Aprovechando que hoy es el Día de la Madre y que cada vez con más las mujeres deportistas que deciden llevarse a sus pequeños cuando entrenan, te vamos a dar algunos trucos para elegir el carrito de bebé ideal para hacer running. Quizá sea una de las actividades físicas más practicadas por las madres para recuperar su figura después del parto o, incluso, para meter el gusanillo del deporte a sus hijos.

Es muy posible que hayas visto tanto madres como padres llevar un carrito de bebé en carreras populares. Ya no solamente deben tener cuidado con no molestar al resto de participantes, sino que el carrito debe ser apto para aguantar rodando una serie de kilómetos. Toma buena nota de nuestros consejos para elegir el adecuado.

Presta importancia a los sistemas de seguridad

No bastará con que el carrito de nuestro hijo esté controlado por nosotros. Es importante que cuente con una correa de seguridad para mantener al niño bien protegido y evitar que el carro se aleje demasiado si se nos escapa de las manos. Puedes ponerte la correa en la cintura o en la muñeca.

Por supuesto, no puede faltar un sistema de arnés que asegure que nuevo hijo no estará levantándose del asiento con riesgo a caerse. Es bastante importante si realizamos el carrera o la ruta de senderismo por lugares con terrenos irregulares.

Y para más seguridad, escoge aquel carrito que contenga un freno de mano para mantenerlo quieto cuando se para. Revísalo antes de soltar completamente el carro, sobre todo si te encuentras en zonas de pendiente.

Neumáticos adecuados

Al igual que no saldrías a montar en bici con cualquier neumático, con los carritos pasa lo mismo. Es necesario que prestes especial cuidado a los neumáticos, ya que cualquiera no aguantará 8 kilómetros seguidos. Incluso, muchos pincharán si no tienen unas ruedas especiales.
Es recomendable que contengan tres ruedas y que sea todo terreno.

Cestita de almacenamiento y asiento modificable

Tener un asiento que puedas modificar y reclinar a tu antojo, será una buena elección para atender a la comodidad del bebé. Si tu hijo está durmiendo, será buena idea llevarlo tumbado; en cambio, si está despierto, le gustará observar el paisaje.
Si además consigues que el cochecito tenga un toldo, estarás asegurando que tu hijo esté protegido de las condiciones climatológicas como el aire frío o el sol intenso.

No te olvides de elegir un carro con opción a añadir una cesta para almacenar las cosas necesarias de un bebé e, incluso, tu botella de agua o geles energéticos.

Apuesta por marcas certificadas

No te dejes guiar por un precio barato. Asegúrate de que la marca tiene un certificado especial para que puedas realizar deporte con él.