Han sido muchas las técnicas de entrenamiento aeróbicas de alta intensidad que hemos presentado por aquí, aunque ninguna se había propuesto simplemente perder peso. Si bien el body combat, body pump, spinning o fitboxing tenían la pérdida de masa muscular como uno de sus grandes beneficios, en este caso nos enfrentamos a un entrenamiento que promete que en sesenta días hayas dicho adiós a los kilos que te sobran, siempre con constancia y dedicación. Hoy os presentamos el Xtreme-Fit, una modalidad más que anda triunfando en los gimnasios de todo el mundo.

¿Qué es?

Podríamos definir al Xtreme-Fit (puedes encontrarte con la denominación Fit-Xtreme de igual manera) como sesiones de entrenamiento integral e intensivo a máxima intensidad en el mundo del fitness. Bajo esta definición, nos prometen que dentro de las paredes de un gimnasio clásico, estas clases te ofrecerán el mayor desempeño aeróbico, junto a series anaeróbicas por grupos de musculación también.

Como en cualquier otra actividad similar, el Xtreme-Fit recurrirá a la música para los ejercicios aeróbicos, prometiendo sudar y perder peso en apenas dos meses. Al ser un entrenamiento funcional, esta modalidad permitirá el desempeño de varios grupos musculares a la vez, al mismo tiempo que una mejora en fuerza, coordinación o equilibrio.

¿Para quien está dirigido?

Como ante cualquier modalidad o disciplina, habrá que delimitar un target al que pueda interesarle esto del Xtreme-Fit. Primeramente, habrá que aclarar que huimos de clichés: es una actividad tanto para hombres como mujeres. Estos perfiles pueden ser los perfectos para comenzar con estas rutinas:

  • Quieres perder peso: Siempre de una manera progresiva, el Xtreme-Fit puede ser tu actividad. Lo recomendable es que estés seguro de comenzar, ya que la exigencia de los entrenamientos es importante. Una vez sepas que la fatiga no lo va a ser todo en el entrenamiento, dispondrás de unas rutinas que te permitirán sudar y quemar calorías sin problema alguno.
  • Buscas explosividad: Ganar masa muscular no te garantiza obtener explosividad. Si usas el gimnasio como puente a una actividad deportiva determinada, o simplemente el cardio es el gran olvidado de tus rutinas, la solución te la puede ofrecer el Xtreme-Fit. Planea la actividad como complemento a tus sesiones de tonificación.
  • Quieres estar en forma: Estás algo oxidado, llevas tiempo sin hacer deporte, y quieres depurarte. Un buen compendio de todo puede ser esta actividad. Mezclando movimiento con series de abdominales, flexiones, planchas y mancuernas, tendrás un poco de todo para que tres veces en semana te reencuentres con la actividad física.

¿Cómo se organiza una clase?

Una clase cualquiera de Xtreme-Fit no distará mucho en duración de otras actividades similares de gimnasio. El planning semanal de estas rutinas oscilan en torno a la hora diaria en tres días en semana. Respecto a la clase, quedará dividida en dos ramas fundamentales, siempre con un calentamiento previo y una serie de estiramientos al final:

  • Fase anaeróbica: El primer tramo de la clase no se diferenciará mucho de una clase de body pump, puesto que gracias a mancuernas, pesas, o un banco de fitness, se realizarán sentadillas, abdominales, flexiones y otros ejercicios con el objetivo fundamental de trabajar grupos musculares.
  • Fase aeróbica: La segunda parte comenzaremos con la música, y con un sinfín de movimientos con herencia del aeróbic clásico y hasta del body combat. Saltos, patadas o puñetazos serán el perfecto complemento de unas cinco o seis canciones. Vas a sudar, te avisamos.

De esta manera, el Xtreme-Fit se presenta como el punto más alto en desempeño físico de esta serie de actividades grupales aeróbicas a las que podemos optar en un gimnasio. Su afirmación de que sesenta días puedas recuperar tu forma es un tanto osada, pero desde luego tomándoselo en serio puede dar muchos resultados.