Lucir una piel cuidada y saludable es el deseo de todos. Y es que, además de cuidar nuestro cuerpo, el estado del rostro dice mucho de nosotros. En la época estival, pueden aparecer algunas imperfecciones fruto de diversos factores que conviene prevenir. Si tú también te preguntas cómo puedes tener una piel más vital y bonita, ¡presta atención!

Muchas veces confiamos en el maquillaje para tapar ciertas imperfecciones. Pero cuando estamos con la cara lavada, es cuando vemos realmente lo que nuestra piel está demandando. Hay quien se nota mucha flacidez, arruguitas, acné, sequedad, grasa… No hay nada que no se pueda mejorar con una serie de cuidados especiales. Dedicar tiempo a la zona del rostro es imprescindible para mejorar su apariencia.

Pautas para mejorar el estado de la piel

Cuidado desde el interior

Muchas personas se gastan grandes cantidades de dinero en productos milagrosos que, a veces pueden funcionar, y a veces no. Pero en tal caso nunca serán 100% efectivos si no tomamos una serie de cambios a nivel interno. Mantener la hidratación a raya es primordial. Por ello, tomar un mínimo de 2 litros de agua al día es lo adecuado. Puedes beber infusiones y zumos naturales si eres de los que les cuesta ir siempre con la botella de agua encima. Es importante que los zumos sean naturales, evitando que estén cargados de azúcares añadidos, muy perjudiciales para la salud.

Ojo a la alimentación

Comer de cualquier manera no vale. Es importantísimo, para todos los aspectos de la salud, llevar una dieta equilibrada. Tu piel también lo agradecerá. Alimentos ricos en betacarotenos, como las zanahorias o pimientos rojos, previenen la aparición de manchas. La biotina, por su parte, presente en frutos secos y cereales, ayuda a mantener la piel con un estado más vital y joven. Es imprescindible evitar frituras, alimentos procesados, altos en grasas y azúcares. En cuanto más natural sea tu alimentación, más estarás favoreciendo a tu organismo. Alimentos ricos en minerales, vitamina C, antioxidantes u Omega-3 favorecerán la elasticidad de tu piel, haciendo que luzca estupenda.

Protección solar

Hoy en día existen hidratantes para todo tipo de pieles, que contienen protector solar. No importa si hace un sol abrasador o si está nublado. Llevar siempre protección, ayudará a que tu rostro esté más seguro ante los posibles daños de los factores externos.

Limpieza a diario

Una limpieza como mínimo cada noche, en la que retires toda la suciedad que se acumula en la piel debido a la contaminación o el maquillaje, no puede faltar. Cada noche, vete a dormir con la piel impoluta. Observarás que, conforme pasa el tiempo, amaneces con un mejor aspecto y una belleza especial. Asimismo, acudir a un centro estético, donde puedan realizarte una limpieza mensual en profundidad, sería ideal.