La amplia mayoría de la gente comienza a correr por propósitos muy distintos a los de competir. Perder algo de peso, ponerse en forma, o simplemente airearse con deporte de jornadas maratonianas de trabajo son algunas de las causas que llevan a más de un runner a comenzar a serlo.

Sin embargo, en la actualidad la vida urbana permite de manera sencilla correr carreras populares, las que en cinco o diez kilómetros te permitirán medir tu rendimiento, conocer otra gente, ponerte a prueba e ir superando retos. Nosotros las recomendamos muchísimo, y hoy te comentamos por qué.

Colócate una meta

Es evidente que comenzar a correr supone una superación continua contigo mismo. El rendimiento del primer día no será el mismo que el segundo, y precisamente ahí reside el reto y la satisfacción de elegir el running como deporte. Sin embargo, ¿no te ha apetecido alguna vez ponerte a prueba ante los demás?

Para eso las carreras populares son una gran opción. Valorar una a corto o medio plazo te permitirá no solo entrenarte como de costumbre, sino hacerlo por y para una meta a la que tienes que llegar. Empezar a correr con el reto de ser finisher de una prueba de 5km, o al tiempo valorar una de mayor cantidad de recorrido será mucho más gratificante que correr simplemente por salud o entretenimiento.

Además, estas carreras se repetirán con frecuencia y cada año, pudiendo observar el progreso de una cita a la siguiente. Quien sabe si tienes dentro a un maratoniano y no te has dado cuenta.

Compite

Si es cierto que las primeras carreras populares las afrontarás por el premio de acabar y el sentirse bien con el deber cumplido, pero quién sabe si a largo plazo te planteas ganar o entrar entre las primeras posiciones. Serán carreras donde no encontrarás a atletas profesionales, sino a gente como tú, que quizá comparte parque contigo, y con las que puedes competir para superarles.

Consigo, en carreras municipales y similar, encontraremos hasta clasificaciones por franja de edad, sexo y demás, de forma que podrás medirte tú a tú contra la gente de tu quinta. Desde luego es un reto más que apetecible.

Carrera popular en Canarias

Haz amigos

Otro de los puntos más positivos de las carreras populares estará en el ambiente familiar que tienen. Tú podrás tomártelas más o menos en serio, pero por norma general, estas carreras suelen ser organizadas por motivos benéficos, y ante esto, todo el mundo puede aportar.

Bajo esta tesitura, no dudes en llevar a tu familia o convence a amigos para que te acompañen. Las mañanas de los domingos pueden ser muy distintas si hay carrera. La tirada de cada día será en otro ambiente, y el resto del día será para ti.

Elabora un calendario

Otro de los beneficios de este estilo de carreras es que debido a su frecuencia, te permitirán organizarte el año de otra manera. Sabiendo que correrás la San Silvestre en diciembre, la Carrera Nocturna de tu ciudad en julio, y un par de carreras populares en abril de más kilometraje, podrás entrenar en consecuencia a los eventos.

Lo que suele ser organizar tus tiradas por tu mera salud y relajación, ahora son para llegar fino a determinados eventos. Con una planificación a un año vista, podrás valorar en qué etapas dar tu 100% y en cuales relajarte un poco más.

Ganarás equipamiento

No será nada raro al ir a correr por el parque ver a todo tipo de personas con camisetas de carreras populares. Pese a ser muchas muy feas, un tanto fluorescentes o hasta arriba de publicidad, por norma general suelen ser camisetas técnicas de materiales más que decentes para entrenar.

Ya sabes que una camiseta técnica en condiciones rara vez bajará de los diez euros, y por ello correr una carrera popular te permitirá pagando solo la inscripción hacerte con una. Además, imagínate el caché que darás en el parque luciendo con cada camiseta todas esas carreras en las que has sido finisher. ¡Es momento de presumir!