El peso muerto o deadlift se ha convertido en uno de los ejercicios estrella en los últimos años. El problema está en que mucha gente no entiende bien cómo se realiza, cuando la clave está en ser tú frente a la barra.
En este caso no vamos a darle consejo a los levantadores de pesas profesionales, pero si a aquellos que realizan el peso muerto con técnicas horripilantes y con “trucos” para intentar aumentar la intensidad. Descubre 12 estrategias que te pueden ayudar aumentar tu peso muerto, más allá de si quieres llevar un cinturón o atar la barra a unas correas.

Realiza peso muerto con más frecuencia

¡Vaya! ¡Qué consejo! En realidad sí, si tu intención es mejorar el máximo de tu peso muerto, tendrás que realizarlo con mayor frecuencia. Hacerlo cuando te acuerdas o una vez a la semana hará que tardes mucho tiempo en mejorar. No se trata de practicarlo todos los días, pero es interesante que le dediques más tiempo.

Haz peso muerto menos veces

No todos los consejos están destinados a una sola persona. En el anterior te decíamos que aumentaras tu frecuencia, y ahora te pedimos que la rebajes.
Si intentas de forma desesperada aumentar tus máximos realizando peso muerto durante varias veces a la semana, tan solo tendrás un mayor riesgo de lesión y sobrecarga muscular. El progreso es lento, así que por más que te fuerces, no obtendrás mejores resultados.

Si realizas el tradicional, pásate al sumo

A veces no mejoras en el progreso porque no varías el rango de movimiento. La mayoría de personas que realizan peso muerto convencional, nunca antes habían probado el sumo.
No se trata te que destierres el movimiento tradicional, tan solo intercala este ejercicio para aumentar la fuerza de la cadera y cuádruple.

Si tan solo haces sumo, pásate al convencional

Es muy probable que si realizas peso muerto sumo es porque eres consciente de que es mejor para las proporciones de tu cuerpo. Pero te digo lo mismo que antes, será de gran ayuda que intercales peso muerto convencional para trabajar de manera más efectiva la espalda y los isquiotibiales.

Cuida tu posición

El peso muerto no es tan solo tirar de la barra, ni colocarse en posición inferior para levantar. El ejercicio comienza cuando te para frente a la barra, colocas los pies, corrige tu postura y creas la tensión justa con tu cuerpo para alcanzar la barra.

Asegura tu tensión

Agarrar y soltar puede verse muy bien desde fuera, pero si no mantienes una tensión en todo el cuerpo durante el movimiento, de poco te va a servir.

Trabaja el agarre

No importa si nos referimos aun peso pesado o una repetición máxima, el agarre es fundamental para la realización del ejercicio. Sería interesante que realizases pasos de granjero, peso muerto con barra gruesa, series con repeticiones altas o suspensiones estáticas.

Dale caña a los glúteos

¿Estás apretando fuerte los glúteos antes de levantar? Aunque muchos lo dan por hecho, es importante que realices fuerza antes de levantar y que mantengas esa tensión durante el movimiento. Olvídate de crear la atención durante el levantamiento.

Agarra la barra con fuerza

El cerebro puede jugarnos una mala pasada, ya que cuando piensa que no puedes agarrar algo, envía una señal a tu cuerpo para avisarte de que es demasiado peligroso lo que estás haciendo. Así que tu cerebro cerrará el cuerpo y será imposible que lo levantes.

Si sujetas la barra con fuerza, tendremos menos posibilidades de perderla en el levantamiento y además tu cuerpo pensará que es capaz de hacerlo.

Coloca tus caderas

Una vez que colocas la barra bajo tus rodillas, olvídate de ponerte de pie rápidamente. Piensa en apretar los glúteos tan fuerte como puedas y empuja las caderas hacia delante hasta encontrar la barra. Es decir, enfócate en ir hacia delante en vez de hacia arriba.

Intenta romper la barra

No te obceques en ello tampoco, es tan solo un truco para ajustar los dorsales correctamente. Esto ayudará a mantener la barra cerca de tu cuerpo conforme asciendes; y, por supuesto, tener la barra cerca tuya para que el levantamiento sea más fácil.

Tira la barra hacia ti

Una vez que tengas aprendido que debes romper la barra, recuerda lo que eso intenta lograr en el movimiento. La señal te ayudará a mantener la barra más cerca, pero también tiene que preocuparte de tirar hacia arriba y hacia el tren superior.