En cualquier inesperado momento podemos tener la mala suerte de sufrir un orzuelo. Seguramente hayas pasado por esto o te encuentres aún con el párpado del ojo hinchado. Tiene apariencia de grano, pero sus síntomas van más allá de una simple molestia visual. Te contamos todo sobre los orzuelo y cómo tratarlos para una pronta eliminación.

¿Qué es un orzuelo?

Cuando una glándula sebácea del borde del párpado se inflaba, crea una protuberancia. Un orzuelo es un pequeño bulto rojo, con apariencia de un grano y que es bastante doloroso. La mayoría suele contener pus y normalmente se forman en la parte externa del párpado, aunque también existen de manera interna.

Lo más común es que el orzuelo desaparezca en unos cuatro días, pero debes tomar ciertas precauciones para no empeorar el proceso de curación. Y en caso de que dure demasiado, acude al médico para que lo valore.

¿Cuáles pueden ser las causas de su aparición?

Infección por estafilococos

Es la causa más común (9 de cada 10 casos). La infección viene dada por las bacterias que tenemos en la piel y en la nariz, y que son inofensivas de manera normal, aunque son motivo de infecciones en muchas heridas. El problema sucede cuando se realiza un contacto directo con el borde del párpado. Es decir, si te rascas los ojos con las manos sucias, si no tienes las gafas limpias, si te cambias las lentillas sin desinfectarte los dedos o si descuidas tu maquillaje.

Inflamación crónica del borde del párpado

La blefaritis crónica es una inflamación del borde del párpado que, normalmente, ataca a los dos ojos y causa irritación y enrojecimiento. La blefaritis es una inflamación que afecta a los folículos de las pestañas y a las glándulas de que se encuentran entre ellas. Suelen darse casos en personas mayores de 50 años, pero también puede ocurrir a cualquier edad. A consecuencia de esta inflamación, es muy posible que aparezcan orzuelos.

¿Qué síntomas presenta?

El síntoma más característico es una pequeña mancha amarillenta en el centro del “grano” situado en el párpado. Aún así, también suele estar acompañado de:

  • Dolor y picor de los párpados.
  • Lagrimeo de los ojos.
  • Legañas.
  • Hinchazón.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Ojos rojos.
  • Molestias al parpadear.

¿Se puede prevenir?

Muchos piensan que el orzuelo se puede contagiar de una persona a otra, pero en realidad no es posible. Debes tener mucha higiene para no empeorar la situación de tu ojo y evitar que la infección se transmita al otro ojo o a una persona. Lo que debes hacer es:

  • Lava tus manos con frecuencia y usa desinfectante varias veces al día. Por supuesto, lo ideal también es evitar el contacto de tus manos con los ojos.
  • Revisa el maquillaje o los cosméticos que apliques en tus ojos. Pueden estar caducados o hacer sido usados por otras personas. Esto último no quiere decir que esa persona tenga una infección, pero sí pueden afectar las diferentes bacterias en ti.
  • Mantén tus gafas y lentillas limpias.
  • Evitar ponerte en los ojos objetos ajenos. Seguro que no has caído en la cuenta de las gafas del cine, las bolsitas para los ojos de yoga o los antifaces para dormir.

¿Cómo se trata un orzuelo?

Lo primero que debemos hacer es acudir al médico para que, con sus herramientas especiales, cerciore nuestro párpado y determine que es un orzuelo. Es posible que se realice también una prueba para diagnosticar las bacterias. En este caso, el médico hará una pequeña incisión para reducir la presión del orzuelo y obtendrá una muestra de pus.

Lo más común es que un orzuelo no necesite tratamiento farmacológico, con algunos remedios caseros será suficiente.

  • Aplica compresas húmedas y calientes en la zona afectada durante al menos 10 minutos. Repite cuatro veces al día.
  • Limpiar la zona que rodea el ojo afectado.
  • No exprimir el orzuelo, ni moverlo mucho.
  • No apliques maquillaje, ni uses gafas hasta que no se haya curado.

Si en una semana no ha desaparecido, acude de nuevo al médico para que determine qué sucede. En ciertas ocasiones puede llegar a realizarse una pequeña operación.