Aun queda un mes, pero hay quienes están pensando ya en cómo van a disfrazarse en la noche de Halloween. Una cosa debe quedar clara: Halloween no es una fiesta saludable. A pesar de ser solo una noche al año, no es necesario que tiremos por la borda todo nuestro progreso en alimentación saludable y actividad física. Existen algunas alternativas más saludables a las clásicas chocolatinas, aunque nadie ofrece esas opciones «saludables» cuando llaman a la puerta. Y no pasa nada. Repito: Halloween es un día, y comer una barrita de chocolate no te va a matar o arruinar masivamente tu dieta mayormente saludable.

El problema es que los dulces de Halloween tienden a persistir, y es más difícil decir que no cuando todavía se quedan en casa semanas después. Es entonces cuando tienes que ser inteligente sobre cuánto estás consumiendo realmente.

Todos deberíamos limitar las calorías de los azúcares añadidos a no más del 10% cada día, según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Si tomas 2.000 calorías al día (una ingesta bastante normal), eso significa no ingerir más de 200 calorías, o 50 gramos de azúcar añadido cada día día.

¿Cuánto azúcar encontramos en los dulces típicos de Halloween?

Por ejemplo, un Kit Kat tiene 21 gramos de azúcar, un Snickers tiene 20 gramos de azúcar y una bolsa de 15 gramos de gominolas tiene casi 12 gramos de azúcar. Trata de evitar las golosinas que incluyen azúcar (ya sea azúcar de mesa u otras formas, como el azúcar moreno o el jarabe de maíz) en los primeros dos ingredientes.

Si puedes elegir entre chocolate con leche o chocolate negro, opta por este último. Los beneficios del chocolate provienen de los flavanoles, que se encuentran en el grano de cacao, y cuanto más cacao, mejor es para la salud. Dado que el chocolate con leche tiene mucho menos cacao (alrededor del 10%) que el chocolate negro (mínimo 35%), pierde sus beneficios nutricionales. El chocolate con leche también se hace con más leche condensada, lo que aumenta el contenido de azúcar en comparación con el chocolate negro. Una barrita de chocolate con leche tendrá aproximadamente el doble de la cantidad de azúcar que una barrita de chocolate negro con 70% de cacao.

En el caso de los deportistas de resistencia, estos tienen un poco más de margen con la ingesta de azúcar, ya que los azúcares son la primera fuente de combustible preferida de nuestros cuerpos cuando estamos realizando ejercicio físico. Pero, evidentemente, tampoco querrás alimentar tus entrenamientos con dulces de Halloween. Aunque bien los ositos de goma son una opción popular (estas bombas de carbohidratos son básicamente masticables de energía), los dulces azucarados se deben consumir con moderación. A veces son más bajas en calorías que el chocolate, porque no tienen la manteca de cacao (grasa) que tiene el chocolate, pero aún tienen la misma cantidad, o incluso más, de azúcar que el chocolate.

Por ejemplo, un paquete de Skittles tiene 250 calorías y 46 gramos de azúcar, y una barra Snickers tiene 280 calorías y 29 gramos de azúcar. Las golosinas de chocolate o frutos secos ofrecen proteínas y grasas además de carbohidratos, y esos macronutrientes aportan más que energía simplemente. Si eliges entre azúcar o grasa y azúcar y proteínas, elije la fuente que ofrece un poco más de nutrientes para tu gasto calórico.

Tampoco seas mártir, pero puedes elegir la opción de tamaño más pequeño. Muchos dulces de tamaño completo contienen la misma cantidad de calorías que una comida saludable y abundante. En cambio, las golosinas de tamaño snack ayudan con el control de las porciones. Si tienes la disciplina de comer solo uno, eso es mejor para ti; pero si vas a terminar comiendo 20 porciones, entonces también podrías optar mejor por una barrita de chocolate de tamaño normal.