La sauna suele estar presente en muchísimos gimnasios junto a los baños de vapor, ¿pero es también un método más para adelgazar? Existe un mito que asegura que pasar tiempo en una sauna nos hará eliminar grasa a través del sudor. A continuación te vamos a desvelar si esto es cierto o no.

¿La sauna adelgaza?

La sauna es una costumbre de hace miles de años y que numerosas culturas han ido adoptando tras conocer los beneficios que aporta. En este caso nos referimos a la sauna seca, muy diferente a los baños turcos o de vapor. Seguro que alguna vez has probado a meterte en esta habitación con elevada temperatura para saber qué se sentía.

Muchos aseguran que pasar tiempo dentro de ella te hace perder grasa y adelgazar de forma rápida. Bien, tenemos que decir que esto es mentira. La sauna no te hará perder grasa, sino líquido. Es cierto que si te pesas al salir de una sesión, notarás una bajada de peso debido a la sudoración; pero en cuanto retomes tu hidratación, ese peso volverá.

En otras ocasiones te hemos comentado que la pérdida de grasa solo se produce con una dieta o alimentación saludable y con la práctica de ejercicio. El problema es que queremos adelgazar sentados en una habitación a 70º y eso, sintiéndolo mucho, lo que hace es perder tu tiempo. Para adelgazar tenemos que perder grasa y en la sauna solo perderemos toxinas con el sudor.

Es importante que tengas en cuenta que no todo el mundo puede aguantar una sesión a esa temperatura. Si te encuentras mareado o con ansiedad, sal porque esa no es su función. Además tenemos que tener en cuenta que no podemos usarla más de dos veces al día ni más de tres veces a la semana.

Beneficios que nos aporta la sauna

Que no nos haga perder grasa no significa que no aporte beneficios a nuestro cuerpo y mente. Su efecto desestresante y relajante, libera endorfinas y nos ayuda a combatir el insomnio. Además como hemos dicho anteriormente, la sudoración elimina toxinas, nos hace tener una piel más limpia y nos ayuda a aumentar las defensas.

Buscando la relación con nuestro entrenamiento, una sesión de sauna de unos 20-30 minutos puede aumentar la elasticidad de tus músculos y mejorar tu función cardiovascular.

¿Cómo puedo realizar una sesión?

Normalmente suele haber un panel explicativo sobre cómo realizar una sesión de sauna, aunque de todas formas nosotros te vamos a aconsejar cómo podrías realizarla:

  • Antes de entrar, dúchate en el vestuario con agua templada y limpia tu piel.
  • Entra en la sauna y empieza sentándote en el banco inferior. El primer contacto no debes hacerlo nunca con el banco superior.
  • A los 10-15 minutos sal y dúchate con agua fría para hacer un contraste de temperatura.
  • Tómate el tiempo necesario antes de entrar, y esta vez si quieres puedes colocarte en el banco superior.
  • Vuelve a salir y dúchate con agua fría o templada, y usa un guante de crin o crema exfoliante para eliminar de la piel el sudor, las impurezas y las células muertas.
  • Relájate y abrígate bien para recuperar tu temperatura corporal. Intenta no hacer movimientos bruscos para eviatr sufrir una bajada de tensión.
  • Termina hidratándote con agua o con alguna bebida isotónica.