El fitball, o balón suizo, es un perfecto aliado para nuestros entrenamientos de abdomen y core. Aunque es un material propio de Pilates, cada vez es más común encontrarlos junto a los bosus en las salas de funcional. Me he propuesto darte algunas ideas para fortalecer tu abdomen y ayudarte a salir de la rutina.

¿Estás preparado?

Fitball contra la pared

Te parecerá sencillo, pero te aseguro que mantener el balón estable es todo un reto. A la vez que subes tu cadera, debes mantener fuerte tu abdomen y glúteo para evitar dañarte la parte baja de la espalda.
Como verás en el vídeo, dependiendo de la posición de tus pies, estarás ejercitando de forma diferente. Haz las repeticiones despacio para no perder la técnica.

Plancha dinámica

Este ejercicio lo puedes realizar tanto con el TRX como con el fitball, siendo este último un extra en poca estabilidad. Puedes realizarlo llevando las rodillas al pecho y manteniendo tu cadera baja (tipo escalador), o teniendo las piernas rectas y subiendo tu cadera para formar un triángulo.
Te recomiendo realizarlas frente a un espejo (de perfil para poder verte) o con un compañero que te corrija la postura. Es importante que mantengas fuertes tus brazos y hombros, no dejes caer tu cadera al bajar (siempre en línea recta) y no te balancees hacia los lados.

Trabajar la estabilidad también fortalece los grandes grupos musculares.

¿Crunches en fitball?

Aquí te enseñamos varios ejercicios cañeros que puedes introducir en cualquier rutina de abdomen o entrenamiento funcional:

  1. Crunches. Si estás aburrido de realizar crunches en el suelo, prueba a añadirle intensidad realizándolas sobre el fitball. Lo cierto es que no te recomendaría que las hicieras si eres principiante y no tienes aún la suficiente fuerza en el core; no queremos que te impulses con los hombros ni que sufras tirones de cuello.
  2. Pasar el balón de pies a manos. Parece sencillo porque se parece a las elevaciones de piernas. En este caso, la intensidad se incrementa por no poder hacer equilibrio con tus manos. No tengas prisa en realizar las series, cuanto más lento lo hagas, más te quemará y no correrás el riesgo a lesionarte.
  3. Plancha levantando piernas. Apoyarte sobre una superficie inestable (como el bosu) para realizar las planchas, siempre es una mejor opción. Puedes elevar las piernas de forma alterna, mantener la posición, hacer jacks…
  4. Superman. Este ejercicio también requiere de cierta técnica para no cargarte la zona baja de la espalda. Cuenta con un entrenador o monitor que vigile tus subidas.