¿Champú líquido o champú sólido? ¿Cuál elijo?

El champú sólido se ha popularizado en los últimos meses y es que se trata de una alternativa ecológica al champú líquido que llevamos usando décadas. Pero no solo es una alternativa beneficiosa para el medioambiente, sino que también lo es para nuestra salud y la de nuestro cuero cabelludo y pelo. Vamos a ver las diferencias que hay entre ambas opciones y a aprender a escoger la mejor para nosotros.

Hoy aprenderemos multitud de cosas sobre los champús, empezando por ver si de verdad los sulfatos, siliconas y parabenos son tan necesarios como parece. Además, veremos si es útil comprar un champú sólido o es mejor seguir comprando botes y botes de champús líquidos.

También veremos si nos sirve cualquier champú o necesitamos conocer nuestro tipo de pelo y tipo de cuero cabelludo. Del mismo modo que conoceremos las diferencias entre ambas opciones, así como las ventajas del verdadero protagonista de los últimos meses, el champú sólido.

Sulfatos, parabenos y siliconas

Estos 3 ingredientes están presentes en multitud de champús y acondicionadores desde hace varios años, aunque cada vez es más común ver productos más naturales con ingredientes de origen vegetal y sin parabenos, ni sulfatos ni siliconas.

A continuación, vamos a explicar para que sirve cada uno de estos 3 ingredientes y así sabremos si es lo que queremos para nosotros o no:

Parabenos

Son agentes químicos que se añaden a los productos de belleza para evitar que estos tengan bacterias, hongos y otros microorganismos. Por lo tanto, es importante que este ingrediente se mantenga dentro de la composición de nuestro champú, ya sea sólido o líquido, así como en cremas, geles, maquillajes, acondicionadores y otros productos de belleza y cuidado capilar y corporal.

Eso sí, debemos saber que son agresivos con cueros cabelludos y pieles muy sensibles, es por esto por lo que hay productos que no lo incluyen. En su defecto, usan otro tipo de conservantes para evitar que el producto se degenere y se reproduzcan las bacterias.

Un champú sólido redondo

Sulfatos

Se trata de un agente espumante, es decir, es lo que permite que el champú haga mucha espuma al contacto con el agua. Los sulfatos nos dan una falsa sensación de suavidad y parece que nuestro pelo es más liso al tacto, pero en realidad, producen sequedad, caspa, rompen la cadena de hidratación natural de nuestro cuero cabelludo, tendremos picores, alergias y podremos desarrollar dermatitis seborreica.

El pelo se volverá poco manejable, encrespado y podrá volverse graso, ya que nuestro organismo intentará compensar la pérdida de sus aceites naturales en nuestro cuerpo cabelludo.

Es por esto por lo que un champú sin sulfatos hará que nuestro pelo esté más sano y si hemos sufrido alergias, irritaciones, eccemas, descamaciones y tal en el pasado, un champú sin sulfatos es la mejor opción.

Siliconas

Por su parte, las siliconas que traen los champús son otra mentira de la industria, ya que, lo que hacen es crear una película transparente en nuestro cabello para que este parezca más brillante y saludable, pero no es real. Esta silicona es muy negativa, sobre todo para aquellas personas que tiene el pelo muy fino, ya que se crea una sobrecarga del pelo dejándolo lacio.

Las siliconas actúan para contrarrestar la agresividad de los sulfatos. Además, las siliconas permanecen en el pelo y podemos tardar varias semanas en quitar todo rastro de ellas, una vez que empecemos a usar champús sin siliconas, ni sulfatos. Los expertos calculan una media de 15 lavados para desintoxicar nuestro cabello, y será ahí cuando descubramos cómo es de verdad nuestro pelo.

Ventajas champú sólido

Entre todas las ventajas, vamos a destacar las que nosotros consideramos imprescindibles a la hora de valorar el cambio entre champú líquido y champú sólido. El paso no es fácil, ya que como hemos visto antes, en el momento en el que elegimos un champú sin sulfatos ni siliconas ni parabenos, nuestro pelo no se mostrará con buen estado, sino que seguramente estará algo más áspero, encrespado y con falta de suavidad durante varios lavados hasta que florezca de nuevo.

