¿Puede volverse naranja mi piel por comer zanahorias?

Tener la palma de las manos anaranjada es más habitual de lo que creemos. Puede darse la casualidad de ser pelirrojos y tener una piel más naranja, pero la clave también está en la alimentación que llevamos. La carotenemia es el nombre que se le da a esta piel tintada.

¿Esto quiere decir que si comemos muchos alimentos verdes evolucionaremos a un color como Hulk? No exactamente, con el color naranja pasa algo muy curioso. A continuación te contamos qué es la carotenemia y cómo puede tratarse.

La influencia de la alimentación en el color de la piel

En una alimentación saludable y equilibrada no pueden faltar platos bien coloridos. El color naranja está presente en numerosos alimentos: zanahorias, naranjas, mandarinas, calabaza, batatas… Y es estupendo contar con todos ellos para gozar de una buena salud. El problema es que tomarlas sin mucha medida puede hacer que tu piel se vuelva naranja. Sí, es real.

Las personas especialmente blancas tienen síntomas mucho más visibles, y es posible que tú mismo no te des cuenta. Mírate la palma de las manos. ¿Son de este color? Si es así, plantéate si comes muchas zanahorias o naranjas, por ejemplo. Quizá vaya siendo hora de reducir la ingesta de estos alimentos, porque estás teniendo un exceso de betacarotenos en tu organismo y puede ser perjudicial.

Hace años se puso de moda difundir mensajes que te incentivasen a consumir más carotenos, con la finalidad de mejorar tu piel. ¿No has escuchado eso de que puedes alargar (y potenciar) tu bronceado comiendo zanahorias? Los carotenos son unos pigmentos vegetales que cuando los ingerimos, nuestro organismo los transforma en vitamina A. Evidentemente, la vitamina A es muy necesaria, ya que son antioxidantes y aportan propiedades beneficiosas para la piel y la vista, por ejemplo.

naranjas que producen carotenemia

¿Qué es la carotenemia?

Alguna vez te hemos contado el problema que puede suponer la ingesta excesiva de vitaminas y minerales, y es que aunque sean necesarias para funcionar correctamente, el abuso nunca es beneficioso. Muchas personas se ponen en peligro tomando suplementos multivitamínicos, pero es que además la industria de la cosmética también incide en este problema. ¿Cuántos son los productos que aseguran que tomando algún suplemento mejorarás el brillo de tu cara? De verdad, en muchas ocasiones no son necesarios y tan solo estás derrochando dinero.

Aun así, no es necesario tomar suplementos para que aparezca la carotenemia. Solo basta con que seas un apasionado de alimentos que producen esta alteración en la pigmentación de la piel. Lógicamente no vas a parecer un Risketo andante, pero sí notarás un tono anaranjado muy característico. Podría llegar a compararse con el color que se queda en las manos cuando te aplicas autobronceador en toallitas.

La carotenemia es el término que se utiliza para el aumento de los niveles de betacaroteno en la sangre y la pigmentación amarilla de la piel. El caroteno excesivo en la piel debe llamarse carotenoderma. En la mayoría de los casos, la carotenemia sigue al consumo prolongado y excesivo de alimentos ricos en caroteno, como zanahorias, calabazas y batatas. Este es un suceso común en los niños. La carotenemia suele ser inofensiva, pero puede llevar a un diagnóstico erróneo de ictericia.

La carotenemia se aprecia más fácilmente en personas de tez clara y puede verse principalmente como coloración amarillenta de las palmas de las manos y las plantas de los pies en personas de pigmentación más oscura. Los carotenoides son compuestos solubles en lípidos de color amarillo que se encuentran en frutas y verduras de color rojo, naranja, amarillo y verde. Estos son:

  • Alfa y beta caroteno
  • Licopeno (color rojo en tomates)
  • Beta-criptoxantina
  • Luteína
  • Cantazantina
  • Astaxantina
  • Zeaxantina.

Causas de tener la piel anaranjada

La carotenemia generalmente se debe a la ingesta excesiva de zanahorias, calabaza y / u otras verduras y frutas cítricas de color amarillo y verde. También puede deberse a la ingesta de suplementos nutricionales. Esto se llama carotenemia primaria y aparece varias semanas después de una mayor ingestión de los alimentos responsables.

