Los músculos están compuestos de fibras que se estiran y desgarran durante el ejercicio. Unos científicos del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas, confirman que el crecimiento en la masa muscular puede relacionarse a la hiperplasia muscular. La hiperplasia es el aumento exagerado del tamaño de un tejido u órgano, debido al incremento de células que contribuyen al crecimiento muscular. Pero no debe confundirse con el aumento de las células individuales, como ocurre con la hipertrofia muscular. Es decir, hipertrofia se refiere al aumento de tamaño e hiperplasia al aumento de número de fibras.

Hiperplasia en humanos

Los esteroides o los fármacos para el crecimiento muscular crean una división de las células musculares que producen daños en las fibras musculares. Esto requiere que las nuevas fibras musculares crezcan y reemplacen a las que ya han desaparecido.
Curiosamente, también se observan sucesos de hiperplasia en los músculos abdominales de las mujeres embarazadas, ya que aumenta rápidamente de tamaño.

Mayor demanda muscular

Un aumento de fibras en una región muscular, debido al levantamiento de pesas, puede generar hiperplasia, aunque no está del todo seguro en humanos. Durante mucho tiempo se ha aceptado que el aumento de la demanda muscular requiere condiciones hipertróficas, donde las células musculares aumentan de diámetro y provoca un incremento del tamaño muscular. La mayoría de los expertos e investigadores afirman que el número de fibras con el que nacemos es la cantidad máxima de fibras que una persona puede tener para la vida.

¿Tiene algún vínculo con las repeticiones?

A principios de la década de 1980, los científicos Tesch y Larrson hicieron un estudio que analizó el tamaño de las fibras musculares en diferentes tipos de deportistas. La investigación tomó datos a través biopsias de fibras musculares, y demostraron que los levantadores de potencia (que usan repeticiones bajas y peso elevado) tenían las fibras musculares más grandes.
Esto es una consecuencia de la hipertrofia, o un cambio en el tamaño de la célula. Los culturistas, que hacen un mayor número de repeticiones con un peso más bajo, tenían fibras más pequeñas, pero en mayor número, por lo que se consigue un tamaño muscular igual de grande.

Uno de los expertos recomienda el uso de fases hipertróficas e hiperplásicas para combinar la construcción muscular en tamaño y fuerza. Tener una planificación cuidadosa provocará un fortalecimiento de las fibras viejas y nuevas para crear una densidad muscular superior. Los que creen en el entrenamiento enfocado en la hipertrofia, defienden la fase hipertrófica, donde se hagan unas tres series de ocho repeticiones con suficiente carga para alcanzar el fallo en la fase de fortalecimiento.En esta fase hipertrófica, los deportistas deberían aumentar el peso con cada entrenamiento en cada parte del cuerpo.

La fase hiperplásica se refiere a una rutina de tres a ocho series con menor peso y repeticiones extras, promoviendo la creación de nuevas fibras musculares. Por desgracia, el éxito de la hiperplasia es difícil de comprobar, aunque podemos tener en cuenta los niveles de glucosamina o el desarrollo de estrías musculares visibles para conocer la hiperplasia.