¿Por qué salen hematomas? ¿Por qué los moratones cambian de color?

Seguramente tengamos un hematoma o moratón ahora mismo en alguna parte de nuestro cuerpo. También veremos que cambia de color y eso no es malo, en absoluto. En este texto vamos a explicar qué son los hematomas, porque a veces salen sin golpes y que significan los cambios de colores que sufren.

Cuando éramos pequeños nos pasábamos más tiempo en el suelo que de pie y seguro que teníamos los brazos y las piernas con algún que otro moratón. Pero no se trata de una condición exclusiva de los niños, ya que cualquier persona (e incluso los animales) puede tener moratones o hematomas en casi cualquier parte del cuerpo.

A veces son dolorosos, vengan o no precedidos por un golpe, presión, desgarro, caída, etc. Vamos a averiguar de verdad qué son los moratones y cómo se forman. Del mismo modo que entenderemos a qué se deben los cambios de color de los hematomas, así sabremos cuando van a desaparecer y cómo podemos acelerar la curación.

¿Que son los hematomas?

De manera sencilla y lógica, un moretón es una marca que queda reflejada en nuestra piel debido a la acumulación de sangre en esa zona. El moratón se hace visible cuando la sangre, en lugar de fluir en sus vasos sanguíneos, se queda atrapada bajo la piel.

Un golpe más o menos intenso, un apretón, un corte, una vacuna, etc. todo eso son lesiones que se provocan en la zona y pueden romper los capilares sanguíneos, pero como se trata de una herida o lesión cerrada, la sangre no puede salir al exterior y se acumula bajo nuestra piel.

Para que un moratón desaparezca pueden pasar días, semanas e incluso meses. Lo más normal es que el hematoma nos tatúe la piel al menos durante 2 semanas y en ese proceso va cambiando de color.

Un chico con un moratón en el ojo

Se recomienda colocar hielo (no de forma directa, sino con un trapo de tela) para reducir la inflamación, el tamaño del propio hematoma, para reducir el daño o dolor que causa, etc.

Los hematomas suelen ser dolorosos y a veces se inflaman, pero eso depende de la lesión que lo haya causado, ya que a veces hay moratones sin haber habido golpes. Esto lo comprobaremos en el apartado siguiente.

¿Qué significa cada color del hematoma?

Los hematomas tienen un color rojizo intenso y terminan siendo marrón claro o marrón amarillento. Hemos visto todo tipo de moratones, en pieles claras, oscuras, con heridas, sin herida, con golpes, con rotunas y otro tipo de lesiones.

Todos tenemos claro cómo son, así que ahora vamos a explicar por qué cambian de color, es decir, que in fluye o qué provoca que pasen de un color a otro desde que aparecen hasta que desaparecen para siempre.

Rojo intenso

Así inician la gran cantidad de moratones y se debe a que es sangre fresca rica en oxígeno. No todos los cardenales empiezan rojo intenso. Algunos pasan directamente al siguiente nivel. Es algo que depende de la intensidad del golpe, de cuanta sangre se escapa, si hay escasez de plaquetas, el color de la piel, la zona, etc.

Los moratones suelen ponerse rojo inmediatamente después del golpe y ya su tonalidad se puede tornar a negro, incluso. Es el más habitual cuando hay golpe, no tenemos por qué asustarnos, salvo que crezca demasiado y, pasados unos días, nos siga doliendo mucho.

Azul o morado

Este es el color que alcanza tras 2 días desde su aparición. A veces se torna negro, como ya hemos dicho antes, y es que depende de la gravedad de la lesión. El cambio de color se debe a la pérdida de oxígeno en esa sangre acumulada bajo la piel.

Ahora solo toca vigilar que no aumente su tamaño y esperar a que el cuerpo reabsorba esa sangre y así desaparecerá el cardenal de nuestro brazo, musco, o donde esté ubicado. Podemos poner hielo para acelerar el proceso, e incluso realizar masajes suaves y superficiales, poner vendas elásticas o usar cremas de curación.

Colores de los hematomas

Amarillo o verde

Al cabo de 5 días hasta los 10 días, el hematoma se torna amarillo o verde (depende de la lesión y el color de la piel) y ese cambio de color se debe a los compuestos conocidos como biliverdina o bilirrubina que descomponen la hemoglobina.

Aquí el cardenal va perdiendo o intensidad y si nuestra piel está morena ya casi ni se aprecia que hay un moratón en nuestro brazo o pierna. Podemos seguir usando hielo, ven das y cremas para acelerar su curación, en el caso en el que sea tras un golpe o una lesión como los esguinces que suelen provocar moratones en la zona.

Marrón amarillento o marrón claro

Entre el día 10 y el 15 el moratón se tornará marrón amarillento o marrón claro y es una señal inequívoca de que ya está en sus últimas horas de vida. Es cuestión de unos días que el cuerpo absorba lo que queda de esa sangre bajo nuestra piel y no quede ni rastro del moratón.

Aquí ya no debería doler, y mucho menos aumentar el tamaño. Si vemos que el moratón ha crecido y vuelve a oscurecerse es señal de que la herida interior se ha abierto de nuevo. Esto es una señal muy negativa y deberíamos acudir a un médico.

¿Me tengo que preocupar?

A priori no sería necesario preocuparse por un moratón tras un golpe o una caída, o por el simple hecho de llevar bolsas pesadas en las muñecas y antebrazo. De hecho, aprovechamos para recomendar bolsas de asas anchas, ya que el corte de circulación en las muñecas puede provocar graves daños.

Nos tenemos que preocupar por un moratón en el momento en el que aparece sin motivo aparente en zonas algo extrañas o con ciertas características:

  • Si el hematoma aparece en la ingle, el tórax, abdomen, espalda, cuello, sobaco, etc.
  • Si el brazo o la pierna se nos duerme o tenemos hormigueos.
  • Que el hematoma siga creciendo.
  • Que un hematoma duela y se mantenga por más de 15 días.
  • Si aparece con una rotura de hueso.
  • Afecta a nuestra visión o audición.
¡Sé el primero en comentar!