La obesidad constituye uno de los principales factores de riesgo en la sociedad actual. El riesgo de padecer sobrepeso y obesidad está estrechamente relacionado con el nivel de condición física del sujeto. Por ello, la principal forma de combatir estas enfermedades y prevenirlas, será la realización de ejercicio físico.

Sin embargo, a la hora de realizar actividad física en este tipo de sujetos, no se suele realizar correctamente, o se tiene cierta confusión. Para ello, vamos a describir algunos parámetros básicos que debería de cumplir una actividad física para este tipo de sujetos.

¿Solamente dieta o entrenamiento y dieta?

Posiblemente una dieta hipocalórica en personas con obesidad fuese suficiente para reducir un determinado porcentaje graso. Sin embargo, una actividad física en sujetos con obesidad no solo va a tener beneficios a nivel de perdida de grasa.

La realización de actividad física, aparte de aumentar la pérdida de peso, se ha demostrado en ciertos estudios que ayuda a mejorar los porcentajes de masa muscular y masa grasa. Además, la actividad física ayuda en gran medida a mejorar la fuerza muscular y también ciertos parámetros relacionados con el sistema cardiovascular.

Por otro lado, la realización de actividad física ha demostrado ayudar a mantener una pérdida de peso durante un periodo de tiempo más prolongado.

Por tanto, la realización de actividad física es la base de un estilo de vida activo. Este estilo de vida, junto con una dieta correcta, será la mejor forma de prevenir la obesidad y el sobrepeso, así como combatirlo.

Duración del ejercicio físico

La duración del ejercicio físico es uno de los parámetros que tendremos que controlar en el plan de estos sujetos. Las recomendaciones generales sitúan que se debería realizar cualquier actividad física durante al menos 30 minutos todos los días de la semana.

Sin embargo, valores inferiores a esta duración tendrán efectos positivos igualmente sobre el estado de salud del sujeto. Por lo tanto, dependiendo del sujeto, sería interesante dividir las sesiones de actividad física para una mejor adherencia.

Por otro lado, sería buena idea incrementar la duración de este ejercicio físico de forma progresiva en el tiempo. Esto ayudará a mantener una correcta pérdida de peso.

Intensidad durante el ejercicio

La intensidad podríamos definirla como el esfuerzo que se realiza en cierta actividad. Algunos autores han situado en torno al 55-69% de la frecuencia cardíaca como una cantidad suficiente para empezar a tener resultados en la pérdida de peso. Sin embargo, sería aconsejable incrementar esta intensidad progresivamente en el tiempo para continuar con la pérdida de peso.

¿Qué ejercicio hacer?

Aunque comúnmente el plan de entrenamiento de este tipo de sujetos se centre en una actividad física aeróbica, este ejercicio debería ir acompañado de un entrenamiento de fuerza. El entrenamiento de fuerza en este tipo de sujetos permitirá aumentar la masa libre de grasa, fuerza muscular y potencia.

Además, un correcto trabajo de fuerza aumentará el metabolismo en reposo, lo que contribuirá a la pérdida de peso.

Cabe destacar que, tanto en una actividad aeróbica como en un trabajo de fuerza, siempre deben ser tenidas en cuenta las restricciones que podría sufrir cada individuo a nivel estructural, movilidad, flexibilidad, etc.