecha baja o incluso sobre el suelo.
  • Coloca tu mano derecha sobre tu muslo derecho para mantenerlo pesado (no apliques mucha presión), inclina tu torso y peso hacia la derecha, y levanta tu pie derecho con tu mano izquierda.
  • Coloca el pie derecho sobre el muslo izquierdo.
  • Mueve la rodilla derecha hacia el centro de la colchoneta mientras deslizas el pie derecho hacia el pliegue de la cadera izquierda.
  • Separa los dedos de los pies y trabaja para mantener el tobillo recto. Ahora estás en Medio Loto.
  • Gira externamente el muslo izquierdo e inclínate hacia delante y alcanza la espinilla izquierda para ayudarte a doblar la rodilla izquierda.
  • Apunta la rodilla hacia un lado y acerca el pie izquierdo a la espinilla derecha. Mantén la rodilla izquierda baja o sobre el suelo.
  • Coloca tu mano izquierda sobre tu muslo izquierdo para mantenerlo pesado (no apliques mucha presión), inclina tu torso y peso hacia la izquierda, y levanta tu pie izquierdo con la mano derecha.
  • Mueve la rodilla izquierda hacia la derecha y desliza el pie izquierdo hacia el pliegue de la cadera derecha. Separa los dedos de los pies y trabaja para mantener el tobillo recto.
  • Siéntate erguido, activa los pies, acerca las rodillas y mira hacia delante.
  • Esto es Padmasana o postura de loto.
  • Sal de la postura si sientes algún dolor en la rodilla.

mujer haciendo la postura del loto

Beneficios de la Postura del Loto

Practicar la meditación usando la posición tradicional de loto sentado con las piernas cruzadas puede parecer un cliché, ya que la imagen de un yogui dichoso sosteniendo esta postura es lo que inmediatamente viene a la mente cuando uno piensa en “yoga”. Sin embargo, se ha convertido en un estereotipo precisamente porque se ha practicado durante incontables siglos. Y la postura del loto se ha practicado durante tanto tiempo porque proporciona muchos beneficios maravillosos para el practicante.

Mejora la flexibilidad de las caderas y las fortalece

Tendemos a tener viejas emociones y traumas en nuestras caderas. Al practicar los abridores de cadera en yoga, podemos acceder a ellos y liberarlos.

La postura del loto es el mejor abridor de cadera sentado. Ayuda a aumentar la circulación sanguínea en las caderas, la pelvis, las piernas y los pies. Asegúrate de practicar en ambos lados, con una pierna arriba primero y luego la otra. Si notas que un lado de tu cuerpo está significativamente más apretado que el otro, puedes practicar el doble de tiempo en ese lado. Eventualmente, esto ayudará a equilibrar los dos lados y avanzará hacia un mayor equilibrio tanto en las caderas como en las rodillas.

Aporta bienestar interno

La postura del loto ayuda con una buena postura. La posición naturalmente mantiene la espalda alargada y la columna recta. La mayoría de las personas se sientan con los hombros hundidos y la parte superior de la espalda y/o la espalda baja redondeada. Además, solemos sentarnos en sillas o sofás. Sentarse en el suelo es una revolución.

Sentarse erguido y con la postura correcta es clave, y cuando lo haces en la postura del loto, los músculos comenzarán a recordar y te encontrarás sentado y de pie más alto a medida que avanzas en tu vida diaria. La práctica de Padmasana revertirá el mal hábito de encorvarse y te permitirá sentarte, pararte y moverte con más confianza.

mujer haciendo la postura del loto

La postura del loto fortalece y estira rodillas y tobillos

Las articulaciones de los tobillos y las rodillas son cruciales para nuestra capacidad para estar de pie y caminar, correr y bailar. Padmasana aumenta la flexibilidad en todas las articulaciones y ligamentos importantes de las piernas.

Si eres un principiante, asegúrate de buscar un maestro experimentado que te ayude a guiarte hacia la postura del loto, ya que desafortunadamente es fácil estirar demasiado los tobillos o las rodillas al entrar en esta postura. Es importante calentar de antemano y no mantener la postura por mucho tiempo, ni sentarse a pesar de dolores o molestias graves.

Favorece la relajación y la concentración

Sentarse en posición de loto completa, incluso durante unos pocos minutos, tiene un efecto de centrado en nuestra conciencia humana. La forma en que las piernas se cruzan y se unen en la postura nos ayuda a conectarnos a la tierra. Levantar el corazón y la coronilla, mientras se mantiene la relajación en la cara, la mandíbula, los hombros, los brazos y las piernas, nos conecta con el cielo y el universo de arriba.

Precauciones y contraindicaciones de Padmasana

Nadie deberías forzar la articulación de la rodilla más allá de sus capacidades solo para «conseguir» esta pose. Recuerda que aunque la práctica de yoga es para todos, no todas las posturas son para todas las personas.

Hay ciertas condiciones y lesiones con las que es mejor evitar esta postura o realizarla con sumo cuidado:

  • Si tienes una lesión en la rodilla o te has sometido a una cirugía de rodilla, ten mucho cuidado con esta postura. Es mejor evitarlo.
  • Si tienes un desgarro de menisco, esta postura puede ser dolorosa o imposible de practicar.
  • Tener una lesión en los músculos del pie, el tobillo o la pantorrilla, esta postura puede no ser apropiada.
  • Puede aumentar la ciática. Aunque la postura puede parecer equilibrada, en realidad hay un ligero giro e inclinación, por lo que el desequilibrio de la articulación si puede exacerbarse.