Sin embargo, la carotenemia con una ingesta normal de carotenoides puede ser un signo de una enfermedad subyacente. Esta es la carotenemia secundaria. Puede surgir por:

  • Aumento de las grasas en sangre (hiperlipidemia), que se unen a los carotenoides impidiendo su excreción.
  • Enfermedad hepática, hipotiroidismo y diabetes mellitus, que alteran la conversión de carotenoides en retinol.
  • Síndrome nefrótico, que evita la excreción de carotenoides en la orina.

En casos raros, un defecto genético en el metabolismo del caroteno también puede resultar en carotenemia, incluso cuando la ingesta de caroteno es normal.

También puede haber antecedentes de ingesta excesiva de caroteno compatible con el diagnóstico de hipercarotenemia. La carotenemia metabólica sin antecedentes de ingesta excesiva de caroteno puede deberse a un defecto genético en el metabolismo de los carotenoides.

Por ejemplo, la amenorrea puede estar asociada con este problema de la piel. Esto ocurre en personas que consumen una dieta pura o predominantemente vegetariana sin carnes rojas. Las modificaciones dietéticas pueden reducir los niveles de caroteno, lo que, a su vez, normaliza el ciclo menstrual.

manos con zanahorias y carotenemia

Síntomas comunes

La carotenemia puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común en niños pequeños alimentados con grandes cantidades de preparaciones alimenticias comerciales para bebés. Estos productos suelen contener zanahorias, calabazas, calabacines, espinacas y batatas, todos los cuales tienen un alto contenido de caroteno. Cocinar, triturar y hacer puré de estos alimentos hace que el caroteno esté más disponible para su absorción. También se ha encontrado carotenemia en vegetarianos o amantes de la comida que comen en exceso zanahorias y naranjas.

Este problema se caracteriza por una coloración amarilla de la piel (carotenodermia, xantodermia), particularmente en áreas donde la capa córnea está engrosada, como las plantas de los pies y las palmas. El color amarillo también es más evidente en áreas donde la grasa subcutánea es abundante.

La esclerótica (capa exterior blanca del globo ocular) y las membranas mucosas (ojos, boca, fosas nasales) no se ven afectadas; la presencia de esclerótica amarilla generalmente significa que hay un aumento de bilirrubina circulante y se conoce como ictericia.

Los niveles séricos de betacaroteno suelen estar elevados entre 3 y 4 veces el nivel normal en un paciente con carotenemia visible. Los niveles de vitamina A deben permanecer normales, pero a veces son ligeramente altos. Las pruebas de función hepática deben permanecer normales en la carotenemia primaria.

Los pacientes pueden presentar síntomas, como prurito, fatiga, dolor abdominal y pérdida de peso, específicos de una de las causas raras de carotenemia.

Tratamiento para evitarlo

En principio, los efectos de la carotenemia son tan solo una cuestión estética y no deberían causar un problema mayor. De hecho, en cuanto reducimos la ingesta de estos alimentos, el problema desaparece. Evidentemente, esos síntomas son una pequeña alarma para avisarnos de que estamos tomando demasiados nutrientes y que si continuamos podrían aparecer otros problemas de salud.

Una dieta baja en caroteno conduce a la desaparición progresiva de la coloración amarilla de la piel. Sin embargo, debido a la naturaleza de los carotenoides, pueden permanecer cantidades suficientes en el tejido durante varios meses, lo que provoca una piel amarilla incluso después de que los niveles de caroteno en suero vuelvan a la normalidad.

La carotenemia es una afección benigna. Las complicaciones son raras si provienen de la dieta; la intoxicación por vitamina A no ocurre ni aunque tomásemos dosis masivas de caroteno, porque la conversión de caroteno en vitamina A se produce lentamente.

Sé que ahora estarás mirándote las palmas de las manos y preguntándote si son naranjas o tienen un color normal. Compárate con alguien para que sea más fácil detectarlo.

¡Sé el primero en comentar!