Beneficios de hacer el pino o la pose invertida

Beneficios de hacer el pino o la pose invertida

Carol Álvarez

En nuestra infancia era bastante normal hacer la voltereta, saltarnos por encima o hacer el pino. Con el paso de los años, estas prácticas las comenzamos a perder y entramos en una fase mental de bloqueo al plantearnos volver a realizarlas. Hacer el pino, la parada de manos o la pose invertida es un ejercicio que cualquiera puede realizar, aun no habiéndole dedicado tiempo cuando pequeños.

Ya sea que seamos un principiante o estemos buscando perfeccionar la práctica actual del pino, hay muchas formas de desarrollarla. Te contamos los beneficios que aporta su práctica (con o sin apoyo de pared), y sobre todo si la realizas con frecuencia.

Técnica adecuada para evitar lesiones

Para hacer el pino es recomendable tener el apoyo de un árbol o una pared. Asegúrate de intentarlo en un entorno espacioso, y no lo hagas nunca sin supervisión de alguien. Realiza los siguientes pasos:

  • Ponte de rodillas y manos.
  • Acércate a la pared con la cara en la dirección opuesta.
  • Ahora, lentamente comienza a gatear hacia atrás en la pared hasta que tu cuerpo esté en línea recta.
  • Al principio, te darás cuenta de que necesitas el apoyo de la pared. Puedes pedirle a un amigo o monitor que poco a poco empiece a quitar los pies de la pared y te ayude a lograr una parada de manos independiente.

Mientras intentas hacer una parada de manos independiente, ten en cuenta que tienes que concentrarte en tu cuerpo e intenta equilibrar todo el cuerpo. Sin el equilibrio, continuarás luchando para hacer el pino de forma adecuada. Intenta mantener los pies y las piernas juntas. Mantenerlos separados requerirá que tu mente se concentre más y dificultará el equilibrio.

También es importante que uses siempre la fuerza de tu core para mantener el equilibrio. Nunca bajes de manera rápida, ya que puedes provocarte lesiones. No practiques estas posturas boca abajo con el estómago lleno.

hacer el pino sobre barras

Principales ventajas de hacer el pino

Esta postura forma parte de numerosas disciplinas deportivas. Tanto en yoga como CrossFit y otros tipos de entrenamientos tienen este ejercicio entre sus bases. A continuación podrás conocer los puntos positivos de introducir la parada de manos con una buena técnica y con supervisión.

Notarás tu tren superior más fortalecido

No todas las personas parten de la misma capacidad física para hacerlo, quizá eres un deportista con miedos o una persona sedentaria que no tiene fuerza para mantenerse mucho tiempo. Sea cual sea tu base, puedes realizar el pino sin problema. Comienza con ayuda de una pared para saber si podrías ser capaz de aguantarte por ti mismo y trabaja los tiempos.

Es necesario que tengas fortalecidos los brazos, los hombros, el pectoral mayor, el deltoides, el trapecio y la espalda para aguantar el mayor tiempo posible. Si eres principiante, es muy probable que las primeras veces tirites al estar unos segundos en la posición invertida.
No tardarás mucho tiempo en pasar de aguantar 5-10 segundos a poder llegar al minuto. Practica con frecuencia y no te frustres.

Mejoras la autoestima y confianza

Es obvio que mejorarás tu fuerza y equilibrio, pero no te sorprendas si también te sientes más confiado. El miedo es el que te bloquea mentalmente para aguantar tu peso sobre las manos; una vez que lo superas, habrás ganado una partida a tu propia estima.

Por otro lado, el flujo de sangre que va hacia el cerebro tiene un efecto energético y calmante, sobre todo si te sientes estresado. Hacer el pino reduce la producción de la hormona del estrés, por lo que a corto plazo puede aliviar tus síntomas de ansiedad y mejorar el ánimo.

Las paradas de manos son un remedio bien conocido en los círculos de yoga como un elevador del estado de ánimo y pueden ayudar a reducir la depresión menor. Al llevar sangre a la cabeza, suele poder aliviar un leve dolor de cabeza, mejorar la digestión y la expulsión de heces. La razón es que la gravedad está llevando sangre, y oxígeno a la cabeza, que normalmente está erguida y colgada hacia adelante hasta cierto punto, lo que puede crear una tensión leve en el cuello. Durante las paradas manuales, el intestino delgado y grueso también se invierten y la acción de la inversión puede ayudar a aliviar la irregularidad moviendo su contenido. La inversión también ejerce presión sobre la válvula illeocecal, lo que puede ayudar a una rápida desintoxicación.

mujer que intenta hacer el pino

Aumentas tu equilibrio al hacer el pino

Nuestro estado natural no es estar boca abajo ni andar con las manos, pero trabajando esta postura lograrás aumentar tu equilibrio. De igual modo, notarás un mejor control de tu core para aguantar sin balancearte.

