¿Por qué se producen contracciones en el párpado?

La contracción del párpado, o mioquimia, es un espasmo involuntario y repetitivo de los músculos del párpado que muchos de nosotros hemos percibido sin un origen detectable. Esta contracción normalmente ocurre en el párpado superior, pero pueden darse casos en el inferior y percibirse como un tic nervioso.

Para la mayoría de las personas, estos espasmos son muy leves y se sienten como un pulso suave en el párpado. Otros pueden experimentar un espasmo lo suficientemente fuerte que obliga a ambos párpados a cerrarse por completo. En este caso estaremos ante una afección llamada blefaroespasmo.

Los espasmos suelen ocurrir cada pocos segundos durante uno o dos minutos, aunque son impredecibles. Incluso se pueden dar casos de contracciones que aparecen de forma intermitente durante varios días. Así que es posible que no experimentes ningún espasmo durante semanas o incluso meses. En principio son indoloros e inofensivos, pero pueden aparecer graves molestias si empeora la situación. La mayoría de los espasmos se resolverán por sí solos sin necesidad de tratamiento, aunque pueden aparecer debido a un problema subyacente que sí requiera tratamiento.

Causas de la contracción del párpado

Los espasmos de los párpados pueden ocurrir sin una causa identificable. Como rara vez son un signo de un problema grave, la causa no se suele investigar. Sin embargo, los espasmos de los párpados pueden ser causados o empeorados por irritación de ojo, distensión del párpado, fatiga, la falta de sueño, esfuerzo físico, efectos secundarios de los medicamentos, estrés o el uso de alcohol, tabaco o cafeína.

Si la contracción del párpado se vuelve crónica, es posible que se sufra un «blefaroespasmo esencial benigno«, que es el nombre del parpadeo crónico e incontrolable. Esta condición generalmente afecta a ambos ojos. Aunque se desconoce la causa exacta de la afección, hay factores que pueden empeorar los espasmos como la blefaritis o inflamación del párpado, conjuntivitis, ojos secos, irritantes ambientales, fatiga, sensibilidad a la luz, estrés, demasiado alcohol o cafeína.

La mioquimia, por razones desconocidas, es más común en mujeres que en hombres y, por lo general, comienza y cesa de manera espontánea. También puede suponer un problema, ya que distraen mucho y evitan que te concentres en una tarea en cuestión, lo que a su vez afecta en el desempeño del trabajo. Incluso, hay momentos en los que se requiere cerrar el ojo para aliviar las punzadas.

Complicaciones de los espasmos en los párpados

En raras ocasiones, las contracciones de los párpados son un síntoma de un trastorno cerebral o nervioso más grave. Cuando los espasmos son el resultado de estas afecciones más graves, casi siempre van acompañados de otros síntomas. Si crees que tienes una lesión en el ojo, consulta a un optometrista u oftalmólogo de inmediato. Los rasguños de la córnea pueden causar daño ocular permanente.

Los trastornos cerebrales y nerviosos que pueden causar espasmos palpebrales incluyen:

  • Parálisis de Bell (parálisis facial): condición que hace que un lado de la cara se incline hacia abajo
  • Distonía: espasmos musculares inesperados en la que la parte del cuerpo de la zona afectada se retuerce o contorsiona
  • Distonía cervical (tortícolis espasmódica): hace que el cuello sufra espasmos aleatorios y que la cabeza se tuerza en posiciones incómodas
  • Esclerosis múltiple: enfermedad del sistema nervioso central que causa problemas cognitivos y de movimiento, así como fatiga
  • Enfermedad de Parkinson: puede causar temblores en las extremidades, rigidez muscular, problemas de equilibrio y dificultad para hablar
  • Síndrome de Tourette: se caracteriza por movimientos involuntarios y tics verbales

contraccion del parpado

¿Cómo tratar la contracción del párpado?

Los espasmos rara vez son lo suficientemente graves como para requerir tratamiento médico de emergencia. Sin embargo, en el caso de que sean crónicos pueden ser un síntoma de un trastorno más grave del cerebro o del sistema nervioso.

Es posible que debas ir a tu médico si tienes espasmos crónicos en los párpados junto con ojos enrojecidos o hinchados, párpado superior caído o párpado que se cierra por completo. También se recomienda acudir si el espasmo continúa durante semanas o comienza a afectar a otras partes de tu cara.

Las causas más comunes de espasmos en los párpados son el estrés, la fatiga y la cafeína. Para aliviar los espasmos oculares, es posible que prefieras realizar algunos remedios caseros como beber menos cafeína, dormir lo suficiente o aplicar una compresa tibia en los ojos. También puedes mantener los ojos lubricados con lágrimas artificiales o gotas de venta libre.

También se pueden usar inyecciones de toxina botulínica (Botox) para tratar el blefaroespasmo esencial benigno. El Botox puede aliviar los espasmos severos durante unos meses. Sin embargo, a medida que desaparecen los efectos de la inyección, es posible que necesites más inyecciones, ya que el problema subyacente no está tratado.
La cirugía para extirpar algunos de los músculos y nervios de los párpados (miectomía) también puede tratar casos más graves de blefaroespasmo esencial benigno.

¿Se pueden prevenir?

Si tus espasmos en los párpados ocurren con más frecuencia, lleva un diario y anota cuándo ocurren. Ten en cuenta el consumo de cafeína, tabaco y alcohol, así como el nivel de estrés y la cantidad de sueño que has estado durmiendo en los períodos previos y durante los espasmos del párpado.

Como una de las causas más comunes de espasmos en los párpados es la falta de sueño, debes asegurarte de dormir ocho horas todas las noches para ayudar a evitar que los párpados se muevan sin causa aparente. También puedes intentar cambiar tu dieta para incorporar alimentos más saludables, además de asegurarte de estar bien hidratado.

La sobreexposición a las pantallas digitales también puede forzar la vista y provocar contracción en los párpados. Es posible que los hayas notado que al final de un largo día frente a tu ordenador alrededor de tu ojo. Tomar descansos y pasar tiempo lejos de las pantallas puede ayudar significativamente a reducir los efectos de la mioquimia.

Si notas que tienes más espasmos cuando no duermes lo suficiente, intenta acostarte entre 30 minutos y una hora antes para ayudar a aliviar la tensión en los párpados y reducir los espasmos.

¡Sé el primero en comentar!