En cada entrenamiento, usamos una gran cantidad de artilugios para ayudar a tonificar y trabajar nuestro cuerpo, sin embargo rara vez sabemos cuando nacieron ni como comenzaron a usarse. Respecto al balón suizo, quizá te habrás preguntado por qué ese nombre. ¿Nació en Suiza? ¿Su creador era de allí? Hoy calmamos tu curiosidad explicándote los orígenes de este elemento que tanto ayuda a trabajar  el equilibrio. Vamos con un poco de historia.

 

¿Por qué balón suizo?

Seguro que entrenando alguna vez te han dicho que agarres un balón suizo y has terminado pensando por qué se llama así. Al hablar de Suiza te vendrán a la cabeza chocolates riquísimos y quesos, pero rara vez una bola para apoyarte encima y ejercitarte. Te explicamos por qué se llama así.

Paradójicamente no fue un suizo el que inventara el balón suizo. La tradición de usar cuerpos esféricos para ejercitarnos es histórica, pero tal y como lo conocemos nacería en los años 60 en manos de un italiano, Aquilino Cosani. Este hombre, que regentaba una fábrica de plásticos y jueguetes, buscó crear una bola para tratamientos con embarazadas, a la que poder insuflarle grandes cantidades de aire y que no fuera a resquebrajarse fácilmente desembocando en una caída. Junto a ello, en 1968 patentaría el ‘Pon pon’, una pelota enorme para que jugaran los niños con la misma forma y funcionamiento. Este puede ser el primer origen del balón suizo.

¿Entonces, por qué no se llamó balón italiano? Pues básicamente porque sería una suiza, la doctora Susanne Klein-Vogelbach, la que empezara a usar este utensilio a nivel médico con grandes beneficios. Ella, directora en su momento de una escuela terapéutica en Basilea, encontró grandes beneficios en el balón suizo asociados a prácticas para el desarrollo neurológico, terminando de tomar el nombre de su país por deferencia a sus avances.

Finalmente, como casi siempre pasa, estos desarrollos terminaron siendo observados por fisioterapeutas americanos, los que finalmente adoptaron las técnicas para el ejercicio y la terapia física de recuperación ante problemas ortopédicos y motrices. Ese auge en USA terminó desembocando en un uso en todo el mundo a partir de finales de los años noventa. Como curiosidad, en Estados Unidos no oirás hablar de balón suizo, sino de fitball, algo así como bola de ajuste.

Desde los noventa, sería la firma Dalter la encargada de patentar el producto y difundirlo por todo el mundo, llegando a una actualidad donde incluso podremos encontrar rutinas aeróbicas centradas en el uso de la bola junto a música y coreografías. Podemos decir sin miedo a equivocarnos que el balón suizo es tan italiano como suizo, al mismo tiempo que famoso gracias a americanos.

Clase de fitball

Beneficios del balón suizo

En la actualidad ha sido el pilates la actividad definitiva que ha llevado el balón suizo a la fama en gimnasios de todo el mundo. Por ello es interesante valorar algunos beneficios que esta pelota puede aportar en nuestro entrenamiento:

  • Te hará buscar la estabilidad: En muchas ocasiones te habrán animado a hacer flexiones por ejemplo con el balón suizo en las piernas, y esto se debe a que al hacer trabajo en una superficie inestable, el ejercicio será más intenso y complicado. Ese plus de exigencia te lo puede dar la pelota y por eso hay que tenerla muy en cuenta.
  • Para todos: Ya hemos indicado que en el pilates es fundamental, o que para embarazadas se usa muchísimo. Pero al mismo tiempo podemos encontrar desde sesiones de trabajo anaeróbico que cuenten con ella hasta clases aeróbicas que montar coreografías con la pelota. Versatilidad completa.
  • Económico: Si eres de los que trabajan en casa y estás pensando en hacer más grande tu set de entrenamiento, la fitball no puede faltar. Por unos ocho euros podrás encontrar una en Decathlon, y no excederá de los cincuenta las más caras. Por todo lo que puede aportarte, es una inversión obligada.
  • Ganamos equilibrio: Si te obligas a hacer abdominales o flexiones con la bola en tus piernas o espalda, luego cuando tengas que enfrentarte a actividades del día a día observarás como has ganado equilibrio. Consigo, si algo sale beneficiado con una fitball es el core, de manera que ganarás mucho control postural y depurarás tu postura ganando estabilidad.