Seguro que alguna vez has oído hablar del HIIT, pero no has sabido cómo aplicarlo a tus entrenamientos. HIIT son las siglas en inglés de High Intensity Interval Training, o lo que es lo mismo: entrenamientos con intervalos de alta intensidad.

Este tipo de entrenamiento es muy efectivo para la quema de grasa y para mejorar tu resistencia; aunque no debes practicarlo más de 3 veces a la semana, para darle tiempo a tus músculos a que se recuperen.

¿Cómo debo practicar HIIT?

No todo el mundo puede practicarlo y necesitarás un mínimo de capacidad para no acabar fatigado al terminar la sesión. Deberás hacer varios intervalos de alta intensidad intercalados con descansos en activo (intervalos medios/bajos).

Te ponemos un ejemplo: si decides practicar HIIT corriendo, puedes realizar 5 rondas al 80-90% de intensidad (sprints) durante 40 segundos. Luego, recupera fuerzas y aire andando rápido o trotando suave (descanso activo). Así, 5 rondas. Parece una tontería, pero estarás llevando a tu cuerpo al extremo de su capacidad y cada ronda se te hará más dura.

Según varios estudios, este tipo de entrenamiento es tan eficaz para la pérdida de grasa debido a que se activa la creación de mitocondrias y mejoran el uso de la glucosa. Incluso, nos mantendrá activo el metabolismo varias horas después de haberlo practicado.

¿Cuáles son las mejores opciones para practicarlo?

  • Bicicleta de aire o Air Bike. Puedes probar a realizar entrenamientos de alta intensidad en una bicicleta normal, pero si tienes oportunidad, pueda la de aire. El aire será el obstaculo que odiarás en todo el entrenamiento, la intensidad es muy alta y acabarás queriendo unos pulmones nuevos. Eso sí, la adrenalina al terminar…

  • Cinta de correr curva. Como es lógico, puedes entrenar en una cinta normal de gimnasio (añadiéndole plus de pendiente si quisieras) o también puedes salir a correr al parque. Lo divertido es probar este tipo de cintas curvas, en la que la intensidad la regulas tú mismo según la velocidad a la que corras. Es decir, no le vas a tener que marcar los km por hora que quieres correr, como en una cinta tradicional.

  • Elíptica. Es uno de las opciones más seguras y a la vez menos recomendable. Si quieres iniciarte, está perfecto, pero se trabajan muy pocos músculos y vas a necesitar mucha capacidad para aguantar un entreno así.

  • Remo. Esta opción consigue lo que casi ninguna otra: trabajar intensamente la parte superior e inferior del cuerpo. Por lo que el impacto metabólico será bestial y, además, el riesgo de lesionarse es bastante bajo.

  • Otras opciones. También puedes practicar HIIT haciendo natación, slide board, spinning o cualquier otro tipo de deporte cuya base sea el cardio.