Has tenido un día duro de entrenamiento y notas que el umbral de lactato está por encima de las nubes, por lo que sabes que mañana será un día donde la rigidez muscular y el dolor prevalezcan. Aún habiéndote bebido tu batido de proteínas y haber pasado tiempo con el foam roller antes de dormir, te planteas cómo puedes pasar mañana un día libre de entrenamiento sin quedarte tumbado en el sofá.

Aquí aparece el término de recuperación activa, que tan usado es en deportistas profesionales y aficionados. Te contamos qué es, cómo se hace y cuál es el propósito.

¿Para qué sirve la recuperación?

Hay quien dice que la única forma de mejorar el rendimiento es crear una adaptación que el cuerpo deba superar. Por eso aumentamos el peso de las cargas progresivamente o corremos durante más tiempo. Pero todo ese proceso de adaptación necesita un periodo de descanso y recuperación.

La finalidad de la recuperación espero que los músculos se reparen así mismos y alivien el dolor y el cansancio después de un duro entrenamiento. Se establece que la recuperación mínima debe ser del 30% del volumen de entrenamiento en una semana, aunque es cierto que los atletas profesionales pueden variar este porcentaje.
Debes tener en cuenta que no por más esforzarte, conseguirás resultados antes. De hecho, logrará sentirte más lento y fatigado.

¿Qué hacer en los días de recuperación?

En los días de recuperación puedes tomártelo como un descanso total o como una recuperación activa. El objetivo es recuperarse del entrenamiento tanto físico como mentalmente.

Lo más normal es que dediques tu tiempo a realizar actividades que evadan del entrenamiento, como salir a tomarte algo con los amigos o hacer cosas de casa. Y si aún así necesitas hacer algo más en tu tiempo libre, puedo darte la opción de realizar alguna recuperación activa.

¿Cómo se realiza la recuperación activa?

Este sitio de recuperación se centra en completar un entrenamiento a baja intensidad, pero lo suficientemente alta como para que la sangre se mueva y reduzca la fatiga residual del músculo.

Por ejemplo, puedes correr a baja intensidad durante un corto periodo de tiempo, montar a caballo, pasear con la bicicleta, esquiar, subirte a la elíptica, realizar escalada, andar por el parque, etc.
Tan solo debes asegurarte de mantener una intensidad baja que te permita concentrarte en la respiración y controlar tu rendimiento.