Motivos de sudar en exceso sin hacer deporte

Las ocasiones que más sudoroso has estado después de hacer una clase de spinning o de ir a Hot Yoga, has pensado en que has terminado una buena sesión de ejercicio. Pero, ¿qué pasa cuando te sientas a cenar o estás hablando con alguien nuevo y comienzas a sudar?

La sudoración es la respuesta del cuerpo para controlar la temperatura corporal. Cuando tu piel está caliente, se envía un mensaje al cerebro para provocar la sudoración. Mientras sudas, la evaporación del sudor enfría el cuerpo.

Por lo tanto, tiene mucho sentido que sudes cuando la temperatura es más cálida o durante el ejercicio, pero hay ocasiones en las que se produce una transpiración que realmente te pica la cabeza.

¿Qué es la sudoración excesiva?

Si simplemente sudamos más que otras personas cuando hace calor o nos estamos esforzando, eso no suele ser una señal de alarma. La sudoración es una reacción normal cuando el cuerpo está trabajando más y necesita enfriarse.

Hay variaciones naturales en la forma en que las personas sudan, al igual que hay variaciones en otras funciones corporales. Algunas personas comienzan a sudar más fácilmente que otras. La verdadera sudoración excesiva va más allá de la necesidad física normal de sudar. Si tenemos hiperhidrosis, es posible que sudemos mucho sin ningún motivo, cuando no es apropiado para las circunstancias.

Digamos que la temperatura es suave, no estamos ansiosos, no tenemos fiebre y solo estamos viendo una película con la familia. Si estamos sentados sudando profusamente, eso no es normal. Los expertos aseguran que hay dos tipos básicos de sudoración excesiva: hiperhidrosis localizada e hiperhidrosis generalizada.

Hiperhidrosis focal primaria

La causa más común de sudoración excesiva se llama hiperhidrosis focal primaria. Esta forma de hiperhidrosis afecta a alrededor del 1% al 3% de la población y, por lo general, comienza en la niñez o la adolescencia. No causa enfermedad, solo sudamos en exceso. Aunque es una condición médica, no es un signo de enfermedad o una interacción con otros medicamentos. Las personas que lo tienen son por lo demás saludables.

Se llama focal o localizada porque solo afecta partes específicas del cuerpo, como las axilas, la ingle, la cabeza, la cara, las manos o los pies. Los síntomas también tienden a ser simétricos, ocurriendo en ambos lados por igual. Parece deberse a un mal funcionamiento menor del sistema nervioso.

Hiperhidrosis general secundaria

Esta forma menos común de hiperhidrosis provoca sudoración en todo el cuerpo, no solo en las manos o los pies. La hiperhidrosis general secundaria también es médicamente más grave. Se llama secundaria porque está siendo causada por otra cosa, como una condición de salud subyacente.

Hay muchas posibilidades de que se desencadene esta sudoración en exceso, incluyendo una serie de diferentes condiciones médicas y enfermedades. Algunos ejemplos son: menopausia, embarazo, problemas tiroideos, diabetes, alcoholismo, tuberculosis, Parkinson, artritis reumatoide o insuficiencia cardiaca.

Las personas que están ansiosas, o que tienen trastornos de ansiedad reales, pueden sudar más que otras. Pero los expertos dicen que la sudoración ansiosa no es lo mismo que la hiperhidrosis.

Causas de sudor en exceso

Si sudamos demasiado sin hacer deporte, el origen puede estar en distintos puntos. Muchos de ellos no tienen mayor importancia y pueden solventarse en poco tiempo.

Cosas de la vida cotidiana

Estás estresado por un proyecto de trabajo que necesitas entregar a tu jefe. O tal vez tu mejor amigo acaba de recibir una gran noticia y ambos estáis gritando juntos por videollamada. Todas estas emociones pueden elevar la temperatura de tu cuerpo y hacerte sudar.

Dicho esto, si es molesto o problemático para ti, puede ser un factor estresante en sí mismo, lo que lleva a más estrés y sudor. Y el ciclo no se rompe. Controlar la ansiedad puede ayudar en esta situación, especialmente trabajando en técnicas de relajación que causen menos preocupaciones.

Hiperhidrosis

La hiperhidrosis es una condición caracterizada por sudoración excesiva. Las personas con hiperhidrosis suelen sudar de cuatro a cinco veces más que otras personas.