Es importante que comiences poco a poco, usando algunas ayudas para ganas confianza en ti mismo. No temas por apoyarte en la pared e ir despegando poco a poco hasta que consigas mantener el equilibrio sobre ambas manos. Con el paso del tiempo podrás realizar otras versiones como paradas a una sola mano o desplazamientos boca abajo.

Favorece al sistema óseo, respiratorio y a la circulación

Por si fueran poco los beneficios que te hemos contado, esta práctica también ayuda a fortalecer tus huesos al ser un ejercicio de soporte. Tu columna vertebral, tus hombros, codos y muñecas serán grandes beneficiados de su realización.

Y, como te decíamos antes, al estar invertidos, la circulación del tren superior aumenta mientras que se relaja la presión de tu tren inferior. Asimismo, también conseguimos estirar el diafragma e incrementar el flujo de sangre a los pulmones.

Hacer el pino estimula el sistema endocrino

Las paradas de manos se consideran elevaciones en el sistema de yoga porque la cabeza está más baja que el corazón en la postura final. Handstand, o Adho Mukha Vrkasana, ayuda a estimular todo el sistema endocrino. Una vez que el cuerpo se pone boca abajo con los pies en la parte superior y la cabeza más cerca del suelo, la sangre se mueve hacia la cabeza. Esto estimula la glándula pituitaria en la cabeza, lo que ayuda al punto de ajuste para un peso saludable. La inversión lleva sangre a las glándulas tiroides para ayudar a regular la producción de T3 y T4, que también afecta el metabolismo.

Hacer el pino lleva sangre a las glándulas suprarrenales para ayudar a reducir la producción de cortisol, la «hormona del estrés» que se libera cuando tenemos una fecha límite o nos movemos a través del tráfico pesado. Sin control, algunas personas experimentan agotamiento suprarrenal si no pueden silenciar esta respuesta normal a situaciones estresantes.

niña haciendo el pino

Consejos para lograr hacer el pino

A pesar de ser una técnica complicada en sus inicios, hacer el pino requiere de constancia y tesón. A continuación desvelamos los mejores trucos para evitar lesiones y avanzar rápido en la progresión.

Evita comprimir la cabeza y el cuello

La fuerza de la parte superior del cuerpo y el core debe respaldar el equilibrio y estabilidad durante la parada de cabeza. Esto asegura que no estemos ejerciendo demasiada presión sobre la cabeza y cuello.

Evita cualquier compresión en esta zona de tu cuerpo. Si notas que estás poniendo demasiado peso sobre tu cabeza, presiona los brazos y lleva la energía de los codos hacia dentro para fortalecer la base. Es importante que descanses suficiente entre los intentos, y que dejes que el cuerpo asimile el movimiento.

Involucra el abdomen

Actica el core todo el tiempo, atrayendo tu ombligo hacia tu columna y manteniendo el cuerpo alineado. Esto ayudará a encontrar mejor el sitio perfecto en el suelo. Para encontrar el lugar correcto, coloca la palma de la mano contra la cara, comenzando con la base de la palma en la parte superior de la nariz.

Presiona la mano en la cabeza y presiona el dedo medio en la parte superior de la cabeza. Aquí es donde tu cabeza tocará el suelo. Estimula esta zona y luego practica colocando este punto en el suelo varias veces para notar cómo se siente.

Libera el miedo y la ansiedad

Recuerda que es natural experimentar algún tipo de miedo o ansiedad relacionado con el pino. La mayoría de nosotros tenemos mucho miedo de ponernos boca abajo.

Lo mejor es empezar en alguna zona que tengas donde apoyarte por si el cuerpo se balancea. De esta manera, incluso si te pones nervioso o sientes miedo por lo que va a pasar o si te vas a caer, te sientes conectado con una pared. Así tendrás automáticamente más fuerza para mantenerte.

¡Sé el primero en comentar!