Cuando nacemos tenemos ciertas habilidades y capacidad que vamos perdiendo con el paso de los años. Seguro que de pequeño eras mucho más flexible que ahora, ¿verdad? Al igual sucede con la agilidad y los movimientos explosivos, es la primera habilidad que perdemos. Ese impulso de energía hace que sea muchos más difícil reaccionar de forma rápida cuando lo necesitamos, tanto si estás entrenando como si necesitas correr para no perder el autobús. Que además, tienes que contar con equilibrio para no tropezarte con algo.

Introducir ejercicios básicos de agilidad en nuestro entrenamiento, hace que se complemente perfectamente con tu rutina de fuerza y te ayude a mantener tus pies fortalecidos. A medida que pasan los años, tienes que elegir aquellos ejercicios que no sobrecarguen tus articulaciones. Por ejemplo, puedes dejar los sprints o los saltos de profundidad si sufres problemas de rodillas.

A continuación te enseñamos varios ejercicios en los que trabajarás tu agilidad, a un bajo impacto y sin riesgo de lesionarte la espalda o las rodillas.

Ickey Shuffle

Con la ayuda de una escalera de agilidad, realizaremos desplazamientos laterales pisando dentro y fuera de la escalera. Si tienes poca coordinación, al principio te costará pillarle el truco. Aumenta la velocidad cuando te sientas más confiado. Ten cuidado con hacer quiebros con la rodilla, ya que puede ser bastante lesivo.

Dos pasos delante, uno atrás

Aquí también necesitarás una escalera de agilidad, aunque en caso de no tenerla, puedes guiarte con las baldosas del gimnasio. Se trata de ir avanzando dos pasos hacia delante y retroceder uno. Pisa siempre dentro del hueco de la escalera.

Crossover

Con la ayuda de la escalera, realiza desplazamientos laterales, pisando dentro y cruzando los pies al moverte. Es un ejercicio bastante bueno para mejorar tus capacidades, y muy enfocado en futbolistas y boxeadores.

Skip

Es posible que te suene el famoso skipping, de rodillas arriba a un ritmo elevado. En esta ocasión, nos interesa más que pises dentro de la escalera, de forma lenta, y que subas bien la rodilla hacia el pecho. Puedes hacerlo también sin desplazarte del sitio.

Split jacks

Acostumbrados a los clásicos jumping jacks, esta nueva modalidad será todo un reto para tu coordinación. Se trata de realizar el mismo movimiento con los brazos, pero en vez de abrir y cerrar las piernas, haremos una especie de lunges dinámicos.

Salto rotacional

Tú eliges la intensidad: con ambas piernas o con una sola. Realiza saltos con giro de 90º hacia los lados. No es necesario realizar grandes saltos, simplemente buscamos mejorar la agilidad del movimiento.

Bear roll

A los pasos de oso, en lugar de desplazamiento, le vamos a introducir una variante con las extremidades. De cuadrupedia pasaremos a una postura típica en break dance, que requiere de bastante agilidad y fuerza abdominal. Realízalo despacio y juega a introducirlo en tu rutina de entrenamiento.