Lo que se siente como una transpiración fuera de control puede ocurrir por sí solo o ser el resultado de una condición médica. Suele comenzar antes de los 25 años, se localiza con frecuencia en las manos, los pies o las axilas y los episodios de sudoración ocurren al menos una vez a la semana.

Existen tratamientos efectivos para la hiperhidrosis, incluidos ciertos antitranspirantes y procedimientos permanentes y no invasivos, por lo que vale la pena hablar con tu médico para que te aconseje.

Es un síntoma de una enfermedad

La sudoración grave causada por una afección de salud generalmente comienza en la edad adulta, suele ocurrir al dormir y el síntoma puede ser el resultado de diabetes, menopausia, hipertiroidismo (tiroides hiperactiva), gota, artritis reumatoide o incluso linfoma.

Buscar el tratamiento adecuado para tu afección ayudará a aliviar los síntomas y te ayudará a sentirte mejor en general, incluso cuando se trata de sudar.

hombre sudando en exceso

Es algo que comiste

La última vez que comiste el pimiento chili del restaurante tailandés, te entraron sudores. O tal vez ese cuenco humeante de pho te está haciendo quitarte el jersey. Es lógico, si estás comiendo algo caliente, la temperatura de tu cuerpo sube y sudas para bajarla.

Sin embargo, si sudas excesivamente al sentarte a comer cualquier cosa, incluidos los alimentos fríos, puede ser «sudoración gustativa«, que puede ocurrir en respuesta a las mismas condiciones de salud que conducen a la hiperhidrosis.

Puede ser tu medicamento

Algunos medicamentos pueden actuar en ciertas partes de tu cerebro y sistema nervioso y, en última instancia, desencadenar la sudoración. Estos incluyen, pero no se limitan a, medicamentos antidepresivos y antidepresivos tricíclicos, AINE como naproxeno, opioides, ciertos antibióticos y antivirales, corticosteroides, medicamentos para la tiroides e insulina.

Una pista de que la sudoración proviene de tus medicamentos es que tiende a ocurrir en todo el cuerpo en lugar de en puntos centralizados (por ejemplo, solo en las manos o los pies).

Es posible que tu médico pueda cambiar la dosis, darte a una formulación diferente o considerar un nuevo medicamento si la transpiración es molesta.

¿Deberías ir al médico?

Suponiendo que no te preocupa tener un problema médico subyacente, es posible que no necesites buscar ayuda. Si la sudoración no te molesta y ocurre después de un desencadenante específico, no necesariamente tienes que hacer nada con el sudor.

Dicho esto, si tienes que cambiarte de camisa porque estás sudando o goteando sudor cuando las personas que te rodean ni siquiera tienen brillos en su frente, habla con tu médico sobre la posibilidad de tener hiperhidrosis.

Y, lo que es más urgente, si la sudoración se produce con síntomas de alarma (dificultad para respirar, dolores de pecho, palpitaciones, dolores de cabeza o mareos), llama a emergencias. Empezar a sudar frío junto con los síntomas anteriores puede indicar un ataque cardíaco.

Tratamiento

Aunque no existe una cura para la hiperhidrosis focal primaria, existen formas de ayudar a controlar los síntomas. Alguno de estos son:

  • Antitranspirantes. Los aerosoles, lociones y roll-on especiales de venta libre o recetados pueden ayudar a controlar los síntomas.
  • Iontoforesis. Este tratamiento utiliza impulsos eléctricos de bajo nivel para desactivar temporalmente las glándulas sudoríparas.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos pueden evitar que las glándulas sudoríparas entren en acción.
  • Bótox. Las inyecciones de Botox pueden evitar temporalmente que los nervios provoquen sudoración excesiva. Está aprobado para el tratamiento de la sudoración excesiva de las axilas.
  • Cirugía. Un enfoque es cortar un nervio en el pecho que provoca la sudoración excesiva. Otra es extirpar quirúrgicamente algunas de las glándulas sudoríparas.

La hiperhidrosis secundaria a menudo también se puede tratar, aunque el enfoque correcto depende de la afección que la causa.

Por ejemplo, la hiperhidrosis causada por una tiroides hiperactiva se puede resolver tratando la tiroides con medicamentos o cirugía. La sudoración excesiva causada por la diabetes puede desaparecer una vez que los niveles de glucosa estén bajo control. Si un medicamento está causando la sudoración excesiva, el médico puede recetar un medicamento diferente.

A veces, la causa subyacente de la hiperhidrosis no se puede curar. O es posible que realmente necesitemos un medicamento que cause sudoración excesiva como efecto secundario.

¡Sé el primero en comentar!