  • 100 gramos de champú sólido duran unos 80 lavados.
  • Suelen ser libres de parabenos, sulfatos y siliconas.
  • Son más ecológicos y responsables con el medioambiente porque no generan residuos plásticos.
  • El champú sólido no es un jabón.
  • Lo podemos llevar de viaje sin limitar las cantidades como pasa como el champú líquido que no podemos llevar más de 100 ml.
  • Son muy sencillos de aplicar, incluso para personas con discapacidad.
  • Genera poca espuma, lo cual es más fácil de limpiar el pelo.
  • Es más probable que con el sólido usemos la cantidad adecuada para nuestra cantidad de pelo.
  • Es igual o más efectivo que el champú líquido.
  • Debido a que son más naturales, suelen dejar el pelo más limpio y sin apelmazar.
  • Ahorramos dinero y le evitamos contaminación al planeta.
  • Los envoltorios de los champús sólidos suelen ser biodegradables, así como la propia pastilla y la espuma.
  • En la elaboración se ahorra agua.
  • Son muy versátiles y a menudo están elaborados con ingredientes naturales que podemos usar en la barba o en el bello corporal.

Champú sólido con espuma

Diferencias con el champú liquido

Teniendo claro cómo son los champús líquidos que llevamos años usando y cómo son los sólidos que se han puesto de moda, ahora vamos directitos a conocer algunas diferencias para que todos y cada uno de nosotros podamos crear nuestra opinión y decidir cual compramos.

La primera diferencia está en la cantidad, el espacio que ocupa y en el ahorro. Una pastilla de champú sólido de100 gramos (medida estándar) equivale a 3 botes de plástico de champú líquido. Esto se debe a que en la elaboración de los líquidos se emplea mucha agua.

Lo malo es que el sólido se deteriora con facilidad en su contacto con el agua y con caídas. Es por esto por lo que recomendamos usar la pastilla y dejarla en un lugar fresco y seco y con ventilación para que no se derrita ni se deteriores de ninguna de las formas posibles.

Otra diferencia es con el pH, y es que el sólido tiene un pH más elevado que el líquido para que la pastilla permanezca de una sola pieza el máximo tiempo posible. Esto afecta un poco a los cabellos rizados y con tendencia al encrespamiento.

La otra diferencia es que los champús líquidos están atestados de químicos, ingredientes tóxicos que a la larga nos irritan y nos provocan dermatitis, alergias, encamación de la piel, picores, caspa, etc. Por lo que los champús naturales tienden a usar tensioactivos de origen natural.

Debemos tener claro, que los champús sólidos limpian en profundidad y con la ausencia de parabenos, siliconas y sulfatos, el pelo nos puede quedar un tanto encrespado los primeros lavados y después recupera toda su belleza natural.

Como elegir un buen champú

Antes de elegir un tipo u otro, hay que conocer nuestro tipo de pelo y cuero cabelludo, para ello lo mejor es ir a un dermatólogo o a una peluquería. Una vez que tengamos identificado nuestro tipo de pelo y cuero cabelludo, tendremos que satisfacer sus necesidades, y en base a ellas, elegir el champú y el acondicionador. Recordemos que el acondicionador o la mascarilla, se usan de medias a puntas, nunca en la raíz, ya que podemos engrasar demasiado.

Queda claro que hay que alejarse de los químicos, los parabenos, siliconas y sulfatos, y agarrar bien fuerte a los productos naturales con ingredientes de origen vegetal. También hay que evitar el plástico en los envoltorios y embalajes, y optar por opciones como cartón o aluminio.

Acertar con el primero que compremos es muy complicado. Eso sí, si nos funciona, mejor no cambiar. Lo mismo sucede con los champús líquidos, cuantas veces en nuestra vida habremos cambiado de marca, y cuando damos con uno, no lo perdemos, pues igual.

¡Sé el primero en comentar!