El otro día estaba con unas amigas cenando y de repente una de ellas se sorprendió por tener la palma de las manos anaranjada. Pensó que podría deberse a que es pelirroja, pero la clave puede estar también en la alimentación que lleva. ¿Esto quiere decir que si como muchos alimentos verdes me voy a poner como Hulk? No exactamente, con el color naranja para algo muy curioso. A continuación te contamos qué es la carotenemia y cómo puede tratarse.

¿Por qué puede influir la alimentación en el color de la piel?

En una alimentación saludable y equilibrada no pueden faltar platos bien coloridos. El color naranja está presente en numerosos alimentos: zanahorias, naranjas, mandarinas, calabaza, batatas… Y es estupendo contar con todos ellos para gozar de una buena salud. El problema es que tomarlas sin mucha medida puede hacer que tu piel se vuelva naranja. Sí, es real.

Las personas especialmente blancas tienen síntomas mucho más visibles, y es posible que tú mismo no te des cuenta. Mírate la palma de las manos. ¿Son de este color? Si es así, plantéate si comes muchas zanahorias o naranjas, por ejemplo. Quizá vaya siendo hora de reducir la ingesta de estos alimentos, porque estás teniendo un exceso de betacarotenos en tu organismo y puede ser perjudicial.

Hace años se puso de moda difundir mensajes que te incentivasen a consumir más carotenos, con la finalidad de mejorar tu piel. ¿No has escuchado eso de que puedes alargar (y potenciar) tu bronceado comiendo zanahorias? Los carotenos son unos pigmentos vegetales que cuando los ingerimos, nuestro organismo los transforma en vitamina A. Evidentemente, la vitamina A es muy necesaria, ya que son antioxidantes y aportan propiedades beneficiosas para la piel y la vista, por ejemplo.

¿Qué es la carotenemia?

Alguna vez te hemos contado el problema que puede suponer la ingesta excesiva de vitaminas y minerales, y es que aunque sean necesarias para funcionar correctamente, el abuso nunca es beneficioso. Muchas personas se ponen en peligro tomando suplementos multivitamínicos, pero es que además la industria de la cosmética también incide en este problema. ¿Cuántos son los productos que aseguran que tomando algún suplemento mejorarás el brillo de tu cara? De verdad, en muchas ocasiones no son necesarios y tan solo estás derrochando dinero.

Aun así, no es necesario tomar suplementos para que aparezca la carotenemia. Solo basta con que seas un apasionado de alimentos que producen esta alteración en la pigmentación de la piel. Lógicamente no vas a parecer un Risketo andante, pero sí notarás un tono anaranjado muy característico. Podría llegar a compararse con el color que se queda en las manos cuando te aplicas autobronceador en toallitas.

¿Supone algún peligro para la salud?

En principio, los efectos de la carotenemia son tan solo una cuestión estética y no deberían causar un problema mayor. De hecho, en cuanto reducimos la ingesta de estos alimentos, el problema desaparece. Evidentemente, esos síntomas son una pequeña alarma para avisarnos de que estamos tomando demasiados nutrientes y que si continuamos podrían aparecer otros problemas de salud.

Sé que ahora estarás mirándote las palmas de las manos y preguntándote si son naranjas o tienen un color normal. Compárate con alguien para que sea más fácil detectarlo.