Cómo tener tableta es una de las mayores cuestiones entre los amantes del fitness. A estas alturas deberías saber que el porcentaje de grasa corporal es el determinante de un abdomen definido. Así que si esperas que después de leer este artículo, tu porcentaje vaya del 25% al 5% y que tengas las venas marcadas sobre tu six-pack, olvídate.

Sé realista por un momento y no pienses en las fotos con abdominales marcados que sueles ver en las redes sociales. A continuación vas a encontrar 3 errores que deberías evitar si quieres conseguir tu tableta antes del verano.

Haces demasiado cardio

Todos conocemos los beneficios del ejercicio cardiovascular: nos ayuda a aumentar la quema de calorías, baja el porcentaje de grasa corporal, mantiene tu corazón saludable y nos mantiene en forma. Pero cuando queremos tener unos músculos definidos, abusar del cardio puede ser contraproducente. Si quieres desarrollar masa muscular en el core, necesitarás que crezcan y se fortalezcan como cualquier otro músculo.
Excedernos con el ejercicio aeróbico puede crear reacciones bioquímicas y hormonales que provocarán una disminución en el desarrollo muscular y de fuerza.

Cuando tengas un objetivo en mente, recuerda siempre el Principio de SAID (de las siglas en inglés de Adaptación Específica a las Demandas Impuestas). Es decir, el cuerpo se adaptará a las demandas que le vayamos poniendo, y no le importará si eso te hace tener tableta o no.
Si buscas quemar calorías y grasa corporal, realizar entrenamientos de alta intensidad que te permitan mantener la masa muscular y ahorrar tiempo. Incluye en tu rutina de entrenamiento los circuitos de pesas, entrenamiento de resistencia metabólica e intervalos de alta intensidad.

Por supuesto, no te olvides de que el cardio es importante e ideal para reducir de la retención de líquidos.

No le das prioridad al entrenamiento de fuerza

Lo normal de un buen planning de pérdida de grasa es que consiga crear un ligero déficit calórico y te ayude a deshacerte de la grasa persistente. Pero debes tener en cuenta que debe procurar que no sacrifiques tu masa muscular magra, ni la fuerza, ni los niveles de energía, ni el tiempo. Así que es importante que añadas entrenamiento de fuerza y levantamiento de pesas para desarrollar fuerza y ​​músculo.

Recuerda: tus abdominales son un grupo muscular. Si realizas mucho cardio y comes poco, tus músculos se marchitarán lentamente. Y, si además, no puedes entrenar con cargas pesadas porque no tienes energía suficiente, ni ganarás fuerza ni músculo. Es decir, no vas a conseguir tener tableta, que es tu objetivo principal.
Levanta pesas, mantén una buena rutina de series y repeticiones, y lucha para fortalecerte. No importa que tengas un ligero déficit calórico si estás bien nutrido.

Tu ego te puede

Quieres un abdomen fuerte con aspecto atlético y que, además, funcione tan bien como luce. Realizar un programa de entrenamiento sin establecer prioridades y objetivos es como disparar una flecha al azar y pedir a tu enemigo que se ponga justo donde disparas.
Es posible que en algún momento, si disparas un montón de flechas, consigas tu objetivo principal. Pero piensa en lo fácil que sería si apuntas correctamente. Visualiza tu objetivo, apunta y dispara.

Muchos de nosotros solemos conectar emocionalmente con el entrenamiento. Es decir, conseguimos sentirnos bien haciendo las mismas rutinas y esperando que los resultados vayan a mejor. Así que si puedes deshacerte de ese lado emocional, dejar tu ego aparte y ser inteligente en tu objetivo, se reflejará en tus resultados.

La ciencia lleva varios años haciendo que podamos mejorar nuestro conocimiento y adaptarlo a nuestras necesidades. Pero es cierto que hay empresas que intentan convencerte de los beneficios de algunos productos, tecnologías o rutinas de entrenamiento para que puedas conseguir antes tu meta. A diferencia de los años donde el culturismo era top, las creencias han evolucionado y se han desmitificado muchas de las teorías que se creían.

El problema de que no consigas marcar tu abdomen puede ser en que sigues compartiendo la información anticuada. Así que como resumen, tu entrenamiento básico deberá incluir ejercicios abdominales de alta repetición o de alta duración y ejercicio cardiovascular.